Un japonés plantó miles de flores para que su esposa ciega las oliera

Daniela Echeverri Castro·
12 Abril, 2020
Tras perder la visión, la señora Kuroki se recluyó en casa y no quería salir. Su marido llenó el jardín de su casa de flores para animarla a salir y que pudiera disfrutar de su olor.

Las flores son un símbolo de amor, y las cosas que se llegan a hacer por amor son maravillosas. En ocasiones, incluso, llegan a lo increíble. Lo que más nos asombra es que aún existan parejas que ,a pesar de los años ,conserven esos detalles que enamoran y que le dan felicidad a la relación.

Uno de los ejemplos más claros lo dio un granjero japonés, que se dio a conocer en todo el mundo por el noble y hermoso gesto de amor que hizo por su esposa con discapacidad visual.
Este señor invirtió cerca de dos años de trabajo cultivando un gran jardín de flores, todo para que su amada pudiese sentir su olor.

La historia fue registrada a través de un vídeo en YouTube que, por supuesto, fue compartido en muchos lugares del mundo. Al final, acabó alcanzando millones de reproducciones y comentarios en poco tiempo.
Vamos a conocer mejor esta romántica historia de amor.

La historia del granjero romántico

japones-cultivando-flores

En Shintomi, en la prefectura de Miyazaki, Japón, el señor y la señora Kuroki, dos granjeros de avanzada edad, viven rodeados de un inmenso jardín de flores que se ha convertido en un gran atractivo para los turistas.

Pese a que no es un lugar público sino el jardín de su domicilio privado, los Kuroki reciben cada a año cerca de 7000 visitantes que se sienten admirados por tan hermoso paisaje, pero, sobre todo, por la historia que hay detrás de este.

Todo comenzó en el año 1956, cuando la pareja de recién casados se trasladó hasta este lugar, que se convertiría en su hogar para toda la vida. Tuvieron dos hijos y vivieron muy felices durante años.

Lee: Claves para cuidar la relación de pareja

Sin embargo, tras un tiempo de matrimonio, la salud de la señora Kuroki comenzó a deteriorarse. En consecuencia, debido a la diabetes, desarrolló un grave problema de visión que acabó por dejarla completamente ciega.

El golpe de la enfermedad fue muy difícil para toda la familia, pero en especial para la mujer, que, deprimida, se recluyó durante mucho tiempo en su casa, y se negaba a salir a menos que fuera necesario.

Ante esta situación, y en su afán por ayudar a mejorar el estado anímico de su esposa, el señor Kuroki comenzó a indagar cuál podría ser una forma de animarla y devolverle la sonrisa.

jardin-flores

El regalo del granjero: plantar miles de flores para ella

Fue entonces cuando al señor Kuroki se le ocurrió la idea de darle a su esposa uno de los regalos que todo hombre enamorado ha hecho alguna vez: flores. Pero él sabía que un ramo no iba a ser suficiente, por lo que trabajó por una sorpresa mayor.

Puede que te interese: Ideas para diseñar jardines con flores

Aprovechando los grandes terrenos que había alrededor de su granja, Kuroki se dedicó a la tarea de plantar semillas de shibazakura, una especie de flores conocidas por su potente fragancia. De esta manera, plantó un campo completo de flores para ver si con el olor podía atraer a su esposa hacia el exterior.

Cuando comprobó que su idea había resultado tal y como esperaba, se afanó en su tarea y estuvo trabajando dos años seguidos para cubrir por completo su jardín con dicha especie.

Pese a que la señora Kuroki perdió la capacidad visual hace ya cerca de 30 años, eso no ha sido un impedimento para disfrutar del hermoso detalle por el que tanto trabajó su esposo. Ahora, en lugar de quedarse encerrada al interior de su vivienda, sale cada día con su amado a disfrutar del aroma de las flores y de la frescura del día.

Tras registrarse la historia a través de YouTube, el señor Kuroki ha sido entrevistado en varios medios internacionales que destacan su valor y sobre todo la gran muestra de amor que hizo ante el mundo.