¿Tu hijo tiene dificultad para respirar? 6 consejos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 22 abril, 2019
Virginia Martínez · 23 abril, 2019
Independientemente de si la dificultad para respirar es aguda o no, debemos consultar al pediatra para que pueda determinar que está causando el síntoma. Además, si aplicamos algunos consejos podremos mejorar su estado desde el primer momento. 

Debemos estar atentos a los síntomas y saber reconocer cuándo un niño presenta dificultad para respirar. Aunque en la mayoría de los casos puede deberse a la acumulación de mucosidad, la dificultad para respirar es un síntoma que puede esconder otras condiciones.

En este artículo, te contamos qué hacer.

Disnea en niños

La dificultad para respirar o disnea es un síntoma del aparato respiratorio. En este sentido, podrá manifestarse con mayor o menor intensidad. Se trata de la dificultad para respirar correctamente, con una sensación de falta de aire que puede incluso, llevar al niño a dejar de hablar para poder respirar.

Sin embargo, al tratarse de un síntoma, muchas son las condiciones que pueden originarla. En efecto, quizás la dificultad proceda de un resfriado, consecuencia de los mocos que se van acumulando e impiden al pequeño respirar bien. También puede ser la manifestación de otras afecciones como laringitis, bronquitis, asma o vegetaciones, por ejemplo.

Del mismo modo, la disnea es también síntoma de alergias, neumonías y, lógicamente, también cuando el pequeño se está atragantando. Asimismo, no debemos olvidar que la ansiedad y el estrés también puede llevar a episodios de disnea.

Quizá te interese: 9 alergias más comunes entre los niños

¿Qué hacer si mi hijo presenta dificultad para respirar?

Acudir al médico

Niño en el médico
En caso de que aparezcan síntomas persistentes o de mayor severidad es necesario acudir al médico para establecer un diagnóstico y tratamiento adecuados.

En primer lugar, dependiendo del tipo de dificultad que presente el pequeño deberemos decidir si es necesario acudir al hospital. Así, en el caso de que presente ruidos o pitidos, respiración rápida, color azulado en los labios o el hueco del esternón se marque al respirar, debemos acudir a un centro de urgencias para que examinen al pequeño.

Además, tanto si se trata de una urgencia como si no, es necesario que consultemos al pediatra sobre las dificultades respiratorias del pequeño a fin de que pueda emitir un diagnóstico, determinando la causa.

Mantener la calma

Sea cual sea el origen de la disnea, es importante que los padres o cuidadores del niño se mantengan tranquilos. En efecto, si nos estresamos, podemos hacer que el pequeño se ponga nervioso y, por tanto, aumente su dificultad para respirar.

Evitar ambientes «cargados»

Humo de tabaco en el coche con un niño
La exposición al humo del tabaco y ambientes cargados puede comprometer la salud respiratoria de los más pequeños.

Si nuestro hijo presenta dificultad para respirar, debemos alejarlo de ambientes cargados con, por ejemplo, humo de tabaco. Es más, deberíamos sacarlo a tomar el aire fresco del exterior. El oxígeno le ayudará a sentirse mejor y a tranquilizarse en el caso de que nos encontremos con un episodio de disnea aguda.

En cualquier caso, independientemente de la gravedad de la dificultad para respirar, siempre debemos evitar que los menores se encuentren expuestos a este tipo de ambientes.

Quizá te interese: Cómo curar la tos seca en niños

Lavados nasales

El uso de suero fisiológico o solución salina es el mejor remedio para disolver la mucosidad acumulada. Así, facilitará al pequeño respirar mejor. En el caso de los bebés, además, se recomienda aplicarlos con frecuencia a fin de prevenir esta acumulación.

En efecto, los lavados nasales limpiarán los conductos de la nariz, evitando que se tapone y que se amontone más moco. De esta forma, aliviaremos y prevenimos la aparición de la disnea. No obstante, si la dificultad no remite, debemos acudir al médico. Quizás se trate de otra condición de mayor severidad.

Acostarlo boca arriba y semi incorporado para dormir

Niño con dificultad para respirar en la cama
Una posición adecuada al momento de dormir le ayudará a mantener un buen flujo de aire y respirar mejor.

La postura del pequeño a la hora de dormir es importante para evitar que la disnea aparezca durante la noche. Por eso, debemos evitar que el niño duerma boca abajo o completamente tumbado. Una posición semi incorporada y boca arriba facilitará el flujo de la mucosidad y la respiración. 

Mantener una humedad adecuada en casa

El nivel de humedad en el interior de la casa puede mejorar o empeorar la disnea. Por esa razón, si disponemos de un humidificador, podemos utilizarlo a fin de mantener la humedad a un nivel adecuado.

En cualquier caso, como hemos podido comprobar, la dificultad para respirar puede deberse a causas muy diversas y diferentes. Por eso, si la dificultad es aguda o persiste, debemos consultar al médico. En efecto, después de las pruebas necesarias, el médico podrá diagnosticar la causa e iniciarse un tratamiento.

  • Hendriekje Eggink et al. "Clinical Scores for Dyspnoea Severity in Children: A Prospective Validation Study", PLoS One. 2016; 11(7): e0157724.
  • Ana Alice Amaral Ibiapina Parente et al. "Perception of dyspnea in childhood asthma crisis by the patients and those in charge of them", J. Pediatr. (Rio J.) vol.87 no.6 Porto Alegre Nov./Dec. 2011
  • Woodgate, Roberta, "The Experience of Dyspnea in School-Age Children with Asthma", MCN, The American Journal of Maternal/Child Nursing,May/June 2009, Volume :34 Number 3 , page 154 - 161 [Buy]