Tú no eres el problema, el problema es tu autoestima - Mejor con Salud

Tú no eres el problema, el problema es tu autoestima

Si tenemos una autoestima baja es importante que aprendamos a trabajarla y sepamos valorarnos ya que, si nosotros no lo hacemos, nadie lo hará en nuestro lugar
autoestima

¿Tienes dificultades en tus relaciones sociales? Sin quererlo, ¿acabas siempre rodeado de personas tóxicas? Si es así, quizás tengas un problema de autoestima.

No es la primera vez que creemos que tenemos una tara.

Tal vez no seas tan bueno para acercarte a las personas adecuadas, te cuesta demasiado ser asertivo y decir “no” y siempre te desesperas porque sientes que no vales para lo que estás haciendo.

Descubre: 8 hábitos que mejoran tu autoestima

Deja de pensar que te ha tocado a ti la peor de las suertes. Tu problema reside en tu autoestima y es lo que hay que trabajar.

¿Por qué tengo una baja autoestima?

baja autoestima

A lo largo de la vida nos encontraremos con experiencias y dificultades que nos permitirán aprender y avanzar. No obstante, a veces, logramos el efecto contrario.

Nos convertimos en personas grises, carentes de motivación y con una clara falta de autoconfianza y seguridad en nosotros mismos.

La razón por la que puedes estar pasando por esto es porque no te aceptas tal cual eres. Quieres ser perfecto y no admites tus errores. Estos pueden ayudarte a impulsarte hacia adelante si los miras desde otra perspectiva.

También, puede que busques constantemente la aprobación de las demás personas. Esto provoca que tu motivación y tu felicidad se encuentren en manos de otros.

Es posible que caigas, en algunas ocasiones, en las terribles comparaciones que no te hacen más que daño.

Lee: Autoconfianza: empieza a apostar por ti mismo

Pero, sobre todo, ¿llevas una vida saludable? Hacer ejercicio, cuidar tu alimentación y alejarte de personas que no te convienen puede ayudar, de forma notoria, a tu autoestima.

A veces, no podemos elegir

Muñeca-sentada-en-el-cesped-llorando-mientras-tiene-una-nube-encima-con-lluvia

Es cierto que muchas veces la falta de autoestima no ha sido una elección nuestra. No es producto de lo anteriormente mencionado, sino de experiencias en las que nos hemos visto sumergidos de forma involuntaria.

Por ejemplo, haber pasado la infancia en una familia desestructurada o con padres poco afectuosos puede ser un desencadenante.

¿Has sufrido un caso de abuso? Los niños que han sufrido acoso escolar tienen graves problemas para confiar en ellos mismos y proyectar la seguridad que deberían tener.

Asimismo, las expectativas demasiado elevadas por parte de los padres o una sobreprotección pueden provocar que tu autoestima se vea afectada en el futuro.

Como has podido observar, lo que ocurra en tus primeros años de vida repercutirá en tu futuro. Sin embargo, ¿podemos modificar esto?

La autoestima progresa a lo largo de la vida

niña-raíces-pelo

Toda situación puede cambiar y tu autoestima forma parte de esto. A lo largo de la vida se hará más fuerte, más sabia, lograremos aprender a mantenerla.

No te puedes perder: Aprender a vivir, de eso se trata

Para ello, será muy importante que empecemos con unas sencillas afirmaciones que será necesario interiorizar:

  • Supera aquellos miedos que te bloquean y crean barreras.
  • Deja de autosabotearte constantemente. A veces, el peor enemigo para tu autoestima reside en ti mismo.
  • Si llevas a cabo acciones autodestructivas, elimínalas.
  • Plantéate objetivos realistas.
  • Aprende de tus errores, sin ellos no podrías avanzar.
  • Confía en todas y cada una de tus capacidades.

Aunque parezca sencillo, sabemos que esto es muy difícil. Por eso, en algunas situaciones es necesario acudir a un psicólogo que nos oriente y nos abra los ojos ante lo que somos y lo que podemos llegar a conseguir.

No será fácil, pero merecerá la pena

Manos-haciendo-un-corazón

Lidiar con las personas, con las adversidades, no es fácil y tu autoestima siempre será la primera de las afectadas. Sin embargo, esto no significa que no pueda salir bien parada.

Cuando nuestra autoestima baja se convierte en una oportunidad para conocernos mejor, aceptar lo que sentimos y sacar fuerzas de donde creemos que no las tenemos.

Piensa que a veces para subir hay que bajar, y eso mismo es lo que le ocurre a tu autoestima. Ella pondrá a prueba tu resistencia para que te conviertas en la mejor versión de ti mismo.

No te vayas sin antes descubrir: Saber decir NO, es bueno para tu salud

No obstante, la verdadera solución se encuentra en querernos y valernos por nosotros mismos. Creemos que nos queremos, que nos cuidamos, pero a veces esta es una gran mentira.

Nuestras acciones y cómo afrontamos nuestro día a día nos dicen todo lo contrario.

Abre los ojos y empieza a cuidar tu autoestima. Cuando lo hagas descubrirás que serás mucho más feliz.