Tu hijo no se merece una burbuja feliz

Aunque nos parezca que así le estamos facilitando las cosas a nuestro hijo, lo cierto es que al no permitir que se enfrente a la realidad le estamos perjudicando

Si tienes un hijo harás todo lo posible para educarlo en un entorno feliz. Pero, lamentablemente, el mundo es un lugar duro y cruel a veces. Quizás el hecho de mantenerlo en una burbuja de felicidad no sea del todo adecuado.

Piensa que, tarde o temprano, deberá salir de ella.

Lee: 5 errores que cometemos en la educación de nuestros hijos

Es normal que quieras protegerlo del mundo exterior, pero a veces esta protección puede volverse en su contra. Quizás, estés convirtiendo a tu hijo en un blanco fácil, en vez de una persona fuerte y preparada para enfrentarse al día de mañana.

Niños felices, entornos estériles

El hecho de hacer que nuestro hijo esté continuamente viendo el mundo como algo bueno, mantenerlo en esta burbuja de ficticia felicidad, hará que el día de mañana no sepa enfrentarse a lo verdaderamente cruel del mundo.

niño-en-oscuridad-representando-oscuridad

Con esto no queremos decir que la vida en sí sea algo tortuosa y difícil de llevar. Sin embargo, al igual que todo, es necesario atravesar ciertas dificultades para poder aprender, cometer errores y también superar las decepciones.

Piensa que un niño feliz, cuando se dé cuenta de que no todo es tan bueno como parecía, se llevará un gran disgusto.

Tu hijo debe experimentar tanto lo bueno como lo malo. En un principio, esto puede sonar algo duro, sobre todo al ser padres primerizos. Pero, luego, comprenderéis que cometéis un gran error en protegerlo de algo a lo que se va a tener que enfrentar.

No te pierdas: El valor de aceptar los errores cometidos

Imagina, por ejemplo, que durante toda tu vida te han dado las cosas de forma fácil. Nunca has sabido lo que es equivocarse, cometer un error y luchar por lo que quieres.

Ahora, ponte en la situación en la que te tienes que enfrentar a todo esto. ¡Tu realidad era otra! Y en este momento no sabes cómo debes actuar.

Claves para educar para la vida

niños-aprendiendo

Quizás una infancia no tan feliz y una educación más real sean más beneficiosas para nuestros hijos que mantenerlos en una felicidad artificial.

Con este objetivo y el firme propósito de educarlos lo mejor posible, debemos tener en cuenta unas claves esenciales que nos ayudarán a ello:

Deja que se equivoque, que caiga, que pueda empezar de nuevo

Evitar que tu hijo se equivoque y que tropiece repetidamente es un gran error. Hay muchas lecciones en la vida que solo se aprenden tropezando. No impidas que tu hijo pueda aprender de ello.

¡Adiós a las etiquetas emocionales!

Tendemos a etiquetarlo todo. Etiquetamos relaciones, emociones… Por eso, no debemos calificar las emociones de positivas o negativas, pues todas ¡son necesarias y válidas! La euforia en determinado momento puede ser tan dañina como la tristeza.

Fomenta el cambio

Alejarnos de nuestra zona de confort, el cambio, es algo necesario. Es cierto que los niños necesitan estabilidad, pero también deben estar preparados para enfrentar la incertidumbre y los continuos cambios a los que nos veremos sometidos.

Nunca escondas la realidad

Edulcorar la realidad es un error, pues estamos haciendo que nuestros hijos se vuelvan ciegos y no vean lo que realmente ocurre. Debemos evitar esto, porque creamos una felicidad artificial.

Fomenta la independencia

Nunca debes convertir a tu hijo en alguien dependiente, sino todo lo contrario. Esto, además, permitirá a tu hijo adquirir la responsabilidad de tomar decisiones, algo que lo ayudará en su futuro.

Debes descubrir: Cómo potenciar la responsabilidad y autonomía en los niños

El miedo de los padres, el peor aliado

Seguramente, leyendo todas estas claves para educar pienses que es muy fácil. Pero, realmente, a la hora de llevar todo esto a la práctica, se complica bastante. ¿Por qué ocurre esto? ¿Qué es lo que pasa por la mente de los padres?

familia-reconciliada

Tenemos miedo. Miedo a que nuestros hijos no sepan tomar decisiones, miedo a que nuestros hijos sufran. El problema es que todo este miedo les está haciendo daño, los está convirtiendo en personas débiles que no sabrán enfrentarse a los problemas el día de mañana.

Necesitamos introducir poco a poco a nuestros hijos en el mundo real, sin edulcorarlo, sin falsas expectativas. Es necesario que sepan qué les espera y que se vayan preparando para enfrentarse a lo que sea que se tengan que enfrentar.

No te puedes ir sin descubrir: 5 palabras clave para educar a nuestros hijos

Si no les enseñamos cómo enfrentarse al mundo, el día de mañana no sabrán qué es lo que deben hacer. Es importante que vayamos dando pequeños pasos con ellos, mientras los sacamos de esas burbujas felices que no les harán más que daño.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar