Un avance que ayudará a predecir el pronóstico del cáncer de mama

Ángela Aragón · 15 julio, 2016
Los progresos en las investigaciones del cáncer de mama podrían estar a punto de encontrar una forma de convertirlo en una enfermedad crónica.

La lucha contra esta terrible enfermedad está viendo sus mayores éxitos en el cáncer de mama.

Las campañas de concienciación han contribuido a la hora de aumentar la inversión en el tratamiento y curación del mismo, de forma que cada día sabemos más de él, lo que se traduce en que, con el paso de los años, se registran mejores datos de curación y calidad de vida.

Gracias a los estudios en la materia, se descubrió que muchas de las mujeres que sufrían esta afección tenían familiares directos que la habían padecido, por lo que se dedujo que, al menos en estos casos, la genética tendría alguna relación al respecto.

El resultado de las investigaciones demostró que, en gran parte de los casos, se tenía cierta predisposición genética para desarrollar cáncer de mama. En consecuencia, se procedió a realizar estudios genéticos a familiares de las mujeres que lo habían pasado como medida de prevención.

Quizá el papel de la genética en dichos casos fue el primer escalón hacia el ensayo clínico que ha descubierto una posible forma de combatir la enfermedad.

Instituto de Oncología del Vall d’Hebron

Los investigadores de esta institución barcelonesa se preguntaron qué pasaría si analizaran la composición molecular de los tumores. Como suele suceder, a una pregunta brillante le sigue una respuesta sorprendente y, en esta ocasión, con unas repercusiones magníficas en el presente y en el futuro del pronóstico de los tumores de mama.

Mamas fibroquisticas

El conocimiento de la biológico de la neoplasia ofrece a los médicos datos suficientes como para predecir su futuro desarrollo. Esto significa que se puede ajustar con mayor precisión el tratamiento con el que se ataca al cáncer de mama, por lo que las posibilidades de éxito se multiplican.

Según las estadísticas, la tasa de supervivencia es del 80%, mientras que, dentro del otro 20%, muchas presentan hipersensibilidad a las terapias hormonales. Son precisamente estas últimas pacientes las que se verán favorecidas con este descubrimiento.

Las más beneficiadas serán las hasta ahora más vulnerables

El líder del equipo investigador, el doctor Aleix Prat, afirma que, a pesar de la complejidad del cáncer de mama, saber su funcionamiento interno les permite diferenciar su estructura.

Así, gracias a dicho método de pronóstico del cáncer de mama, tratar los tejidos sensibles desde el punto de vista hormonal con mayor precisión será más fácil. Los doctores pueden diseñar un plan de acción específico para cada caso, con la posibilidad de añadir en el mismo el comportamiento de recidivas y metástasis en el futuro, ya que sus patrones genéticos son muy estables y, por tanto, tienen un comportamiento muy predecible.

Cancer de mama

Llegados a este punto se podría decir que las terapias basadas en la edad de las pacientes o en los lugares donde se ha producido la metástasis están llegando a su fin. Podríamos considerarlo como una buena noticia, habida cuenta de que este punto de partida está sujeto a muchas imprecisiones: no todas las personas de la misma edad reaccionan igual, como tampoco lo hacen todos los órganos.

Visita este artículo: 8 hábitos que debes practicar para tener unos senos saludables

El pronóstico del cáncer de mama transformará la vida de las pacientes

Como decíamos, los procedimientos para atacar al tumor se personalizarán en el futuro a partir de los estudios biológicos del mismo: ya no se tratará de terminar con una masa imprevisible que se alimenta de nuestra vida, ahora conoceremos sus debilidades y fortalezas.

Las ventajas de esta aproximación se manifestarán en los casos en los que se llegue a la curación, pero también en aquellas enfermas que presenten un estadio avanzado de la misma. El pronóstico del cáncer de mama permitirá convertir en crónica la metástasis. Por tanto, será posible tener cáncer durante años sin que este sea mortal.

Quizá en un futuro no muy lejano constituya una patología tan llevadera como las cardíacas o circulatorias que, aunque limitantes, hoy en día permiten tener una calidad de vida bastante significativa.

Así, los futuros ensayos clínicos estarán dirigidos a alcanzar una meta que, antes de dar con esta manera de pronosticar el cáncer de mama, era impensable: convertirlos en causa de una afección que te acompañe hasta una edad avanzada.

Parece indiscutible la necesidad de seguir invirtiendo en investigaciones como la presente, para continuar venciendo las defensas de las células cancerígenas. Terminar con ellas es cuestión de tiempo.