Trucos de belleza para mejorar el aspecto de tu rostro en 5 minutos

Para relajar la tensión facial y conseguir un rostro más relajado podemos dedicar un minuto al día a hacer todo tipo de muecas exageradas. Procura implicar todas las partes de la cara

¿Sabías que puedes mejorar el aspecto de tu rostro de manera totalmente natural con unos sencillos ejercicios? Cinco minutos al día antes de salir de casa son suficientes para tener un aspecto mucho más revitalizado.

Descubre en este artículo los tips imprescindibles para conseguir unas facciones relajadas, unos labios voluminosos, unos ojos brillantes y unas mejillas sonrosadas de la manera más sencilla.

Facciones relajadas

mujer felicidad alegría naturaleza RelaxingMusic

Cuando estamos cansadas o estresadas podemos sufrir contracturas y dolores musculares en diferentes partes del cuerpo. ¿Sabías que las tensiones también se acumulan en la musculatura facial? Esta rigidez hace que las facciones del rostro parezcan más angulosas y duras, lo cual nos resta juventud y vitalidad.

No obstante, podemos relajar la tensión facial del mismo modo que lo haríamos con la espalda, es decir, mediante ejercicios y masajes.

El primer paso consiste en hacer todo tipo de muecas durante un minuto. Es importante que las hagamos con todas las partes de la cara: la boca, la mandíbula, las mejillas, la lengua, los labios, la nariz, los ojos, la frente, etc. Las tenemos que hacer de manera exagerada para conseguir todos los gestos posibles.

Con este ejercicio activamos la microcirculación de cada parte de la cara y obtenemos, en pocos segundos, un aspecto y unas facciones mucho más relajadas.

Labios voluminosos

labios tmblue

Unos labios rojos y voluminosos aportan una sensualidad inmediata al rostro y, aunque para conseguir grandes cambios se necesita pasar por el cirujano o echar mano de la cosmética, aquí te proponemos un sencillo truco para conseguir un efecto vistoso en unos instantes.

Muchas mujeres suelen contraer los labios de manera involuntaria cuando están estresadas, enfadadas o cansadas. Este gesto se puede repetir incluso mientras dormimos y, a la larga, va haciendo que los labios se vuelvan cada vez más finos y rígidos.

Para contrarrestar estos hábitos realizaremos tres ejercicios muy rápidos y sencillos:

  1. Pasaremos la lengua suavemente por el borde de nuestros labios sin dejarnos ninguna zona, de comisura a comisura, por la parte superior e inferior.
  2. Meteremos los labios hacia el interior de la boca y apretaremos con fuerza durante unos 10 segundos. A continuación, haremos el movimiento contrario: Sacaremos los labios hacia el exterior todo lo que podamos.
  3. Por último, nos aplicaremos un poco de aceite vegetal en los dedos índice y corazón y nos frotaremos los labios horizontalmente.

Ojos brillantes

ojo neuroticcamel

Unos ojos grandes y brillantes hacen que el rostro parezca mucho más joven y vital. A lo largo del día los ojos sufren las consecuencias del cansancio, el ordenador y la contaminación, mientras que al levantarnos por la mañana los podemos tener hinchados.

Para conseguir unos ojos que transmitan vitalidad y salud tenemos que hacerlos trabajar a la vez que relajamos la musculatura que los rodea.

  1. Primeramente, cerraremos los ojos y apretaremos los párpados con fuerza durante unos cinco segundos, para luego relajarlos y abrirlos todo lo que podamos. Repetiremos 5 veces.
  2. A continuación, haremos pequeños círculos presionando con los dedos índices alrededor de los ojos, siguiendo el recorrido de las cejas y del hueso del pómulo.
  3. Por último, nos frotaremos las manos hasta que entren en calor y colocaremos la palma encima de los ojos, sin apretar, durante unos segundos.

Mejillas sonrosadas

Unas mejillas bellas deben ser firmes, lisas y ligeramente sonrosadas. Con el tiempo, la piel se vuelve cada vez más flácida y su aspecto suele estar cada vez más áspero y apagado.

Con estos tres ejercicios conseguiremos revitalizar las mejillas y darles un poco de color durante un rato. Lo podremos repetir en cualquier momento para obtener de nuevo los mismos resultados.

  1. Hincharemos varias veces los mofletes llenando la boca de aire todo lo que podamos, e iremos llenando alternativamente una y otra mejilla.
  2. Con la lengua empujaremos las mejillas desde dentro y haciendo fuerza hacia fuera.
  3. Nos pellizcaremos repetidas veces las mejillas, en especial las zonas cercanas al pómulo, para activar la circulación y darles un toque de color de manera instantánea.

Estos ejercicios no solo nos ayudarán a dar un aspecto bonito a nuestras mejillas, sino que también relajarán la tensión que solemos tener en toda la zona de la mandíbula.

 

Imágenes por cortesía de RelaxingMusic, neuroticcamel y tmblue.

Categorías: Belleza Etiquetas:
Te puede gustar