Trucos para no volver a engordar después de hacer dieta

Muchas veces el cuerpo nos pide comer cuando en realidad lo que tenemos es sed. Recuerda beber a menudo para eliminar toxinas. Los tés nos ayudan a quemar grasa y eliminar líquidos.

Después de las fiestas llegan las buenas intenciones, y con ellas las primeras dietas del año para perder peso. Pero tan importante como la dieta que escojamos son algunos consejos que nos ayudarán a que ésta sea efectiva y no nos cause un efecto rebote posteriormente.

Explicamos algunos trucos para alimentarnos mejor, saciarnos con menos comida y combinar mejor los alimentos para mantenernos saludables y en un peso equilibrado.

Evitar dietas hipocalóricas

Las dietas muy bajas en calorías no son una manera saludable de bajar de peso, ya que estamos sometiendo al cuerpo a un estrés, al no aportarle lo que éste necesita. Por eso después de estas dietas el cuerpo tiene más ansia por recuperar lo perdido y suele además intentar mantener algunas reservas.

Por ello recomendamos consumir las calorías necesarias pero mejorar la calidad de los alimentos y aumentar el ejercicio físico.

ensalada cyclonebill

Evitar dietas con alto contenido en proteína

Tampoco son saludables las dietas que se bajan en grandes cantidades de proteína. Aunque éstas nos permiten bajar de peso en poco tiempo, el cuerpo también está siendo obligado a hacer un esfuerzo excesivo, especialmente el hígado y los riñones. Si forzamos a nuestros órganos a trabajar más de la cuenta esto les afectará a largo plazo, ya todo estrés tiene efectos secundarios, aunque sea a largo plazo.

La proteína debe formar parte de nuestra dieta, pero acompañada también por vegetales, frutas e hidratos de carbono.

Masticar bien

Este paso es fundamental para digerir bien los alimentos pero también para aumentar la sensación de saciedad ingiriendo menos comida, ya que el hambre dura unos 20 minutos cuando empezamos a comer.

Masticaremos la comida hasta sentir que prácticamete la estamos bebiendo…

Vigilar las combinaciones de alimentos

Los alimentos no engordan lo mismo según como los combinemos, por lo que trataremos de no mezclar aquellos que consumidos juntos sean más difíciles de digerir.

En general es mejor no mezclar demasiados alimentos en una misma comida. Por ejemplo, una comida habitual podría tener una sola opción de cada una de estas tres categorías:

  1. Proteína: carne, pescado, huevo, legumbres.
  2. Hidratos de carbono: pasta, arroz, patata, pan, etc.
  3. Vegetal: verdura, ensalada, gazpacho, etc.

Intentaremos evitar los postres dentro de la comida, a excepción de la manzana o la pera. Las frutas menos digestivas con la comida son los cítricos, la sandía y el melón, que empeoran mucho la digestión, fermentan y pueden ocasionar hinchazón, gases, etc.

Los lácteos tampoco combinan bien con otros alimentos.

ensalada completa diekatrin

Elegir alimentos saciantes

Los alimentos saciantes son ideales para personas con buen apetito que no quieran pasar hambre.

Una buena opción son los batidos de fruta, en los cuales podemos mezclar algunas frutas y batirlas con agua, además de endulzarlas con un poco de estevia si las frutas son poco dulces. En cambio, los zumos naturales no son tan saciantes, ya que en la mayoría de casos no contienen ya la fibra de la fruta.

Otra opción muy saludable es el gazpacho, un batido de vegetales (tomate, pimiento, pepino,…) que tomaremos sin filtrar, para que conserve su fibra natural.

gazpacho HarlanH

Además, siempre que podamos optaremos por alimentos integrales (pan, arroz, pasta, etc.), que son más saciantes y nutritivos.

El alga agar-agar, que se usa para espesar y cuajar alimentos, también es una buena opción para incluir en nuestras recetas.

Beber líquidos

Muchas veces el cuerpo nos pide beber cuando en realidad lo que tenemos es sed. Además, beber nos ayuda a eliminar toxinas que se acumulan en nuestro organismo.

Es importante que el agua sea tibia y que evitemos tomar el agua muy fría, que puede enfriar el sistema digestivo y además dificultar la digestión de los alimentos.

Deberíamos beber de 6 a 8 vaso de agua entre comidas, pero también podemos optar por infusiones.

El té verde y el té rojo, por ejemplo, ayudan a eliminar el exceso de líquidos del organismo y también a quemar depósitos de grasa. Podemos preparar un litro de té al día, que tomaremos antes de la media tarde para evitar problemas de insomnio, a pesar de que no contienen demasiada teína. Podemos añadirle un poco de jugo de limón y endulzarlas con estevia.

Imágenes por cortesía de cyclonebill, diekatrin y HarlanH

Categorías: Perder peso Etiquetas:
Te puede gustar