Una perfecta dieta para perder peso rápidamente

Si nuestro objetivo es perder peso rápidamente y no recuperarlo debemos adoptar una dieta equilibrada y mantenerla, no solo utilizarla como medio para adelgazar, sino como fin para tener una vida sana

Mediante esta dieta podrás perder peso rápidamente, alrededor de medio kilo por semana. A ese ritmo, podrás adelgazar en torno a 2 kilos al mes sin tener que seguir una “dieta milagro” que no tenga en cuenta la posibilidad de recuperar el peso rápidamente tras cambiar de alimentación.

Y lo más importante, es una dieta para perder peso a un ritmo rápido pero saludable. No se trata de una dieta estricta que limite la ingesta o ciertos grupos de alimentos, sino un método para cambiar tu alimentación y ayudar a que tu cuerpo obtenga los nutrientes que necesita.

Alimentos incluidos en la dieta para perder peso rápidamente

La idea principal consiste en reducir el consumo de calorías a partir de azúcares y grasas, con lo que se denomina una dieta hipocalórica. Vamos a explicar qué alimentos pueden tomarse para perder peso rápidamente.

Lácteos

Lácteos para una dieta para bajar de peso rápidamente

En primer lugar, tendremos los lácteos. Lo más recomendable es que estos sean desnatados, para reducir el consumo de grasas. Podemos incorporar a la dieta leche desnatada o yogur y queso fresco.

En el caso de tomar bebidas vegetales, como leche de soja, de almendras o de arroz, lo mejor será elegir aquellas enriquecidas con calcio.

Ver también: Cuáles son los alimentos lácteos con menos lactosa

Verduras, frutas y legumbres

Por otro lado, tenemos las verduras. Estos alimentos son recomendables para cualquier dieta, por lo que será importante incluirlas en todas las comidas como guarnición y en las cenas como ingrediente principal.

Algunas de las muchas verduras con las que podemos contar son la lechuga, el tomate, el pepino, hortalizas como las zanahorias o los calabacines, crucíferas como el brócoli y la col, o las setas.

Las frutas están también entre los elementos más recomendables en cualquier dieta. Lo ideal será tomar dos o tres piezas de fruta al día, que podremos incluir en el desayuno, la comida y la cena. Y son un aperitivo magnífico, la opción perfecta para calmar el hambre entre horas.

A continuación, tenemos los cereales y las legumbres. Este tipo de alimentos aportan mucha energía. Por ello, añadiremos a la dieta una medida de un puño de cualquier tipo de cereal o legumbre. En el caso de la pasta, lo recomendable es elegir la de tipo integral para evitar los productos muy refinados.

Proteicos y grasas

Diferentes tipos de proteína

También debemos tener en cuenta los alimentos que nos aporten proteínas, como los huevos, la carne o el pescado. En el caso de los huevos, podremos tomar entre tres y cuatro a la semana. La carne debe ser blanca en la mayoría de casos, limitando el consumo de carne roja a dos veces por semana.

En cuanto al pescado, lo mejor es aumentar su consumo para reducir el de carne, con un mínimo de cuatro o cinco veces por semana, entre pescado azul y pescado blanco.

Finalmente, los aceites y las grasas deberían quedar reducidas unas dos o tres cucharadas soperas al día. Podremos emplear esta cantidad de aceite para cocinar o para aliñar las comidas.

Precisamente, será en estas reducciones de grasas y de carnes donde estará la clave para limitar la ingesta de calorías y conseguir resultado con esta dieta para perder peso rápidamente.

Lee también: ¿Las dietas proteinadas son beneficiosas o perjudiciales?

Combinación de los alimentos en la dieta para perder peso

Mujer haciendo dieta para perder peso rápidamente

Para facilitar la distribución de los alimentos a lo largo del día, lo mejor será seguir un esquema que facilite la organización de las comidas. De esta manera, podremos estar seguros de tomar las cantidades necesarias de cada alimento y mantener una alimentación equilibrada.

Desayuno

Para comenzar el día tomaremos un lácteo, como un café con leche desnatada, y algún cereal. Podemos recurrir a dos tostadas con pavo, que nos aporten tanto energía como proteínas en nuestro desayuno.

Más adelante, a media mañana, lo ideal será tomar un aperitivo basado en fruta, como dos kiwis, un plátano o una naranja. De esta forma, podremos mitigar el hambre hasta la hora de comer.

Comida

Verduras cocidas con pollo.

A la hora de la comida, tomaremos un primer plato con verduras, cereales y legumbres, como una crema de calabacín o patatas al horno.

Para el segundo plato prepararemos algún alimento proteico, tratando de limitar las grasas, como pollo o salmón a la plancha. Finalmente, el postre será un lácteo como un yogur desnatado.

Merienda

A media tarde podemos tomar una merienda basada en fruta, de igual forma que con el aperitivo de media mañana. De esta forma, podremos cumplir con la cantidad de fruta diaria, tomando un plátano o una manzana.

Cena

Seguiremos la misma estructura que para la comida, solo que con menor cantidad. Prepararemos verduras en una ensalada verde o unos champiñones a la plancha y un alimento proteico, como lenguado, merluza o una tortilla. Finalmente, podemos tomar otro lácteo, como un vaso de leche caliente o un yogur desnatado.

Esta es una dieta que te permitirá perder peso rápidamente, pero recuerda que debes acompañarla con una correcta hidratación. Además, es importante que hagas algo de ejercicio todos los días.