¿Eres una persona simpática? - Mejor con Salud

¿Eres una persona simpática?

La persona simpática tiene una visión de la vida que le permite verla sin prejuicios. Es aquella que te mira a los ojos y sabe escuchar cuando lo necesitas
persona simpática

¿Te consideras una persona simpática? Si es así, debes saber que las personas que gozan de una especial simpatía suelen actuar de una forma bastante diferenciada.

Descubre: Las buenas personas tenemos más de una herida en el corazón

Seguro que has estado en contacto con individuos que despiertan algo especial en ti que no sabes nombrar. Cuando están cerca te hacen sentir bien, feliz.

Esto es lo que provoca una persona simpática.

¿Quieres saber si eres tú una de ellas?

Sonríen siempre

Mujer-feliz-sonriendo-mientras-se-protege-de-la-lluvia

No importa lo mal que lo puedan estar pasando o lo negativo que esté siendo todo a su alrededor. Una persona simpática sonríe siempre aunque por dentro esté totalmente destrozada.

Esto no significa que finja, sino que sabe que en las peores circunstancias es el positivismo el que nos permitirá seguir adelante cuando las fuerzas nos fallan.

Además, una sonrisa es la mejor carta de presentación que atraerá a las personas que están a tu alrededor.

Miran a los ojos

Mirar a los ojos indica sinceridad, pero sobre todo confianza. ¿Has interactuado alguna vez con alguien que no te miraba a los ojos? La situación se torna muy incómoda e incluso llegas a pensar que no te está prestando atención.

Lee: La vergüenza se puede superar: 3 soluciones que te ayudarán

Una persona simpática sabe que la mirada es la clave para establecer una gran conexión emocional con los demás. Además, esto genera empatía y simpatía al mismo tiempo.

Son extravertida

Amigas-sonriendo

Esto no quiere decir que no tengan vergüenza. Hay muchas situaciones que tiran de ellas hacia atrás, pero las combaten con valentía y creyéndose la frase de “¡yo puedo!”.

Además de todo esto son muy abiertas, lo que las convierte en las mejores personas con las cuales iniciar una bonita amistad.

No juzgan y tienen una visión de la vida que invita a verla sin prejuicios y con mucho optimismo. Además, saben aceptar que se han equivocado y nunca imponen la visión que tienen sobre las cosas.

Son socialmente inteligentes

Como bien habrás podido intuir, una persona simpática no tiene problemas para iniciar conversaciones con individuos que no conoce y siempre cae bien a los demás.

Sin embargo, esto no quita que tenga que ser socialmente inteligente.

¿Qué quiere decir esto? Que saben alejarse de las personas más tóxicas o de aquellas con las que no existe lo que denominamos como feeling.

No te pierdas: Para ser feliz hay que aprender a alejarse de ciertas personas

No podemos congeniar con todo el mundo y esto es muy importante para saber actuar de la mejor manera sin amargarnos la vida.

Saben escuchar

amigas-rodeadas-de-flores

Una persona simpática goza del agradable hábito de saber escuchar a los demás. Una escucha atenta, sincera y preocupada que hace que se convierta en una especie de consejera.

A todo el mundo le gusta ser escuchado y que parezca, al menos, que se preocupan por lo que nos ocurre. Si gozas de simpatía, sabrás que esto lo haces desinteresadamente, aunque después nadie te escuche a ti.

El placer de escuchar tanto lo bueno como lo malo que le ocurre a las personas que te importan no se puede describir con palabras.

Son muy espontáneas

Amigos-disfrutando-en-el-mar

La espontaneidad no está bien vista en determinadas ocasiones, pero a veces resulta divertido ver cómo alguien no se deja guiar por determinadas convenciones.

Ser uno mismo y comportarse de forma natural no implica que querer llamar la atención, si te sale reír bien alto o decir algo no esperado. Simplemente, estás siendo tú.

No te olvides de que Nadie merece más amor que tú mismo

Es verdad que no todo el mundo puede convertirse en una persona simpática. A veces, nos caracteriza ser bordes, enfadarnos demasiado o tener un carácter muy fuerte.

Cada uno de nosotros debe conocerse para poder aprovechar todo lo bueno que tiene y aprender de aquellos que son tan diferentes.

Por ejemplo, de las personas simpáticas podemos recoger el gran optimismo del que gozan y que les ayuda a infundir ánimos a los que más quieren.

También, el hecho de dibujar una sonrisa en nuestros labios, aunque estemos en lo más hondo de un pozo. Tu fuerza de voluntad jamás se dejará vencer, a menos que tú así lo quieras.

¿Te consideras una persona simpática?