¿Tu relación tiene futuro?

Cuando una relación se estanca y una de las partes pierde la pasión, hay que ser valientes y aprender a dejar ir, porque, de lo contrario, no podremos volver a ser felices

¿Eres realmente la persona con la que quiero estar? ¿Por qué nos encontramos estancados en nuestra relación?

Las relaciones de pareja a veces se desgastan por diversas circunstancias. El problema es que, en muchas ocasiones, tenemos miedo a tomar una decisión.

Quizás sabemos que nuestra relación no tiene futuro, pero preferimos negarlo.

Lee: Cuidado con las relaciones altamente peligrosas

Sin embargo, continuar en una situación así puede ser devastador, puede terminar con nosotros.

Aprende a detectar las señales que te indican que es el momento de ponerle punto final a este capítulo.

1. Una sensación constante de que algo no va bien

relación

Es una sensación que produce un gran malestar. Notamos que algo no está bien, pero preferimos no indagar mucho en qué es, por si acaso.

Muchas veces esto sucederá porque te das cuenta de que tu pareja no está siendo todo lo sincera que debería ser contigo.

En otras ocasiones, los constantes conflictos te harán sospechar de que estáis fallando en algún aspecto del que no queréis ser conscientes.

No es una cuestión de culpabilizar al otro, sino de ser sinceros e intentar buscar una solución para que el bienestar y la armonía reinen en la relación.

Estar con alguien a disgusto no es la mejor de las sensaciones.

2. Demuestras constantemente tu valía

mujer-lágrima

Cuando una relación no tiene futuro, a veces uno de los miembros empieza a sentirse culpable pues, aun dándolo todo, no percibe sus frutos.

Es en estos momentos cuando más debemos abrir los ojos.

A veces, intentamos demostrar cuánto nos importa la relación, lo que estaríamos dispuestos a hacer por mantenerla a flote… Pero, ¿cómo está actuando tu pareja?

Descubre: Te quise hasta que mi dignidad dijo: “no es para tanto”

Si eres tú solo el que tira, el que cuando deja de esforzarse todo se va a pique, la relación no puede seguir adelante.

Cuando uno de los dos da más y el otro no da nada, empiezan los problemas de verdad.

3. Tu vida íntima es poco satisfactoria

mujer-insatisfecha

Quizás te resulte superficial; sin embargo, que tu vida íntima ya no sea todo lo plena que antes demuestra que hay un problema.

Tal vez te des cuenta de que deseas probar cosas nuevas, todo para intentar mantener viva la llama de vuestro amor.

No obstante, que la pasión se reavive es cosa de dos. Una llama no puede mantenerse encendida si solo uno de los miembros de la pareja vela por que así sea.

Es posible que los conflictos hayan hecho mella en tus relaciones sexuales. Lo quieras o no, si no se han resuelto, siempre estarán presentes en tu mente.

No te pierdas: La importancia del sexo en las relaciones de pareja

Por ese motivo, siempre es necesario hablar las cosas, no dejar que se queden en el olvido y esperar que desaparezcan por sí solas.

4. Has dejado de ser quien eras

¿Sientes que te has perdido por el camino? ¿Qué has dejado de ser quien eras? Todo lo que eras cuando iniciasteis esta relación ha quedado en el pasado.

Ahora, te has convertido en un extraño incluso para ti.

Posiblemente pienses que esto es así porque tu pareja ya no te trata igual que antes. No obstante, quizás deberías pensar en si tú te tratas como te mereces.

Has dejado de lado todo lo que te motivaba y te hacía feliz. Te olvidaste de todo lo que te llenaba y que te hacía sentir que eras tú, solo tú mismo.

Si te sientes así, quizás sea el momento de tomar distancia para volver a encontrarte con esa persona que jamás deberías haber dejado de lado.

Solamente hay una persona que siempre va a estar contigo y esa eres tú mismo.

Antes de irte lee: Tuve que perderme varias veces para encontrarme

espejo-relacion-larga

Nos entristece la idea de tener que terminar con una relación que nos ha hecho tan felices, pero que ahora ha provocado que nos sintamos perdidos y algo desorientados.

Sin embargo, cuando las cosas se complican, cuando ya no sabes ni quién eres, cuando las discusiones son el pan de cada día, es el momento de cambiar las cosas.

Ignorar los problemas, no hacerles frentes y esperar que todo se solucione por sí mismos será perder el tiempo.

Cuando tu relación no tiene futuro, es el momento perfecto para cambiar de rumbo.

 

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar