Solo tú sabes lo que has superado y todo lo que “has dejado ir”…

Has sido capaz de superar momentos difíciles tú sola, así que no dejes que te carguen con pesos que no son tuyos. Tampoco permitas que te amarguen los recuerdos

La vida es un largo y complejo camino donde asumir que todo llega, todo cambia y todo pasa.

Ahora bien, como mujer valiente que eres, nadie más que tú sabe lo que has tenido que superar para llegar donde te encuentras ahora.

Es posible que tu día a día no sea precisamente fácil. Que tu familia tenga sus días buenos y días malos, que tu pareja no reconozca siempre todo lo que haces por él, que, en ocasiones, te levantes pensando que no vas a poder con tu día…

Y sin embargo, abres los ojos al mundo y puedes con todo. Eres más fuerte de lo que piensas, más valiente de lo que todos creen.

Solo tienes que creer un poco más en ti misma para conseguir afrontar todas tus dificultades con más seguridad.

Te invitamos a reflexionar sobre ello en el siguiente texto. Estamos seguros de que te va a hacer pensar…

1. No es más fuerte quien más soporta, sino quien es capaz de “dejar ir”

En ocasiones llegamos a pensar que las personas más fuertes son aquellas que pueden “aguantar” con todo. Con el trabajo, con la responsabilidad de la casa, los hijos, nuestros padres, nuestros suegros…

Todos tienen sus necesidades y, a veces, intentamos satisfacerlos a cada uno de ellos por encima de nuestras propias necesidades.

Y eso es algo bueno, no cabe duda. Ofrecemos todo nuestro amor a quienes forman parte de nuestro círculo social y afectivo pero, en ocasiones, la balanza no se ve compensada.

Puede que no se reconozca cada uno de nuestros esfuerzos, las renuncias que hacemos, las preocupaciones que hemos de sumar a las nuestras…

Conoce también cómo debe ser tu pareja según tu propia personalidad

  • Carga con tu vida vivida, con tus experiencias, con tus recuerdos y con tus propias preocupaciones. No lleves pesos ajenos porque entonces verás limitado tu propio avance.

Si tienes una familia que te domina, que pone nudos a tu libertad y que te impide seguir tu camino, entonces, pon límites. “Suelta”.

  • En la vida, no debemos de cargar pesos ajenos. No te dejes dominar por los egoísmos de otros, por las inseguridades, las desconfianzas, las críticas infundadas…

No asumas emociones ni dimensiones negativas porque, al final, serás cautiva de tus propios enemigos.

  • Si tienes una pareja que vulnera tus derechos, que te impide ser tú misma, reflexiona. No eres más fuerte por “aguantar” todo lo que te dice, todo lo que te sugiere, todo lo que te prohíbe. Fuerte es aquel que es capaz de ser valiente y romper con aquello que le hace daño.
  • Si tienes una amistad que se antepone a sí misma por encima de ti, que busca sus propios intereses y que solo te requiere cuando necesita algo a cambio, piensa en ello también.

Evita acumular pesos que no son tuyos y, en especial, cargas interesadas que, lejos de ofrecer armonía a tu vida, te traen más preocupaciones.

Nadie es egoísta por priorizarse a sí mismo, por dejar a un lado aquello que no nos hace feliz. En tu vida hay pilares básicos a los que nunca debes renunciar: tu autoestima, y a quienes amas de verdad.

A lo largo de tu día a día te encontrarás muchas piedras en el camino. Evita recogerlas todas y cargarlas sobre tu mochila, porque entonces el peso te impedirá seguir avanzando. Las piedras “se dejan ir”.

2. En esta vida todo llega y todo pasa

amor

Todas hemos pasado esas épocas en que deseábamos que las cosas llegaran lo antes posible: ese amor, ese viaje, ese trabajo, ese cambio de casa…

No hay que tener prisa por nada, la vida tiene su ritmo y hemos de ser pacientes, adecuándonos a ese fluir sereno donde nadie se queda atrás.

No obstante, el tiempo, además de traernos todo aquello con lo que soñamos, también puede traernos decepciones, tristezas, pérdidas.

Lee también El don de ser mujer después de los 40

  • Como mujer y a lo largo de tu ciclo vital has tenido que afrontar muchos instantes difíciles que solo tú entiendes, y que puede que hasta solo tú conozcas.

Todas somos mucho más de lo que aparentamos, todas escondemos viejos recuerdos, pérdidas dejadas atrás que aún nos arrancan un suspiro de vez en cuando.

  • No obstante, todo debe quedar superado. Porque lo que de verdad importa “es el aquí y ahora”, este momento en que debes estar unida a ti misma, a lo que deseas y a lo que necesitas, sin cargar, como ya sabes, pesos que no sean los tuyos.
  • En esta vida todo llega y todo pasa, y recuerda: no debes tenerle miedo al paso del tiempo. Lo que de verdad debe asustarnos es una vida no vivida, unos años pasados de vacío y sin experiencias sentidas al máximo, con sus sufrimientos incluidos…. porque de todo se aprende.

Solo tú sabes todo lo que has superado y las renuncias que has tenido que hacer para estar donde estás ahora. Siéntete orgullosa por como eres y por todo lo que has conseguido. 

Te puede gustar