Trucos fáciles para mejorar la presión del cabezal o difusor de tu ducha

Con un adecuado mantenimiento y limpieza de nuestra ducha lograremos que la cal no obstruya los conductos de la misma y no interfiera en la presión del agua

Pocas cosas resultan más relajantes después de un día largo que un baño. Aunque esa maravillosa sensación de calma puede perturbarse al ponernos bajo el difusor de tu ducha y notar que apenas hay fuerza. Puede ser que el chorro descienda de forma irregular e intermitente… o lo que es peor, que apenas caiga agua. Esta mala suerte puede aumentar si nuestro suministro de agua es muy calcáreo. La obstrucción causada por todos esos depósitos de minerales nos obligará a limpiar cada poco tiempo tuberías, cabezales, grifos, etc.

¿Qué podemos hacer ante esta molesta situación? Antes de llamar al técnico, nunca esta de más poner en práctica estos sencillos trucos que pueden ahorrarnos bastante dinero en fontanería.

Cabezales fijos, soluciones igual de sencillas

Existen cabezales (también conocidos como “alcachofas”) fijos o extraíbles. Evidentemente, si no podemos retirarlo la limpieza del difusor de tu ducha va a ser mucho más compleja, pero no por ello imposible. En este caso la mejor cura para evitar la obstrucción de esos pequeños agujeros es llevar a cabo buen mantenimiento y prevenir cada día la progresiva acumulación de la cal en esta área de nuestra ducha.

¿De qué manera podemos hacerlo? A continuación te lo explicamos.

Descubre también 13 ideas geniales para decorar tu baño

¿Qué necesito?

  • Una bolsa de plástico sin ningún agujero
  • ½ taza de vinagre blanco (125 ml)
difusor de tu ducha
Realizar un buen mantenimiento de la ducha es fundamental

¿Cómo hacerlo?

Lo tendrás listo en menos de dos minutos. Solo tienes que calentar un poco la media taza de vinagre blanco en el microondas.

  1. Echa el vinagre en la bolsa de plástico
  2. A continuación, con sumo cuidado, ata esa bolsa en el difusor de tu ducha. Procura que quede cubierto por el vinagre blanco
  3. A la mañana siguiente, o al cabo de unas 8-10 horas solo tienes que retirar la bolsa para ducharnos con normalidad si es que se trata de la “alcachofa” de la ducha

Si realizas esto una vez por semana prevendrás las obstrucciones en el difusor de tu ducha.

Descubre:  Cómo eliminar los malos olores de las tubería de tu cocina

Trucos si el difusor de tu ducha es extraíble

1. Estrategia rápida

¿Qué necesitas para limpiar el cabezal de tu ducha?

  • 1 aguja
  • ½ taza de vinagre blanco (125 ml)

Paso a paso

  1. Extrae el difusor de tu ducha
  2. Da unos pequeños golpecitos al cabezal para que se desprenda la capa de sarro u óxido de calcio
  3. A continuación, abre el grifo de tu cocina o del baño y sitúa la parte interna del difusor bajo el agua, para que se elimine un poco más de ese sarro o para que se reblandezca
  4. Calienta el vinagre blanco
  5. Mientras, con ayuda de una aguja ve limpiando y vaciando cada agujerito del difusor de la ducha
  6. Por último, pon a remojo el cabezal en esa taza de vinagre. Deja que esté un par de horas, enjuaga y vuelve a colocar
Cuida la presión del cabezal
El vinagre blanco puede ser un buen remedio para quitar la cal y la suciedad del cabezal del grifo

2. Estrategia para la cal más rebelde en el difusor de tu ducha

En ocasiones vamos dejando que día a día se vayan acumulando cal y residuos en el área de la alcachofa o el difusor de la ducha. En estos casos podemos hacer uso de un producto específico para desatascar los agujeritos de la ducha o simplemente, utilizar lo que todos tenemos en casa: agua, vinagre y limón.

cabeza-ducha
Antes de comprar productos específicos para quitar la cal puedes probar con productos que todos tenemos en casa como el limón o el vinagre

Ver también: Limpiar el hogar con vinagre, limón y bicarbonato 

¿Qué necesitas?

  • 1 taza de agua caliente (250 ml)
  • ½ taza de vinagre blanco (125 ml)
  • El jugo de 1 limón
  • 1 cepillo de dientes

Paso a paso

  1. Sacude el cabezal y enjuágalo con agua
  2. Calienta el agua y añade el vinagre blanco y el jugo del limón
  3. Sumerge el cabezal en esta mezcla y déjalo en remojo 1 hora
  4. Con ayuda del cepillo de dientes, vete frotando con fuerza para retirar cualquier resto de cal en la alcachofa

No obstante, para asegurarnos de que cada agujerito está abierto y libre de restos de cal, nunca está de más poner una aguja en cada uno de ellos.