Una prueba de sangre podría prevenir las recaídas de cáncer de mama

Carolina Betancourth 11 septiembre, 2015
El estudio, que aún se halla en su fase experimental, tiene como objetivo conseguir un diagnóstico precoz para tratar las posibles recaídas en las pacientes con cáncer de mama

Para tener alguna posibilidad de actuar a tiempo contra enfermedades tan graves como el cáncer, se sabe desde hace mucho que la clave está en su detección temprana, en especial cuando no se presenta ningún tipo de síntoma.

Hasta el momento esto es casi imposible y los diagnósticos se siguen dando cuando la afección ya ha alcanzado cierta gravedad, lo que complica su tratamiento.

Sin embargo, en un futuro no muy lejano esto podría cambiar, gracias a un análisis de sangre que ha sido desarrollado por un grupo de investigadores del Instituto para la Investigación del Cáncer (ICR, por sus siglas en inglés) de Londres, Reino Unido.

 

En la investigación, que fue publicada en la revista Science Translational Medicine, explican cómo han desarrollado una prueba de sangre que podría predecir cuándo una mujer que está en tratamiento contra el cáncer de mama sufrirá algún tipo de recaída.

Con base en un concepto denominado “seguimiento de mutación”, el examen tiene la capacidad de detectar ADN tumorales presentes en el torrente sanguíneo y descubrir si existen células cancerosas que hayan resistido a la terapia.

¿Quieres conocer más? Lee: 7 mitos y realidades en torno al cáncer de mama

El estudio…

El-estudio

Para demostrar la efectividad de la prueba, el grupo de investigadores, liderado por el español Isaac García-Murillas, tomó las muestras de 55 mujeres con cáncer de mama en una fase poco avanzada a las se les había hecho quimioterapia y algún tipo de cirugía.

Después de dos años de dichos tratamientos, se les tomó una prueba de sangre para buscar material genético del tumor y analizar el progreso de sus mutaciones.

En total, 15 mujeres tuvieron una recaída y en 12 casos fue posible predecir lo que iba a suceder gracias al análisis de ADN del tumor que se encontró en la sangre.

Tal información se obtuvo hasta con ocho meses de antelación, en comparación con los métodos convencionales de imagen médica, los cuales pueden detectar si la paciente tendrá algún tipo de recaída.

Paul Workman, Jefe ejecutivo del ICR, dice que la prueba “podría ayudarnos a ir un paso por delante del cáncer mediante el control de la forma en que este está cambiando, así como a escoger tratamientos para aprovechar los puntos débiles del tumor en particular”.

tipo-de-recaída

Este nuevo sistema es una forma prometedora para hacerle un seguimiento temprano a las mutaciones en los genes del tumor, cuyo progreso es el que complica la salud de los pacientes con esta enfermedad.

Así las cosas, la información revelada con la prueba podría ser el primer paso para iniciar un tratamiento oportuno y con mayores probabilidades de éxito.

Sin embargo, es importante destacar que resulta más fácil descubrir los restos de ADN tumoral en el torrente sanguíneo cuando la enfermedad está en su fase metastásica y ya ha invadido partes del cuerpo diferentes al foco inicial.

En el caso del cáncer de mama, en el que un 95% de los diagnósticos se dan en una etapa inicial, ha habido más complicaciones a la hora de identificar la presencia de células peligrosas en la sangre y seguir su evolución a través de la prueba de su material genético.

Sin embargo, Nicholas Turner, uno de los autores principales, es claro al decir que por ahora el estudio está en una fase temprana y se requiere ampliar la investigación antes de que la prueba pueda aplicarse en los pacientes.

No olvides leer: La técnica del limón congelado podría combatir los tumores malignos del cuerpo

Sobre la medicina personalizada

medicina-personalizada

El test que presenta el Instituto para la Investigación del Cáncer en su primera fase de desarrollo se suma a lo que se conoce con el nombre de “Medicina de precisión”. Este enfoque que está tratando de ofrecer tratamientos personalizados según el caso de cada paciente, en lugar de buscar soluciones generales que, con suerte, serán válidas solo para algunas personas.

En 2015, en España, veinte importantes hospitales comenzaron a implantar la biopsia líquida para mejorar el tratamiento del cáncer.

El objetivo en este caso es realizar una muestra de sangre para buscar si los pacientes con cáncer de colon metastásico tienen o no la mutación del gen RAS.

Entre un 55 % y 65 % de los pacientes con este tipo de cáncer tienen la mutación y esto les impide responder a la terapia con los medicamentos cetuximab y panitumumab, potentes contra otras variantes genéticas.

En tales casos, esta información es fundamental para elegir una terapia ideal según el caso.

 

Te puede gustar