Un maravilloso tratamiento con sal y aceite para los dolores articulares - Mejor con Salud

Un maravilloso tratamiento con sal y aceite para los dolores articulares

Los remedios naturales como este tratamiento de sal y aceite son muy eficaces y duraderos y además no dañan nuestro cuerpo. Empieza con masajes de tres minutos y ve aumentando

Los dolores articulares cada día son más frecuentes. Esto se debe a que tenemos muy poco tiempo para hacer ejercicio físico, pero también al aumento de la esperanza de vida.

Cada vez vivimos más y, por tanto, usamos más nuestros huesos y músculos. En consecuencia, sufren un mayor desgaste.

En general, se recurre a los fármacos químicos para paliar los síntomas, pero la naturaleza nos da otros recursos que nos ayudan sin dañar otros órganos, como hacen el ibuprofeno o el paracetamol.

Estos medicamentos perjudican tanto al estómago como al hígado. Este último también se resiente con la ingesta de los protectores de estómago.

Por ello, te presentamos un potente tratamiento basado en una mezcla de sal y aceite. Es ideal para la osteoporosis u otros problemas óseos y musculares.

Además, está al alcance de cualquiera y es fácil de elaborar. Solo necesitas un recipiente de cristal para conservarlo y unos minutos para aplicártelo.

Propiedades del aceite

  • El aceite de oliva es rico en unos elementos llamados polifenoles , que actúan como antioxidantes. De este modo, cuando el oro líquido entra en contacto con nuestro organismo, retrasa el envejecimiento celular.

Esto significa que los dolores tardan más en aparecer.

  • Por otra parte, también contiene de oleocantal, un compuesto que impide que se activen las enzimas que provocan la inflamación. Por ello, tres cucharadas de aceite equivalen a una décima parte de los antiiflamatorios químicos.
  • Asimismo, regula la tensión a través de los ácidos grasos monoinsaturados, cuestión indispensable para una buena salud cardiovascular.
  • Ten en cuenta que una buena circulación es imprescindible para el mantenimiento de nuestro organismo, ya que asegura que se alimenta de manera adecuada.

No olvides leer: Alimentos que empeoran tu inflamación

Propiedades de la sal

Para nuestro remedio de sal y aceite vamos a usar sal marina por sus increíbles beneficios.

Para empezar, tiene una gran cantidad de magnesio para fortalecer nuestros tejidos. Por tanto, constituye un buen remedio impedir el resentimiento de los mismos, ya sea por el paso del de tiempo o por la acción de alguna dolencia.

En este sentido, los minerales que contiene son muy beneficiosos para nuestro sistema inmunitario. En consecuencia, nuestros huesos y músculos se recuperarán con mayor rapidez si recurrimos a este producto.

De este modo, los efectos de un paseo, un largo viaje en coche, de pasar horas sentado o de pie serán mucho menores.

Por si esto fuera poco, también contribuye a mejorar el sistema circulatorio; no en vano muchos médicos especialistas recomiendan nadar en el mar. Esto se debe a que elimina el exceso de sodio en sangre, además de que baja la tensión arterial.

Tratamiento a base de sal y aceite

sal y aceite

Ingredientes

  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 20 cucharadas de aceite de oliva (320 g)
  • 10 cucharadas de sal (100 g)

Preparación

  • Añade en el vaso de aguas las 20 cucharadas de aceite y las 10 de sal.
  • Mezcla todos los ingredientes y, a continuación, masajéate las zonas afectadas durante 3 minutos.
  • Al principio con esto será suficiente, pero con el tiempo tendrás que ir aumentando la duración del mismo.
  • El objetivo final será llegar a los 20 minutos. No te preocupes si no tienes tanto tiempo, no es indispensable. Intenta, al menos, llegar a los 10.

Rodilla flexionada

Aplícate el tratamiento de sal y aceite durante unos diez días. Comprobarás los efectos con mucha rapidez y durante mucho tiempo. Te moverás con más facilidad, al tiempo que el dolor disminuirá de forma considerable.

Gracias a esta terapia tradicional, rejuvenecerás tus células, mejorarás tu circulación y reforzarás tus defensas.

¿Quieres conocer más? Lee: Las 5 mejores infusiones para mantener saludable la circulación

Hay pieles que se enrojecen con el masaje y la posterior retirada de la mezcla.

  • Para evitar que ocurra, primero usa una toalla humedecida con agua templada.
  • Después, pásate otra toalla seca con polvo de talco para suavizar la zona.

Con esta sencilla medida desaparecerán todas las molestias y podrás seguir con el tratamiento con total normalidad.

Como ves, merece la pena probar este tratamiento de sal y aceite. Es fácil de preparar, sencillo de aplicar y los beneficios son enormes.

Si eres de esas personas que no confía en la medicina tradicional, te animamos a que experimentes con este tratamiento. No pierdes nada y puedes ganar mucho.

¿Te animas a probarlo y nos cuentas tu experiencia? Te esperamos.