Un truco para tejer una bufanda con una caja

Katherine Flórez · 26 abril, 2016
Si no tenemos suficiente habilidad con las agujas esta técnica puede ser un excelente sustituto a la hora de elaborar diferentes creaciones y también para liberarnos del estrés tejiendo

Muchos recuerdan con nostalgia esas cálidas bufandas tejidas a mano que elaboraban las abuelas para los días de invierno.

Sus habilidades para tejer se perfeccionaban tanto, que en algún momento podían producir a la perfección invirtiendo tan solo unas horas.

No obstante, muy pocos se preocuparon por aprender este arte y año tras año la tradición se fue perdiendo, hasta casi caer en el olvido.

Dado que siempre es bueno recuperar las buenas costumbres, hoy queremos proponer una técnica especial para tejer bufandas sin necesidad de ser expertas.

Aunque nos suele parecer complicado porque implica invertir cierto tiempo, la experiencia es muy divertida y nos puede servir como terapia para la relajación.

Consiste en utilizar de herramienta una caja, para facilitar el proceso de tejido y evitar la complejidad de las agujas.

¿Te gustaría aprender a elaborarla? No te pierdas los pasos y recomendaciones que te compartiremos en este espacio.

Cómo tejer una bufanda sobre una caja

Caja

Para fabricar esta bufanda podrás elegir los hilos a tu gusto: de lana o sintéticos. También puedes emplear varios colores y hacer las combinaciones que quieras.

Materiales:

  • 2 cajas de pañuelos de papel vacías
  • 1 tijeras
  • Hilos para tejer (al gusto)
  • Cinta adhesiva

Paso 1

Lo primero que debes hacer es recortar los fondos de las dos cajas de pañuelos.

Encaja una en la otra y haz incisiones por el perímetro de la caja, más o menos a 3 cm de distancia entre ellas. La profundidad de las incisiones debe alcanzar los 2 cm.

Realiza recortes para formar “dientes”, tal y como se muestra en la foto.

Las esquinas de la caja deben conservarse intactas.

No olvides leer: 14 ideas ingeniosas para reciclar cosas que tengas en casa

Paso 2

En uno de los lados exteriores de la caja, fija las hebras con un poco de cinta adhesiva.

Ahora, empieza por contornear con la hebra cada “diente” de la caja, moviéndolo a lo largo del perímetro de esta.

Paso 3

Sigue cada una de las instrucciones que se muestran en el vídeo para realizar todo el tejido. Procura estar muy atenta para no confundirte.

Sigue tejiendo hasta obtener la longitud deseada de la prenda.

Paso 4

Por el orificio que tiene la caja en el fondo tendrás que extraer la bufanda. Una vez finalices, fija la hebra para que no se deshaga.

Otros consejos para tejer con facilidad

Tejer

Necesitaríamos muchos años de práctica para llegar a ser tan buenas tejedoras como algunas veteranas.

No obstante, como la idea es aprender y hacer gratificante la experiencia, podemos aplicar varias recomendaciones para no tener que complicarnos demasiado.

Teje con frecuencia

Suena bastante obvio, pero la forma más efectiva de aprender a tejer es, simplemente, tejiendo. La práctica es lo que hará que los tejidos sean cada vez más perfectos y fáciles de realizar.

Sin importar el tipo de técnica que elijas, cuando más la apliques, más rápido incrementarás la velocidad.

No pienses tanto en lo que estás haciendo, ya que eso ralentizará tus habilidades y te hará gastar más tiempo.

Elije una técnica para tejer rápido

La técnica de la caja es muy divertida para los que nunca han tenido experiencias con las agujas. No obstante, según las tradiciones culturales de cada región, hay otros métodos rápidos y sencillos que pueden ser útiles para esta tarea.

Por ejemplo, la técnica continental tiene fama de ser una de las más rápidas. De hecho, es la que utiliza la tejedora holandesa Miriam Tegels, que ostenta el Récord Guiness a la tejedora más rápida del mundo, con 118 puntos tejidos en un minuto.

Cuida tus manos

Manos

El arte de tejer no suele ser muy amigable con la piel de las manos. Algunas presentan sequedad y otras desarrollan irritaciones y debilidad en las uñas.

Como las manos son nuestra herramienta principal para el tejido, es importantísimo proporcionarles hidratación y todo tipo de cuidados especiales.

Elige un producto adecuado para tu tipo de piel, y úsalo antes y después de manipular la lana.

¿Quieres conocer más? Lee: Tips caseros para manos suaves

Trata de economizar tus movimientos

Si te fijas en las técnicas que utilizan las tejedoras profesionales podrás notar que muchas limitan los movimientos al trabajar: solo lo necesario para enganchar los puntos.

Esto les permite optimizar el tiempo sin que sus manos se sientan cansadas o resentidas.

Lograr desarrollar esta habilidad aumentará tu productividad y te permitirá producir más piezas de las que pensabas.

¿Conoces más trucos para tejer fácilmente? Te invitamos a que compartas tus experiencias con nosotros.