¿Cómo se contagia la tuberculosis y cuál es su tratamiento?

Aunque la tuberculosis nos suene a una enfermedad muy grave, lo cierto es que se puede curar e incluso prevenir. Sin embargo, es necesario puntualizar que puede llegar a ser mortal.

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa de la que no se habla mucho. Por lo que es normal que exista un gran desconocimiento sobre ella y sobre cómo se contagia. Por todos estos motivos, hoy vamos a dar respuestas a muchas de las preguntas que podemos hacernos sobre esta enfermedad.

Aunque la palabra “tuberculosis” nos pueda sonar en un primer momento a una enfermedad grave e incurable, no debemos entrar en modo pánico. Pues, la tuberculosis se puede curar e incluso prevenir, dos buenas noticias.

¿Cómo se contagia la tuberculosis?

La primera de las preguntas a las que vamos a responder es sobre cómo se contagia la tuberculosis. Al principio hemos dicho que se trata de una enfermedad infecciosa. Una enfermedad que afecta a los pulmones y provoca tos, mucosidad, fiebre y sudores nocturnos.

Estos síntomas son similares a una gripe, enfermedad con la que también comparte la forma de contagio: el aire. Cada vez que una persona con tuberculosis tose, las bacterias salen de su boca y pueden contagiar a cualquiera que las inhale.

Cómo se contagia la tuberculosis.

No obstante, los fetos también se pueden contagiar con tuberculosis si su propia madre está infectada. El líquido amniótico se infectará y al ser tragado o respirado por el feto, este quedará contagiado. Por ese motivo, se les suele vacunar al nacer de esta enfermedad infecciosa.

Lo curioso de la tuberculosis es que muchas personas la tienen de manera latente, es decir, no está activa. No obstante, esto puede cambiar a medida que pasen los años sin poder predecir cuándo el estado de la tuberculosis cambiará y los motivos por los que esto sucede.

Ver también: Tratamiento de la tuberculosis

¿Cómo sé si tengo tuberculosis?

Ya hemos arrojado algo de luz sobre cómo se contagia y se manifiesta, no obstante, es interesante que ahondemos más en ellos para apreciar la complejidad de esta enfermedad. Aunque, como en todos los casos, hacerse pruebas médicas es lo que confirmará si se tiene o no tuberculosis.

  • Tos: la tos de la tuberculosis es seca y persistente, dura más de tres semanas. Asimismo, en ocasiones, puede llegar a salir sangre y algo de mucosidad debido a la tos tan agresiva que se manifiesta.
  • Bajada de peso: puede que disminuyan las ganas de comer, sin embargo, se produce una bajada de peso sin motivo alguno, repentina y que nos alerta sobre algo que no va bien.
  • Sudoración nocturna: todos los días al caer la noche se produce una sudoración abundante y sin motivos. En ocasiones, puede aparecer la fiebre lo que podría justificar esta sudoración.
  • Debilidad y fatiga: uno se siente extremadamente cansado, a pesar de que duerma mucho por la noche. El agotamiento y la fatiga limitan mucho los quehaceres diarios.
Tos con sangre.

Todos estos síntomas pueden confundirse con una gripe. En ocasiones, incluso pueden ser leves. Esto provoca que en algunos casos las personas no acudan a su médico, se automediquen y contagien a quienes están a su alrededor sin saber que, en realidad, es tuberculosis lo que están sufriendo.

Lee también: Todo lo que debes saber sobre la donación de sangre

El tratamiento de la tuberculosis

Una vez que hemos visto cómo se contagia la tuberculosis y la manera en la que se manifiesta, vamos a ver la manera en la que se trata. Porque si bien hemos dicho que la tuberculosis se puede prevenir y curar, en caso de no hacerlo, puede resultar mortal.

Para tratar la tuberculosis se suministran una serie de fármacos. La detección temprana de esta enfermedad augura una pronta recuperación. Es necesario mencionar que los fármacos suministrados son eficaces, pero tienen muchos efectos secundarios. Por eso, deben estar supervisados por un médico.

Fármacos para la tuberculosis.

¿De qué manera se puede prevenir la tuberculosis? La mejor manera es vacunar a los recién nacidos. No obstante, si tenemos una tuberculosis latente, nuestro médico puede suministrarnos unos fármacos determinados para evitar que esta se active.

El tratamiento con fármacos suele durar unos 6 meses. Si se sigue correctamente, el paciente superará con éxito esta enfermedad. Por ese motivo, es necesario seguir las recomendaciones del médico tal y como él las indicó.

¿Ya sabías cómo se contagia la tuberculosis? Como bien hemos mencionado, la mejor manera de prevenirla es vacunándonos. No obstante, ante cualquier síntoma no dudemos en acudir a nuestro médico. Autodiagnosticarnos no es la mejor de las opciones.