Trufas de avellana

Además de poder consumirlas a temperatura ambiente las trufas también pueden ser un delicioso postre helado. Para ello deberás dejarlas unas cuatro horas en el congelador

Las trufas de avellana son una variación de este manjar de chocolate que es el favorito de todos. Más te gustará saber que para preparar esta receta no requieres de una gran cantidad de ingredientes o mucha destreza culinaria, así que manos a la obra y prepárate para sorprender a todos.

Ingredientes

  • 50 g de azúcar blanco
  • 100 g de avellanas tostadas sin piel
  • 100 g de crema de avellana
  • 150 g de chocolate negro
  • 25 g de crema de leche
  • 75 g de mantequilla
  • 1 yema de huevo
  • 25 g de cacao en polvo
  • 50 g de azúcar pulverizada

Utensilios

  • 2 ollas para el baño de maría
  • Cuchillo para cortar
  • Trituradora
  • Recipientes para reservar los ingredientes
  • Molde para trufas redondo
trufas de naranja

Preparación

  • Tritura las avellanas con un cuchillo o mételas a la trituradora hasta que queden pequeñas, pero no dejes que se pulvericen. La idea es que le aporten textura a las trufas. Divide en dos mitades y resérvalas en recipientes separados.
  • Trocea el chocolate en piezas pequeñas y reserva.
  • Prepara al baño María y derrite la mantequilla.
  • Una vez lista la mantequilla, pon el chocolate y cuando se encuentren bien mezclados, procede a colocar la crema de leche.
  • Cuando tengas una mezcla cremosa y suave incorpora el azúcar blanco y revuelve muy bien, hasta que se hayan desecho los cristales de azúcar.
  • Por último, añade una de las partes que has reservado de las avellanas y la yema de huevo, revuelve vigorosamente y retira el chocolate del fuego.
  • Vierte un poco del chocolate en los moldes, solo para cubrir un poco el fondo y el borde de las mismas.
  • Pon el resto del chocolate de vuelta al fuego, pero esta vez ponlo bajo.
  • Refrigera el molde por unos minutos, hasta que el chocolate tome consistencia.
  • Pon una cucharada pequeña de crema de avellana en el interior de cada trufa, justo en el centro.
  • Espolvorea un poco de avellanas en el interior.
  • Cubre lo que queda del molde con el chocolate restante e introduce nuevamente el molde a la nevera durante 20 minutos.
  • Desmolda con cuidado las trufas para no irlas a dañar y pásalas por un recipiente con el cacao en polvo.
  • Finaliza la decoración espolvoreándolas con el azúcar pulverizado. Ahora puedes proceder a disfrutar y compartir tus trufas.
trufa menta

Datos de interés

  • Tener listas estas trufas no te tomará más de media hora incluyendo el tiempo de decoración.
  • En caso de que no consigas las avellanas tostadas y peladas, te sugerimos extenderlas sobre una bandeja para horno y hornearlas a 150° C hasta que la piel se seque, después frótalas unas con las otras y verás cómo la película marrón que las recubre se desprende.
  • En caso de que no sepas realizar el proceso de baño María, puedes derretir le chocolate y la mantequilla en el microondas, pero debes estar pendiente de que no se deshidraten demasiado.
  • Asegúrate de cubrir bien los bordes del molde con el chocolate, de otra forma se derramará el relleno en cuanto desmoldes.
  • Si no cuentas con un molde para trufas, puedes llenar una manga pastelera con el chocolate cuando se encuentre tibio y, con ayuda de una boquilla gruesa, ir haciendo montículos sobre una bandeja recubierta de papel para hornear.
  • Ten presente que, en caso de que no vayas a consumir las trufas de inmediato, lo mejor es que las guardes dentro de la nevera o en un recipiente cerrado para que se conserven por más tiempo.
  • Las trufas son un excelente regalo, por lo tanto puedes comprar una caja decorada y llevarla con trufas de diferentes sabores.