Una joven sangra por los ojos y los oídos y nadie sabe por qué

Carolina Betancourth · 7 abril, 2020
A pesar de sangrar por los ojos y los oídos de manera habitual, los especialistas no han encontrado ninguna anomalía en los resultados de las pruebas que le han realizado.

Marnie-Rae Harvey, una chica de 17 años de edad, ha llamado la atención de muchos científicos en todo el mundo, tras desarrollar una grave y desconocida enfermedad que hace que sus ojos y oídos sangren.

La adolescente, que vive en la localidad de Stoke-on-Trent, en Reino Unido, se ha visto afectada física, mental y socialmente a causa de esta extraña condición que los médicos no han podido explicar.

Desde que presentó los síntomas por primera vez, en el año 2013, Harvey ha sido revisada por ginecólogos, hematólogos, neurólogos y hasta pediatras, pero ninguno ha podido establecer un diagnóstico médico para tan extraña condición.

La joven le concedió una entrevista a la cadena BBC y su historia ya  ha dado la vuelta al mundo en las últimas semanas. En las declaraciones, contó cómo había afectado este problema a su vida y lo que sentía cada vez que este aparecía.

«Me quema y cuando cubren mi pupilas, como suele pasar con las lágrimas, no puedo ver» –afirma Harvey.

Lo que más está alarmando a sus médicos es que esta rara situación está empeorando y también está afectando a las orejas, la nariz, la lengua y las uñas.

Lee también: Remedios naturales para el sangrado de nariz

Todo comenzó con una tos…

Un día de marzo de 2013, Harvey se asustó al notar que, tras toser, había expulsado un poco de sangre. El síntoma se repitió en varias ocasiones, pero los médicos no consideraron que fuera algo grave.

El problema se volvió más preocupante en julio de ese mismo año, un día en el que la joven despertó con el rostro cubierto de sangre.

Había sangrado por los ojos, por lo que sus padres llamaron de inmediato a la ambulancia. «Los paramédicos estaban consternados porque nunca habían visto algo semejante» –recuerda.

Tras ser trasladada al hospital, fue sometida a varios exámenes médicos, pero los especialistas no encontraron ninguna anomalía en los ojos o en la sangre.

Harvey2

Sin embargo, el problema no acabo allí y, de hecho, al cabo de dos semanas la joven empezó a «llorar sangre» todos los días. Un día, mientras se encontraba de compras, se vio obligada a regresar al hospital cuando sus ojos y sus oídos empezaron a sangrar al mismo tiempo.

Esta vez se llevaron a cabo más análisis y también le hicieron un reconocimiento otros especialistas, que lo único extraño que encontraron fue una disminución en su respuesta inmunológica.

Las «lágrimas de sangre» se conocen en términos médicos como hemolacria. Según este estudio realizado por un equipo del Hospital King Abdulaziz (Arabia Saudí), es un trastorno poco frecuente que se produce por alguna lesión, un desorden en la glándula lagrimal o problemas de coagulación. Además, suele ser, la mayoría de las veces, un síntoma benigno.

Sin embargo, lo curioso de este caso es que en los exámenes practicados a Harvey no hay pruebas que indiquen ninguno de estos problemas.

El sangrado de sus ojos  y oídos no se detiene

Harvey3

Con el paso del tiempo los sangrados se han vuelto más habituales y ya afectan otras partes de su cuerpo como las encías, el cuero cabelludo, la lengua y la nariz.

Debido a la complejidad y a la impresión que genera en el entorno social, la joven ha tenido que «pausar» su vida y permanece encerrada en su casa.

«No logré aprobar los exámenes finales en el colegio, así que no pude acceder a la universidad»–se lamenta. Como no es de extrañar, en su comunidad se ha convertido en el «bicho raro» y esto ha afectado su autoestima.

«La gente se me queda mirando, mientras yo apenas puedo caminar sin sentirme enferma»,  «El otro día en el hospital había gente que intentaba fotografiarme y hacían comentarios despectivos sobre el aspecto de mi rostro» .

Por el momento su situación sigue sin resolverse, pese a que los médicos están tratando de investigar cuál puede ser su origen.

Ya se descartó un posible tumor cerebral o alguna malformación arteriovenosa. Los análisis de sangre dan resultados normales y sus niveles de hierro son los adecuados.

Visita este artículo: 8 hábitos que mejoran tu autoestima

Múltiples tratamientos para una enfermedad excepcional

Para intentar controlar los síntomas, por ahora está recibiendo un tratamiento con un fármaco llamado «Prostap 4», diseñado para detener el funcionamiento del útero. De tener éxito, los médicos le han sugerido operarse de endometriosis.

El problema es que este tratamiento tiene un riesgo del 60% de provocarle esterilidad. Sin embargo, ella lo ha asumido y afirma que, por ahora, solo le interesa aliviar esta dolencia.

El tiempo dirá si Marnie-Rae consigue dar con un tratamiento crónico para su enfermedad o si, por el contrario, sus médicos encuentran una cura completa.

  • VV.AA. (2018).A healthy infant with bloody tears: Case report and mini-review of the literature. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6137702/
  • BBC. http://www.bbc.co.uk/newsbeat/article/35777597/the-girl-with-bleeding-eyes-and-ears---and-no-diagnosis?ocid=socialflow_facebook&ns_mchannel=social&ns_campaign=bbcnews&ns_source=facebook