Trucos caseros para una relajación muscular

A continuación te comentamos cuáles son los trucos que debes aplicar para lograr una buena relajación muscular y aliviar todas las tensiones acumuladas.

La sobrecarga de trabajo, el estrés o el ejercicio, son las causas más comunes de lesión en los músculos. Los siguientes trucos caseros para una relajación muscular impiden que el problema se agudice.

En la mayoría de los casos, las lesiones musculares no representan un problema grave de salud. Es una dolencia que afecta la calidad de vida. Estos trucos caseros para una relajación muscular permiten minimizarlos o desaparecerlos.

El cuerpo del ser humano posee unos 600 músculos. Esto quiere decir que el 40% del peso del cuerpo lo aporta el sistema muscular.

Por otra parte, no resulta extraño a nadie que los músculos  que se tensan con mayor frecuencia, en el día a día, sean los del cuello, hombros y cervical.

Si se lesionan deben ser atendidos con prontitud. En algunos casos se requiere de ciertas técnicas de inmovilización temporal para lograr el alivio y la recuperación deseada. No obstante, hay métodos muy sencillos que se pueden aplicar en casos de lesiones leves.

Causas de la tensión muscular

Estrés, ansiedad, nervios comprimidos, esfuerzos repentinos o exagerados, inadecuada posición al dormir, son causas de tensión muscular.

También una lesión en la zona, articulaciones desgastadas o ambientes muy fríos. Ciertas patologías pueden ocasionar tensión muscular:

  • Lupus.
  • Fibromialgia.
  • Hipotiroidismo.
  • Esclerosis múltiple.
  • Artritis reumatoide.
  • Síndrome de fatiga crónica.

Asimismo, la dermatomiositis y los desequilibrios electrolíticos, como la baja de potasio o calcio, tienen repercusión en los músculos.

Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) utilizados para bajar la presión arterial, son medicamentos que generan dolor muscular. También afectan las estatinas para disminuir el colesterol.

Visita este artículo: 5 remedios herbales para el tratamiento de la artritis

Trucos para una relajación muscular

Trucos para una relajación muscular

Aplicar hielo dentro de las primeras 24 horas posteriores a la lesión reducirá la inflamación y el dolor. Las dolencias musculares también suelen responder bien a los masajes.

El ejercicio regular contribuye a restaurar el tono muscular; caminar, montar bicicleta y nadar ayudan en la relajación muscular.

Los ejercicios de estiramiento, tonificación y aeróbicos evitan dolores.  Dormir bien y reducir el estrés, practicar yoga y meditación son excelentes opciones.

Estirarse al menos cada hora cuando se trabaja en una misma posición es una necesidad.  Las almohadillas térmicas o bolsas de hielo ayudan a relajar la zona afectada y alivian el dolor.

Vitaminas e hidratación

Otra recomendación para una relajación muscular efectiva es consumir suplementos de vitamina D. Los alimentos ricos en omega 3, como salmón, sardina u otros pescados azules, son de gran utilidad.

El cuerpo humano debe mantenerse bien hidratado, porque los músculos funcionan mejor y no se contraen. Se recomienda tomar 1,5 y 2 litros de agua diarios.

Remedios caseros para una relajación muscular

Existe multitud de medicamentos para aliviar el dolor muscular, pero algunos poseen efectos secundarios, incluso causan adicción; las mejores alternativas son los remedios caseros.

1. Manzanilla, menta o cerezas

Manzanilla para tonificar

La manzanilla tiene propiedades antiinflamatorias. En infusión dos o tres veces al día, o como aceite untado sobre la zona afectada, es de gran ayuda. Se puede mezclar con aceite de coco.

La menta también resulta un muy buen relajante muscular. El mentol contiene propiedades analgésicas, antiinflamatorias y antiespasmódicas.

Las cerezas rojas tienen propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Relajan los músculos de forma natural y contrarrestan dolores musculares crónicos, artritis o fibromialgia.

2. Pimienta de cayena

La capsaicina de la pimienta de cayena funciona como relajante muscular y es analgésico. La mezcla de una cucharadita de este polvo con dos de aceite de oliva caliente se coloca por 30 minutos en la zona afectada.

3. Sal de Epsom

sales-epsom

El magnesio de la sal de epsom es esencial para el correcto funcionamiento de los músculos. Combate calambres, espasmos y tensión muscular, relaja el sistema nervioso y elimina las toxinas del cuerpo.

4. Romero y valeriana

El romero calma la inflamación muscular y el dolor. Al mejorar la circulación sanguínea, la recuperación es más rápida. Es muy buena contra el reumatismo y dolores musculares y de cabeza.

En infusión, se agrega una cucharadita a una taza de agua caliente, se cuela y se toma tres veces al día. Se puede combinar el aceite de romero con el de coco u oliva y untarlo en la zona afectada.

Los aceites antiinflamatorios y analgésicos de la valeriana relajan los músculos, en especial los del cuello. Su efecto sedante alivia el estrés y favorece el sueño.

¿Quieres conocer más? Lee: 7 usos y beneficios del agua de romero para el cabello y la piel

5. Árnica  y Lavanda

arnica homeopatia

El dolor y la inflamación muscular tienen en el árnica un enemigo. Sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, además, mejoran la circulación sanguínea. En cremas aplicadas en la zona afectada dos veces al día es un excelente remedio.

También la lavanda tiene propiedades antiinflamatorias que reducen la inflamación y el dolor muscular, en especial de espalda, cuello y piernas. Combate el dolor de la artritis, articulaciones y de cabeza cuando es provocado por tensión.

6. Pasiflora

La pasiflora, pasionaria o flor de la pasión, es otro remedio casero para la inflamación muscular, dolores menstruales y de cabeza. Es un antiespasmódico y sedante que combate el estrés, la ansiedad y la irritabilidad.

Te puede gustar