Una perfecta dieta para tu hijo deportista

En la dieta para tu hijo deportista debes incluir alimentos de todos los grupos para que no le falten nutrientes. Prima las frutas y verduras, los pescados, los huevos y la carne

Los niños que practican deporte con frecuencia tienen unas necesidades especiales en cuanto a alimentación. Deben comer más cantidad y aumentar el consumo de calorías y proteínas.

Además, hay que tener en cuenta que cada deporte tiene distintos efectos sobre el organismo, y crea diferentes necesidades, por lo que habrá que adaptar el modelo de la dieta para tu hijo deportista.

Aun así, hay alguna reglas generales que conviene aplicar a la alimentación de cualquier niños aficionado al deporte, de manera que reciba todos los nutrientes que necesita. En definitiva, se trata de favorecer el consumo de calcio para fortalecer los huesos, los carbohidratos para ganar energía y las proteínas para la buena salud muscular.

Alimentos recomendados en una dieta para tu hijo deportista

Para los niños de 2 a 10 años

Frutas y verduras

El consumo de frutas como plátanos, fresas y aguacates o verduras como espinacas y pimientos supondrán una buena fuente de hierro, vitaminas, hidratos y potasio.

  • En este sentido, los niños deportistas no tienen por qué tener un límite en cuanto al consumo diario de verduras.
  • Por otro lado, es mejor limitar el consumo de frutas a solo durante la mañana.

Ver también: Mi hijo no toma fruta y verdura, ¿qué hago?

Pescados

Los pescados, como el atún o el salmón, son grandes fuentes de Omega 3 y grasas saludables. Estas contribuirán a una buena recuperación del cuerpo después del ejercicio, además de ayudar a metabolizar otros alimentos.

  • Será recomendable consumir este tipo de pescados cuatro o cinco veces por semana.

Huevos

Los huevos les aportarán proteínas y calorías. Además, contienen vitaminas A y B. Por ello, son un alimentos muy recomendable, aunque conviene limitar el consumo de las yemas, para evitar un exceso de calorías, a unas cinco a la semana.

Las claras, sin embargo, se pueden tomar de manera ilimitada.

Carnes

alimentos carnes

Las carnes como el cordero, la ternera o el pollo contribuyen a la recuperación y la buena salud de los músculos.

Por ello, será importante consumirlas a diario. No obstante, la ingesta de carnes rojas sí debe limitarse a no más de dos o tres veces por semana.

Frutos secos

Los frutos secos también serán buenas fuentes de proteínas vegetales, además de fibra, vitaminas y minerales. estos alimentos aportan mucha energía y contribuyen a la sensación de saciedad, para controlar mejor las grandes ingestas de comida. Será recomendable tomar un puñado de ellos unas tres o cuatro veces a la semana.

Hidratos de carbono

Finalmente, una buena dieta para tu hijo deportista debe contener pasta y cereales, preferiblemente integrales, ya que aportarán a los niños hidratos de carbono y energía. También poseen fibra para una buena digestión. Por ello, algunos cereales como la avena pueden consumirse todos los días.

Alimentación antes de la competición

conseguir que los niños coman

A continuación, os mostramos las diferencias a tener en cuenta en la alimentación de los niños antes, durante y después de hacer deporte.

En primer lugar, antes de cualquier competición conviene aportar reservas de azúcares y conseguir una buena hidratación. Los platos adecuados deben ser ricos en hidratos de carbono y bajos en grasas y fibra.

Por ello, algunos alimentos recomendables son los macarrones o los espaguetis, los cereales y la fruta. Estas comidas deben hacerse entre dos y tres horas antes de la competición, para asegurar una buena digestión.

Por eso es importante fijar la hora de las comidas, ya que muchos niños entrenan por las tardes al tener clases por las mañanas.

Te recomendamos leer: Alimentación saludable para niños

Alimentación durante la competición

En el caso de realizar una actividad física de poca duración, menor de una hora, mantener una buena hidratación será un complemento esencial en la dieta para tu hijo deportista.

Por ello, es importante que los niños tengan una buena cantidad de agua a mano, para que pueda beber a menudo durante la realización de la actividad física.

Por otro lado, si el tiempo en el que están practicando deporte dura más de una hora, será conveniente reforzar sus reservas de hidratos de carbono que puedan asimilarse de forma rápida. En ese caso, lo recomendable es que coma algún producto con cereales o frutos secos.

Alimentación después de la competición

Después de hacer deporte, es importante ayudar a una buena recuperación física. Para ello, lo más recomendable es consumir carbohidratos que aporten glucógenos al organismo.

Los músculos recuperarán sus reservas de glucógenos en función del tiempo transcurrido entre el fin del ejercicio y la ingesta, el tipo de carbohidratos y la cantidad consumida.

Por otra parte, si los niños han hecho ejercicio de forma intensa durante poco tiempo, la ingesta de carbohidratos debería ser en intervalos frecuentes a lo largo de las horas siguientes.

Te puede gustar