Trucos para ser feliz y saludable durante la menopausia - Mejor con Salud

Trucos para ser feliz y saludable durante la menopausia

Ser feliz y saludable durante la menopausia implica cuidar nuestro aspecto, pero sobre todo, escucharnos. Así, entenderemos que somos las mismas de siempre, pero con más experiencia
Trucos para ser feliz y saludable durante la menopausia

La menopausia es un fenómeno que a veces no se comprende bien. Debido a los prejuicios, pensamos que es el final de la juventud, de nuestro esplendor.

Sin embargo, esto no tiene por qué ser así. En realidad, solo se trata de un reajuste hormonal.

Como sucede cuando entramos en la adolescencia, esa reconfiguración tiene consecuencias en nuestro físico y en nuestro estado de ánimo que no nos gustan.

No obstante, hoy en día se sabe mucho más de la misma, por lo que existen una gran cantidad de soluciones para controlarlo y sentirte feliz y saludable durante la menopausia.

Solo tienes que darles una oportunidad y ser constante. Ninguna de las acciones que vamos a proponerte funciona de manera aislada. En cualquier caso, merece la pena intentarlo, ¿no te parece?

Herramientas para ser feliz y saludable durante la menopausia

1. Cuida tus huesos

Dolor-de-huesos

Suele ser habitual que se resienta tu sistema óseo. Por ello, lo ideal es incorporar a tu dieta comidas ricas en calcio y en minerales en general. Estos son antioxidantes, por lo que ralentizan el envejecimiento de los mismos.

Para complementar, haz ejercicio para fortalecerlos. Uno de los más recomendables es caminar. Además, te ayudará a quemar esa grasa que se acumulará con más intensidad, así como a mejorar tu circulación.

Lee también: 8 trucos naturales para fortalecer tus huesos

2. Toma el sol 20 minutos al día

Toma el Sol 20 minutos al día

Hacerlo nos dará un gran aporte de vitamina D. Una de sus funcionalidades es favorecer la absorción del calcio. Además, la luz del sol mejora nuestro estado de ánimo, por lo que es un gran truco para tomar las riendas del mismo.

No obstante, elige bien cuándo tomas el sol. Las mejores son la primera hora de la mañana y las últimas de la tarde.

Piensa que los rayos ultravioleta pueden perjudicar la piel, así que es preciso que tomes estas precauciones.

3. Bebe mucha agua

agua-acido-urico

Tanto si estás aquí para prevenir como porque estás pasando por esta etapa, seguro que habrás oído hablar de los sofocos, ¿a que sí? Este calor repentino e intenso provoca en muchas un abundante sudor.

Para evitar la deshidratación, lo deseable es que tomes al menos dos litros de agua al día. Ten en cuenta que este es un consejo que se le da a todo el mundo, pero en el caso de la menopausia es vital.

La calidad de la piel y el buen funcionamiento de nuestro cuerpo dependen en gran medida de este factor. Sin agua, veremos más arrugas, tendremos menos brillo y los órganos no trabajarán como es debido.

4. Sal con tus amigas para ser feliz y saludable durante la menopausia

No le des la espalda a quien te hace sonreír

Antes decíamos que, en cierto modo, la menopausia es comparable con la adolescencia. Como sucede en esta etapa, entramos en una montaña rusa emocional.

En este caso, puede agravarse porque la asociamos con la llegada a la vejez.

Por ello, es necesario que busques momentos para ti misma. En este sentido, salir a tomar algo con amigas es muy importante. Hablar con los demás tiene efectos positivos en nuestro cerebro.

Además, son contextos de seguridad y confianza. Así, además de reírte, encontrarás un espacio en el que compartir tus inquietudes. Desahogarte es muy importante para tener el alma sana.

Te recomendamos leer: Mi círculo de amigas, mi apoyo social y emocional

5. Medita

joven-meditando

Por último, también es bueno tener un momento de recogimiento y reflexión. Como sabes, meditar implica conectar contigo, con tu esencia, con quien eres de verdad. Libre de ataduras y fuera del tiempo.

Así, recordarás que los años no pueden arrebatarse esto. Sigues teniendo la misma luz. En el fondo, todos somos una versión de los niños que fuimos. Con la meditación, eliminamos esas capas que hemos ido superponiendo para redescubrirnos.

Dicha circunstancia es muy eficaz para conseguir esa paz que buscamos. Nos damos cuenta de que el cuerpo puede cambiar, pero nosotras permanecemos intactas.

Y, por tanto, aún estamos en disposición de disfrutarnos  y de celebrarnos.

Así pues, los cambios implicados en la menopausia pueden convertirse en una vía para pensar en nosotras mismas. Volver a detectar qué queremos, quiénes somos y qué nos hace bien.

Para ello, basta con cuidarnos y luchar con los prejuicios que lleva aparejados.