Un nuevo patógeno descubierto en África causa una enfermedad similar a la del ántrax

Ángela Aragón · 24 septiembre, 2016
Los esfuerzos y el tesón de los científicos tienen resultados que a veces ni ellos esperan. Es el caso del descubrimiento de un nuevo patógeno que causa una enfermedad similar a las del ántrax.

Causada por una bacteria, la enfermedad del ántrax puede llegar a causar la muerte. Pese a que no es muy habitual, las personas pueden entrar en contacto con otros individuos o animales que la sufran.

Sin embargo, un grupo de investigadores ha descubierto en África Central un nuevo patógeno que genera una dolencia similar.

Esta infecta a todo tipo de ser vivo y que podría estar presente en muchos países del continente africano.

La bacteria responsable del ántrax se denomina Bacillus anthracis. Está muy vinculado con otra menos peligrosa, pero más común, llamada Bacillus cereus.

Esta se suele encontrar en las tierras de cultivo de todo el mundo. La mayoría de las veces es inofensiva. Sin embargo, ha aparecido una cepa en África mucho más maliciosa.

Unos científicos alemanes descubren una enfermedad similar a la del ántrax

Tras tomar una muestra en un pueblo del Congo, los científicos del Instituto Robert Koch de Berlín aislaron una bacteria que encontraron en un animal moribundo.

No mucho tiempo después, tomaron muestras de un chimpancé, un gorila y un elefante que estaban muertos en los bosques de Camerún, República Centroafricana y Costa de Marfil.

Así, encontraron en ellos una cepa de Bacillus cereus, pero una de ellas había desarrollado una vida similar a la del Bacillus anthracis.

Los estudiosos la han llamado Bacillus cereus biovar anthracis, ya que consta de una mezcla de las características de las dos anteriores.

La razón por la que es una enfermedad similar a la del ántrax está en dos genes situados en dos plásmidos que están dentro de la misma.

Estos dos genes están en el ántrax y en el patógeno recién descubierto, por lo que es posible que sean estos los causantes de la virulencia de ambos.

No olvides leer: ¿Qué sucede cuando un insecto se posa en la comida?

El patógeno podría estar en casi todo el continente africano

Según observan los investigadores, es bastante probable que la bacteria recién descubierta se haya extendido por la mayor parte del continente.

Al parecer, para que se genere, deben darse unas condiciones climáticas muy concretas.

No obstante, esta afirmación, indican los científicos, es una hipótesis que quieren comprobar en futuras investigaciones. Para ello, tienen el apoyo de la institución alemana.

Si esto se confirma sería un hallazgo impresionante, puesto que sería una de las principales causas de enfermedad y muerte en el continente.

En este sentido, se tendría una clave para rebajar la tasa de mortalidad en un continente asediado por la miseria.

Los avances en genética permitirán conocer la bacteria por dentro. En consecuencia, los medicamentos para tratar la enfermedad serán mucho más eficaces. Así, sus efectos se notarán con rapidez.

Es posible que estemos ante uno de los descubrimientos más significativos para el futuro del continente africano.

¿Quieres conocer más? Lee: Eliminar bacterias del estómago con un eficaz tratamiento con higos

 De momento, debemos vigilar

Mientras los científicos se concentran en los nuevos estudios, advierten de la importancia de la prevención.

Teniendo en cuenta la cantidad de animales que han perecido con los patógenos, lo ideal sería crear unidades de revisión para detectar casos de personas infectadas.

En este sentido, es necesario controlar el estado de la tierra, para comprobar si está esta bacteria que causa una enfermedad similar a la del ántrax.

El hecho de que se encuentre en este elemento es muy arriesgado, ya que es el sustrato de los vegetales que se cultivan y el alimento de animales que consumimos.

La exigencia de tomar muestra y hacer un seguimiento es indiscutible. Supondría empezar la carrera contra el patógeno.

Por otra parte, señalan que, al realizar el muestreo, también se podrían articular protocolos de actuación para impedir que la bacteria Cereus anthracis biovar se desplace a otros continentes.

Amén de ser un peligro considerable, se produciría ese enorme pánico global que hemos vivido con anteriores epidemias.

Es cierto que la existencia de la citada bacteria no es una buena noticia. Sin embargo, debemos celebrar que el Instituto Robert Koch haya dado con ella.

En primer lugar, quizá suponga un antes y un después en la salud de los africanos; en segundo lugar, su detección en este momento podría paralizar su expansión hacia otros lugares.