Trufas de menta

Para que las trufas de menta adquieran una consistencia adecuada es fundamental que las metamos en el frigorífico durante, al menos, diez minutos. También podemos congelarlas y hacer un postre helado

¡Solo se necesitan 3 ingredientes para hacer estas deliciosas trufas de menta y chocolate! ¡Su sabor nos recuerda a los pasteles de queso de Oreo cubiertas de chocolate! En esta receta, vamos a mostraros un favorito del recetario, con estas trufas de Oreo pero con la versión del sabor a menta.

¿Alguna vez has hecho trufas Oreo antes? Si estás o no familiarizado con hacer delicias sin cocción, esta es la receta óptima para ponerse manos a la obra, seas experto en la cocina o todo un novato.

¿Cómo es posible?

En primer lugar, se toma un paquete de galletas oreo y se trituran, bien en la picadora o con paciencia con mazo y mortero.

Batir las migas con 1 tarrina de queso crema ablandado en un tazón grande.

A continuación, rodar y formar bolas. Puedes hacer una cucharada y media de la mezcla para cada trufa. La mezcla es muy húmedo, pero podrás rodar y formar bolas sin problemas. Colócalas en un plato y congela.

¿Por qué congelamos las trufas?

Las trufas frías y sólidas permitirán que se  sumerjan después en el chocolate sin ningún problema. Si están temperatura ambiente o todavía están suaves, se desmoronan en el chocolate derretido caliente. Siempre congélalas durante al menos 30 minutos antes de sumergirlas en el chocolate derretido.

¿Cómo mojar las trufas en el chocolate?

bombones de chocolate

Es muy sencillo: Derretir el chocolate puro en un recipiente o cazuela honda. Dejar caer una trufa en el medio del chocolate, agitar y recoger la trufa con un tenedor (no perforar, simplemente recogerlo en la parte superior con la ayuda del tenedor o dos tenedores). Toca con el tenedor en el borde de la taza para permitir que el exceso de chocolate se escurra. Colocar en una bandeja para hornear para que repose y se enfríe.

Evidentemente, las trufas de menta no tienen que ser perfectas. Son chocolate, galletas Oreo y crema de queso, a la gente les va a encantar, no importa si son unas bolas perfectas.

El chocolate puede ser al gusto: chocolate negro, con leche o blanco, ¡todos son perfectos!

Decoración

Coge unos caramelos de menta que no sean muy intensos en sabor. Un paquete de caramelos de menta suavizados están bien, evitar tipo Pictolin.

Derrítelos en un cazo junto con unas onzas de chocolate, el que prefieras (negro, con leche o blanco). Cuando todo se derrita, añade colorante alimentario de color verde, unas gotitas. Hecha ya una mezcla perfecta verde, añádela a una manga pastelera y crea dibujos decorativos en cada trufa.

¡Una delicia que será un éxito como postre, para tomar café y, como no, como protagonistas en una fiesta! ¡Las trufas de menta con chocolate y galletas oreo serán un triunfo! 

Trufas de menta

Datos:

  • Para: 30-35 trufas
  • Tiempo total: 1 Hora

Ingredientes:

  • 1 paquete de galletas Oreo, 250 gr.
  • 1 tarrina de queso crema sin sabor, suavizada a temperatura ambiente
  • 1 tableta de chocolate para fundir o derretir (negro, con leche o blanco)

Para decorar:

  • 1 paquete de caramelos suaves de menta
  • Unas onzas de chocolate para derretir
  • Colorante alimentario verde, unas gotas

Preparación

medallones menta y chocolate

Trituras el paquete de galletas Oreo en un procesador de alimentos, trituradora o con mazo y mortero. Hazlas migas.

Usando un mezclador de mano o lengua, batir las migas de Oreo con el queso crema hasta que se mezclen. La mezcla se espesa y queda pegajosa.

Con las manos, rodar y formar 30-35 bolas. Coloca las bolas en placas con papel vegetal en filas para que no s e peguen unas con otras. Congelar las trufas durante unos 30 minutos. (Congelar las bolas es el paso más importante de esta receta. Si las trufas no están frías y sólidas, el chocolate derretido no recubrirá las trufas correctamente).

Trocea el chocolate y fundir según las instrucciones del paquete. Trabajar con 1 trufa a la vez, para hacer la capa de chocolate.

Colocar en una bandeja para hornear forrada.

Coge unos caramelos de menta que no sean muy intensos en sabor.

Derrítelos en un cazo junto con unas onzas de chocolate, el que prefieras (negro, con leche o blanco). Cuando todo se derrita, añade colorante alimentario de color verde, unas gotitas. Hecha ya una mezcla perfecta verde, añádela a una manga pastelera y crea dibujos decorativos en cada trufa.

Enfría las trufas de menta en la nevera por lo menos durante 10 minutos. También pueden mantenerse frescas hasta 5 días en la nevera, o congelar hasta 2-3 meses. Descongele en la nevera antes de servir. 

Notas Adicionales:

No utilizar chips de chocolate, que no están destinados para el recubrimiento.

Te puede gustar