3 trucos para descongestionar la nariz

3 mayo, 2016
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Recuerda que es fundamental que te mantengas bien hidratado a lo largo del día para poder fluidificar el moco, facilitar su expulsión y así, sentirte mejor.

La congestión nasal es un síntoma que se presenta cuando hay una infección en las vías respiratorias o alergias. Su causa principal es la inflamación del revestimiento mucoso de la nariz, la cual genera un bloqueo en los conductos nasales, dificultando la respiración. ¿Te está aquejando este síntoma? Entonces, debes conocer los trucos que puedes poner en práctica para descongestionar la nariz y obtener alivio.

Es importante aclarar que los trucos que pongas en práctica no deben sustituir nunca el tratamiento pautado por el médico ni las recomendaciones que haya realizado el profesional. Los trucos deben considerarse una medida complementaria. 

Aunque la congestión nasal no represente un problema de salud grave, resulta incómodo y puede dificultar el descanso nocturno, provocando con ello que estés más cansado y sin ánimos durante el día.

Métodos para descongestionar la nariz

1. Lavados nasales

lota nasal Breigh Hammarlund

Como es bien sabido, es necesario eliminar el exceso de moco para poder recuperarte y sentirte mejor. El consumo abundante de líquido ayudará a fluidificarlo y facilitar su expulsión. Ahora, los lavados nasales pueden ayudarte a expulsarlos y a evitar pasar todo el día corriendo a buscar pañuelos.

Para realizarte un lavado nasal puedes preparar una solución salina casera. Aunque es recomendable darle prioridad a las que puedes encontrar en las farmacias, que vienen en envases anatómicos y resultan mucho más cómodas y seguras.

Elementos

  • 1 cucharada de sal marina (10 g)
  • 4 tazas de agua (1 litro)
  • 1 jeringa sin aguja

¿Qué debes hacer?

  • Hierve el litro de agua, agrégale la cucharada de sal y déjala enfriar.
  • A continuación, toma 5 ml de la solución y aplícala en cada una de las fosas nasales.
  • Repite el mismo proceso dos veces y hazlo todos los días.

Descubre: La importancia de lavarse las manos

2. Inhalar vapor

Los vahos son otro de los métodos más populares (y eficaces) para descongestionar la nariz. También ayudan a fluidificar la mucosidad y así, expulsarla más fácilmente.

Para prepararte tu propio vaho casero solo tienes que tomar una olla grande, llenarla de agua, llevarla a hervir y, una vez que alcance su punto de ebullición, retirarla del fuego y proceder a inhalar el vapor (a una distancia prudente y con una toalla o manta por encima).

Hay quienes recomiendan añadir al agua hojas de eucalipto, manzanilla y otras hierbas aromáticas, para promover una sensación de alivio mayor. Cabe destacar que no hay evidencia científica que indique que el uso de las hojas de una especie u otra brinde más beneficios o un efecto más potente. Por ello, el uso de hierbas no es realmente necesario.

Vaho de vapor con manzanilla – ¿Qué debes hacer?

  • Para empezar, agrega la manzanilla y déjala que se cueza durante 5 minutos.
  • Pasado este tiempo, retira la olla del fuego y, cubriéndote la cabeza con una toalla, comienza a inhalar el vapor que despide (a una distancia prudente o de lo contrario podrías quemarte).
  • Repite tantas veces como quieras durante el día.

3. Aplicar compresas de agua caliente

Hemorragia-nasal

Otra forma de aprovechar el calor para descongestionar la nariz es con la aplicación de compresas de agua caliente. Debido a su efecto calmante, son ideales para disminuir la irritación que se produce por la acumulación excesiva de moco.  

¿Qué debes hacer?

  • Sumerge un paño de tela en una taza de agua caliente.
  • Exprime para eliminar el exceso de agua.
  • Si ya se ha enfriado un poco y tiene una temperatura soportable para la piel, colócatelo sobre el área de la nariz y la frente. Déjalo allí unos 5- 10 minutos y retírala cuando sientas alivio.

Te interesa: ¿Por qué la hidratación es tan importante?

4. Cortar una cebolla fresca

Cortar cebolla ayuda a mantener la humedad del ambiente y, por ende, descongestionar la nariz.

La cebolla no constituye en sí una cura ni un descongestionante, sin embargo, al ayudar a mantener el ambiente húmedo, proporciona alivio.

¿Qué debes hacer?

  • Corta una cebolla fresca en cuadraditos.
  • Coloca la cebolla en un plato y ponlo en la mesita de noche, a la hora de dormir. La cebolla ayudará a mantener el ambiente húmedo y, por ende, brindarte alivio. Un truco: mientras más picada esté, mejor. 

¿Qué más puedes hacer?

Por supuesto, además de seguir las instrucciones de tu médico y poner en práctica estos trucos, será fundamental que mantengas una dieta equilibrada y una buena hidratación.

  • Corren J, Baroody FM, Pawankar R. Allergic and nonallergic rhinitis. In: Adkinson NF, Bochner BS, Burks AW, et al, eds. Middleton’s Allergy: Principles and Practice. 8th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2014:chap 42.
  • Naclerio, R. M., Bachert, C., & Baraniuk, J. N. (2010). Pathophysiology of nasal congestion. International Journal of General Medicine. https://doi.org/10.2147/IJGM.S8088
  • Grzanna, R., Lindmark, L., & Frondoza, C. G. (2005). Ginger—An Herbal Medicinal Product with Broad Anti-Inflammatory Actions. Journal of Medicinal Food. https://doi.org/10.1089/jmf.2005.8.125
  • Israili, Z. H. (2014). Antimicrobial properties of honey. American Journal of Therapeutics. https://doi.org/10.1097/MJT.0b013e318293b09b
  • Bogdanov, S. (2014). Honey in Medicine. Bee Product Science. https://doi.org/10.1055/s-0033-1359950