Un medicamento para reducir la quimioterapia en el pulmón

Ángela Aragón 13 abril, 2017
Reducir la quimioterapia significa paliar sus efectos secundarios y dar el primer paso para hacer que esta enfermedad, por lo general, letal, pase a ser crónica

Incluso cuando nos dicen que vamos a curarnos, todos tememos al cáncer.

De hecho, quien ha vivido la enfermedad de cerca afirma que lo peor del proceso no es el tratamiento en sí, sino sus efectos secundarios.

Por ello, la comunidad científica está buscando soluciones para reducir la quimioterapia, pero que presenten la eficacia necesaria.

No es fácil, sobre todo en el caso del cáncer de pulmón, pero se están haciendo avances muy importantes, como el que presentaremos a continuación.

No obstante, antes que nada, queremos recordar las consecuencias de recibir quimioterapia. Además de la archiconocida caída del cabello, están:

  • El malestar general
  • Las náuseas
  • Los vómitos
  • Los dolores agudos
  • El daño de otros órganos

Se trata de una medicación tan fuerte que puede perjudicar órganos que estaban sanos en un principio.

Y es que debemos tener en cuenta de que en nuestro interior se está librando una batalla celular.

Las malignas deben matar a las buenas para su supervivencia y, para ello, concentran toda su fuerza. Así, para acabar con las atacantes, nos vemos obligados a poner en riesgo los tejidos que están sanos.

Cancer

En este sentido, los científicos buscan alternativas que eliminen estos inconvenientes. El objetivo es claro: mejorar la calidad de vida de enfermos y supervivientes.

La inmunoterapia, clave para reducir la quimioterapia en el pulmón

Medicine pointing at lung

Sabiendo lo que acabamos de contar, se pensó que el mejor camino era fortalecer las células en buen estado, en lugar de intentar asesinar a las malignas. Esto es lo que se llama inmunoterapia.

No obstante, a pesar de los logros en este sentido, no se conseguían los éxitos esperados en el pulmón.

En cuanto se vio este problema, estudiaron cómo se comportan los tumores de pulmón para conseguir sobreponerse al tratamiento.

Así, averiguaron que estos desarrollaban barreras que impedían que el fármaco entrara en contacto con su objetivo, mientras que en otros casos el sistema inmunitario generaba una suerte de tolerancia al mismo.

Ver también: Dieta para desintoxicar tus pulmones

Por tanto, la siguiente pregunta estaba clara. “¿Cómo conseguimos que el medicamento para reducir la quimioterapia en el pulmón esquive estos obstáculos?”.

Un equipo de oncólogos del Hospital 12 de Octubre de Madrid (España) pudo trazar el camino.

El tratamiento ya no se dirige al sistema inmunitario en general, sino a una proteína más específica, la  PD1.

El doctor Gil Bazo, especialista en oncología médica, explica que, cuando esta se encuentra con otra proteína, la PD-L1, y se unifican, el tumor no la identifican como enemiga y le deja paso.

Y así es como surgió el medicamento que tantas esperanzas está despertando, Pembrolizumab.

No obstante, no puede usarse en todos los casos. Su eficacia depende de la presencia de PD-L1. Esta tiene que superar el 51%, habida cuenta de que, si no es así, la acción de la fusión de las proteínas resulta insuficiente.

El medicamento podría hacer crónico el cáncer de pulmón

Cáncer de pulmón

En otros artículos, hemos hablado de terapias que, si bien no consiguen terminar con el tumor, permiten alargar la vida. Es evidente que esa vida no será asintomática, pero será una vida.

Además, llegados a este punto, es inevitable pensar en la sífilis, la tuberculosis, el asma… Todas ellas fueron hace un tiempo enfermedades incurables y letales. Sin embargo, hoy es muy distinto.

Estas y otras afecciones similares a las mismas han desaparecido o, bien, forman parte de la vida de los enfermos, pero sin impedirles tener una vida plena.

Así, además de que los efectos secundarios de la quimioterapia se palian, estamos dando los primeros pasos hacia el control de uno de los tumores más fatales.

El de pulmón es un cáncer muy agresivo, cuya aparición suele estar ligada a hábitos de vida muy concretos que a mucha gente cuesta abandonar.

Esto lo convierte en uno de los más difíciles de tratar y, por tanto, en uno de los más mortales.

La aprobación por parte de la Comisión Europea del Pembrolizumab nos coloca en la línea de salida de una carrera apasionante. Una carrera en la que, por fin, contamos con probabilidades de victoria.

Vivir sin renunciar a tu dignidad siempre es una victoria.

Te recomendamos leer: Estudios relacionan la depresión con el cáncer

Conscientes de ello, los oncólogos siguen centrando sus esfuerzos para dar el siguiente paso. Ellos saben mejor que nadie que, en cuestiones de medicina y ciencia, nunca se ha dicho la última palabra.

De hecho, hemos llegado hasta aquí porque no se han rendido, porque no han aceptado lo establecido como inamovible.

Desde luego, ellos encarnan el mejor espíritu revolucionario. El que se rebela ante el “no es posible”, para mejorar la vida de los demás.

Te puede gustar