Tu cuerpo necesita un abrazo diario: conoce sus beneficios

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Silvia Martín Repullo el 24 noviembre, 2018
Solimar Cedeño · 23 diciembre, 2018
Con un abrazo que dure unos pocos segundos, tu cuerpo reaccionará químicamente para darte sensación de bienestar y mejorar tu estado de ánimo de forma casi inmediata.

Abrazar es una muestra de cariño, amor, consuelo y hasta de protección. Recibir o dar un abrazo es mucho más que un acto físico. Al abrazar a otra persona ocurren una serie de procesos químicos en el organismo que dan la sensación de bienestar. Cuando te sientes triste, definitivamente tu cuerpo necesita un abrazo.

Es muy común ver a parejas que se abrazan, a los hijos con sus padres, a los hermanos y amigos. Imagina qué bien sería que cada vez que saludemos a alguien le diéramos un abrazo. De esa manera, motivamos a la otra persona a que nos abrace.

Así, mientras más abrazos diarios recibamos, mejor nos sentiremos anímicamente.

¿Qué sucede en nuestro cuerpo cuando recibimos o damos un abrazo?

La oxitocina es una hormona conocida como ‘la hormona del amor’, porque se activa con gestos de cariño como caricias, besos y abrazos. Esta hace que mejore nuestro estado de ánimo, pero también incide en el bienestar físico. Así, contribuye a que te enfermes menos y optimiza tu funcionamiento cardíaco.

Además, la oxitocina promueve la producción de serotonina y dopamina, así como también la disminución del cortisol. Esto se traduce en una reducción del estrés y hace que tengas una actitud positiva.

De este modo, cuando te sientas estresado en el trabajo, levántate de tu escritorio y busca a un compañero, porque tu cuerpo necesita un abrazo.

Abrazo a una persona mayor.

Fisiológicamente, la oxitocina se segrega para provocar las contracciones uterinas durante el parto. Por eso, cuando una madre en el postparto de inmediato sostiene a su hijo sobre su pecho, su cuerpo se encuentra con una alta concentración de oxitocina en sangre, lo que disminuye su sensación de dolor.

Asimismo, al amamantar se desarrolla el sentimiento de apego, lo que hace que el bebé se sienta seguro y unido a la madre.

El profesor Sheldon Cohen, de la Universidad Carnegie Mellon, explicó que “ser abrazado por una persona de confianza puede actuar como un medio eficaz para transmitir apoyo. Aumentar la frecuencia de los abrazos podría ayudar a reducir los efectos nocivos del estrés”. Entonces, si necesitas una terapia antiestrés, abraza a alguien.

Por su parte, Kathleen Keating, en su libro Abrázame, señala que los abrazos, además de ayudar a sentirnos bien, favorecen el desarrollo de la inteligencia en los niños y a superar los miedos. Añade que también es un factor antienvejecimiento.

También puedes leer: los mejores consejos para que levantes tu estado de ánimo.

Conoce la “abrazoterapia”

Con la vida acelerada que se lleva hoy en día, por descuido o por otros motivos, muchas personas han dejado a un lado la práctica de abrazar. Por estas razones ha surgido la “abrazoterapia”, algo poco común pero realmente efectivo.

Esta terapia es utilizada en la resolución de problemas de pareja y distanciamiento entre familiares. Al abrazar estamos más relajados, sentimos confianza y apoyo, así que es un excelente medio para limar asperezas.

Para Jason Hunter, el creador del movimiento “Abrazos gratis”, abrazar no solo es una terapia. A través de investigaciones se ha descubierto que dar abrazos es tan importante como respirar. Se necesitan 4 abrazos diarios para sobrevivir, 8 para mantenerse y 12 para ser feliz.

Asimismo, un estudio publicado en el 2017 afirma que los niños deben recibir demostraciones de cariño a través del contacto físico en los primeros años de vida.

Como ves, existen muchas razones para brindar un abrazo. Hay una muy importante y es la conexión que se produce entre quienes lo hacen porque abrazar es un acto de amor, felicidad y alegría. El abrazo es muy importante para estrechar lazos entre familiares y amigos.

Cuando decides abrazar a alguien es, generalmente, porque sientes suficiente confianza con esa persona. Es darle paso hacia tu espacio personal sin que lo sientas como una invasión o algo molesto.

Padre e hijo dándose un abrazo.

Quizás te pueda interesar: qué dice tu forma de dar un abrazo sobre las relaciones.

¿Cuáles son los beneficios de un abrazo?

Entre los beneficios principales de dar y recibir un abrazo podemos destacar:

  • Mejora tu ánimo.
  • Aumenta la confianza.
  • Libera el estrés.
  • Aumenta la autoestima.
  • Te ayuda a superar el miedo.
  • Mejora el sistema inmunitario.
  • Disminuye la presión arterial.
  • Relaja los músculos.
  • Combate la depresión.
Pareja dándose un abrazo y un beso.

Si estás solo y te sientes deprimido, tranquilo, tal vez tu cuerpo solo necesita un abrazo. Sal en busca de alguien a quien abrazar durante unos pocos segundos para que aumente tu sensación de bienestar.