Úlceras por presión: cuidados y consejos

Edith Sánchez·
23 Agosto, 2019
La principal causa de las úlceras por presión es el descuido en el manejo de una persona que debe permanecer inmovilizada por un tiempo largo. Si se toman las medidas preventivas del caso, se evitará que aparezcan estas lesiones y todas las complicaciones a que dan lugar.

Las úlceras por presión son lesiones que se producen por permanecer mucho tiempo en una misma posición, cuando alguna parte del cuerpo queda comprimida contra un sólido. Lo más usual es que se presenten en personas que llevan mucho tiempo en cama, pero también tienen lugar en quienes están en otras posiciones.

Es muy importante anotar que la mayoría de las úlceras por presión pueden ser evitadas. Basta con seguir normas básicas de atención y cuidado. Tan es así, que en varias partes del mundo la presencia de este tipo de lesiones tiene implicaciones judiciales para quien ejerce como cuidador.

La presencia de úlceras por presión puede dar lugar a una serie de complicaciones que, en los casos más graves, comprometen la vida. Las mujeres sufren con mayor frecuencia este tipo de lesiones, que también son más prevalentes en las personas entre los 71 y los 90 años.

¿Qué son las úlceras por presión?

Qué son las úlceras por presión
Las úlceras por presión aparecen con frecuencia en los pacientes que permanecen inmovilizados por mucho tiempo.

Las úlceras por presión son una necrosis, o muerte del tejido, que afecta a la piel y el tejido subcutáneo. Tienen lugar cuando alguna parte de la piel es sometida a una presión entre dos planos. Dichos planos son los huesos de la persona y una superficie sólida, como una cama o una silla.

Esta presión continua conduce a una disminución del aporte de oxígeno y nutrientes a la zona de la piel que está presionada. Esto se debe a que los vasos sanguíneos quedan aplastados. Cuando la piel no recibe el oxígeno y los nutrientes que requiere, el tejido muere. La consecuencia es una o varias úlceras por presión.

Estas lesiones aparecen principalmente en personas que permanecen inmovilizadas durante mucho tiempo o en quienes tienen dificultades para generar procesos espontáneos de cicatrización. Repercuten severamente en la calidad de vida de una persona y exigen cuidados especializados.

Te puede interesar: Úlceras, ¿en qué consisten y cuántos tipos hay?

Causas y tipos de úlceras

La principal causa de estas úlceras es la falta de cuidados y medidas preventivas para evitarlas. Cuando una persona, por cualquier razón, debe permanecer mucho tiempo inmovilizada, deben tomarse las precauciones necesarias para que este tipo de lesiones no aparezcan.

En función de su aspecto y de la profundad de las lesiones, las úlceras por presión se clasifican en cuatro tipos:

  • Grado I. Aparecen aproximadamente en dos horas tras el inicio de la presión. El aspecto es de un eritema o enrojecimiento en la piel, que no se desvanece fácilmente.
  • Grado II. Compromete la epidermis y la dermis. Se ve como una ampolla o como una laceración.
  • Grado III. Compromete la dermis, la epidermis y el tejido subcutáneo. Hay drenaje de un líquido seroso. Si se infecta, drena un líquido purulento.

Cuidados para las úlceras por presión

Cuidados para las úlceras por presión
Para evitar complicaciones por las úlceras por presión es importante mantener limpia y seca la piel del paciente.

Lo más importante es revisar la piel frecuentemente, como mínimo una vez al día. Si se encuentra el eritema o enrojecimiento, es importante estar atento a lo que ocurre en esa zona de la piel. Las áreas típicas de presión son: espalda, glúteos, talones, parte posterior de la cabeza y codos.

La piel debe estar siempre limpia y seca. La limpieza normalmente se realiza con una esponja suave o un textil limpio. Siempre que haya alguna suciedad es necesario hacer la limpieza. Lo aconsejable es emplear jabones que no irriten la piel y agua tibia. No se debe emplear ningún tipo de alcohol.

Es necesario aplicar cremas humectantes con regularidad y esperar a que la piel las absorba. Así mismo, emplear ropa de cama elaborada con tejidos naturales y ropa seca y limpia. De la misma manera, resulta muy conveniente emplear apósitos acolchados o protectores en las zonas de presión.

No te pierdas: ¿Qué produce las úlceras genitales? ¿Cuál es su tratamiento?

Consejos adicionales

Si una persona debe guardar reposo en cama por un tiempo largo y no puede moverse por sí misma, es necesario moverla o ayudarla a cambiar de posición cada dos o tres horas. Si la persona está sentada, los cambios deben hacerse cada 12 a 30 minutos.

Es importante evitar el roce de las prominencias óseas entre sí. Por ejemplo las rodillas, los tobillos, etc. En esos casos resulta conveniente emplear una almohadilla, algún elemento protector o simplemente mantener separadas esas zonas. No es adecuado arrastrar a la persona para moverla.

Otra recomendación muy importante es la de evitar la humedad. Si hay sudor, orina, heces o supuración, lo adecuado es limpiar la piel sin mayor demora. Luego secarla dando pequeños golpecitos y evitando la fricción. Si hay incontinencia, se deben emplear pañales, sondas o colectores.

  • Yepes, D., Molina, F., León, W., & Pérez, E. (2009). Incidencia y factores de riesgo en relación con las úlceras por presión en enfermos críticos. Medicina intensiva, 33(6), 276-281.
  • Bhattacharya S, Mishra RK. Pressure ulcers: Current understanding and newer modalities of treatment. Indian J Plast Surg. 2015;48(1):4–16. doi:10.4103/0970-0358.155260
  • Boyko TV, Longaker MT, Yang GP. Review of the Current Management of Pressure Ulcers. Adv Wound Care (New Rochelle). 2018;7(2):57–67. doi:10.1089/wound.2016.0697
  • Agrawal K, Chauhan N. Pressure ulcers: Back to the basics. Indian J Plast Surg. 2012;45(2):244–254. doi:10.4103/0970-0358.101287
  • Reddy M. Pressure ulcers. BMJ Clin Evid. 2011;2011:1901. Published 2011 Apr 28.
  • Moore, Z. E. H., & Cowman, S. (2013, March 28). Wound cleansing for pressure ulcers. Cochrane Database of Systematic Reviews. John Wiley and Sons Ltd. https://doi.org/10.1002/14651858.CD004983.pub3
  • Bluestein, D., & Javaheri, A. (2008, November 15). Pressure ulcers: Prevention, evaluation, and management. American Family Physician. American Academy of Family Physicians.