Un café diario es bueno para los vasos sanguíneos

Yamila Papa Pintor · 10 diciembre, 2013 · Última actualización: 3 diciembre, 2018 3 diciembre, 2018
Entre las propiedades del café, destaca su efecto vasodilatador, que puede ayudarnos a prevenir la acumulación de grasa en las arterias y como la formación de coágulos.

¿Qué duda hay de que el café es una de las bebidas más consumidas en el mundo? Muchas son las voces a favor y en contra de su consumo. Algunos estudios aseguran que es perjudicial para la salud. Otras investigaciones, en cambio, demuestran lo contrario.

Sea como fuere, la mayoría de los entendidos coinciden en que un café diario favorece al sistema cardiovascular. Y, dentro de este, los vasos sanguíneos son los más beneficiados. Veamos en qué argumentos descansa tal afirmación.

¿Tomamos un café?

Debe ser una de las preguntas más repetidas en todo el planeta. Y es que el café se bebe a solas o en compañía. Es una de las excusas para charlar con las amistades, terminar una relación, comenzar un negocio, comunicar buenas nuevas, y un largo etcétera.

Algunos optan por beberlo en el desayuno o a media mañana; otros, después de almuerzo y los menos, a término de la cena. Pero, los hay que no paran de tomarlo. En algunos lugares, se bebe con crema, con leche e, incluso, con chocolate y pequeñas cantidades de bebidas alcohólicas.

De origen arábico y africano, el café se obtiene a partir de las semillas tostadas de la planta del cafeto o cafetal. Los productores de café por excelencia son los países tropicales, como Brasil o Colombia.

Es muy estimulante debido a la cantidad de cafeína que contiene. De hecho, estuvo prohibido su consumo en varios sitios. Su color oscuro era motivo de desconfianza. Aún lo era más el hecho de que pudiera mantener despierta a una persona durante toda la noche.

cafe2
Con el paso del tiempo, su consumo se fue extendiendo a otros lares. Y, en la actualidad, se bebe en todo el mundo, al margen de cuestiones como la religión y la cultura.

Pero, ¿es realmente bueno el café?

Pues bien, estudios recientes concluyen que el café es muy beneficioso para la salud si se consume con moderación. Son muchas, de hecho, las propiedades de su elemento más importante: la cafeína. Enumerarlas nos permite aquilatar el verdadero tesoro que pone la naturaleza a nuestra disposición.

Energiza

  • Energizante: Estimula el sistema nervioso y, por extensión, la capacidad de respuesta ante estímulos externos y la resistencia. Por el contrario, hace que disminuya la fatiga y el cansancio.
  • Permite concentrarse y estar alerta: No solo estimula la actividad cerebral, sino que agudiza la memoria y la percepción. Se ha demostrado que, tras su consumo, recordamos mayor cantidad de eventos y datos durante una mayor cantidad de tiempo. De ahí que no se recomiende si lo que se persigue es descansar, relajarse. Sin embargo, a algunas personas, por extraño que pueda parecer, el café les da somnolencia.
  • Alivia el dolor de cabeza: Tiene un efecto vasoconstrictor cerebral. Por eso, el café es efectivo para paliar migrañas o jaquecas. No por gusto los analgésicos más usados contienen cafeína en su composición. El problema es que la dosis en que se encuentra en la taza de café es mucho mayor, por lo que el efecto podría ser el contrario.
  • Es un buen digestivo: Ayuda al estómago a producir más jugos gástricos y biliares. Al tiempo, aumenta la secreción biliar y la actividad intestinal. De ahí la costumbre de beber café luego de la comida o la cena. Sirve, además, para combatir el estreñimiento. No se recomienda su consumo a aquellas personas que padecen de úlceras.

cafe3

Ayuda a prevenir enfermedades

  • Evita la formación de coágulos sanguíneos: Numerosos estudios afirman que la ingesta moderada de café contribuye a que no se formen coágulos en la sangre. Estos son los causantes de embolias cerebrales y ataques cardíacos. Se dice que el café ayuda a eliminar eficazmente el exceso de grasa acumulado en las arterias.
  • Reduce el riesgo de padecer la enfermedad de Parkinson: Al estimular la producción de dopamina, la cafeína es una sustancia que protege a las personas que lo han estado bebiendo durante años. La disminución del riesgo de padecer es de 3 a 6 veces si se consume 1 o 2 tazas por día. Algunos estudios confirman que esta propiedad del café también protege a las personas que lo consumen con asiduidad, contra el Alzheimer.
  • Mejora las alergias y el asma: La cafeína dilata los bronquios. De ahí que esté presente en muchos medicamentos para tratar problemas respiratorios.
  • Disminuye el riesgo de padecer cáncer: Bebiendo 2 tazas de café al día, se reduce la posibilidad de sufrir esta enfermedad en el colon, la vejiga, las mamas y el intestino. Su infusión contiene antioxidantes que eliminan los radicales libres, que están detrás de esta temida enfermedad.

cafe4

  • Reduce la depresión: Y, por tanto, la incidencia de los suicidios también. Al ser un estimulante, el café consumido con moderación, ayuda a los pacientes con cuadros de depresión.
  • Baja la probabilidad de padecer diabetes: Para ello, se deben tomar 3 tazas diarias de café, un número que puede parecer bastante elevado. Sin embargo, los estudios indican que el potasio y el magnesio presentes en esta bebida sirven para metabolizar mejor el azúcar en sangre.
  • Es útil en el tratamiento del alcoholismo: Los medicamentos usados para esta enfermedad contienen ácido clorogénico. Dicho ácido, también presente en el café, reduce la producción de las enzimas hepáticas, algo que produce el alcohol y ayuda a prevenir problemas en el hígado.

¿Una taza de café diaria es buena para los vasos sanguíneos?

Una investigación realizada recientemente por la Asociación Americana del Corazón demuestra que esta bebida activa la presión arterial. Por ende, limpia los vasos sanguíneos. Los exámenes a los que fueron sometidos con regularidad los voluntarios después de la ingesta de 1 taza diaria de café, demostraron que mejoraba significativamente el flujo sanguíneo, pasados 75 minutos de la ingesta. Con más exactitud, en un 30% más que los que no lo consumen.

Esto quiere decir que, al beber café, las arterias se expanden, por lo que la sangre circula mejor. O sea, es lo contrario a lo que sucede debido al atascamiento que provoca la acumulación de grasa en las paredes de las arterias.

cafe5
Los indicadores de la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la resistencia vascular fueron mucho mejores entre los que bebieron café. Esta evidencia se suma a las que han arrojado otros estudios relacionados con el sistema circulatorio, como es que el café sirve para reducir los riesgos de muerte por enfermedades cardíacas o accidentes cerebrovasculares.