¿Qué es una traqueotomía? ¿Cómo y para qué se utiliza?

La traqueotomía de emergencia es aquella que se realiza rápidamente para evitar la asfixia, cuando se presenta una obstrucción respiratoria.

La traqueotomía es un procedimiento quirúrgico. Consiste básicamente en abrir un orificio dentro de la tráquea, a través del cuello. Allí se introduce un tubo que recibe el nombre de cánula de traqueotomía o tubo traqueal. Lo que se busca es crear una comunicación entre la tráquea y el exterior para evitar la asfixia.

La principal finalidad de este proceso es abrir una vía para que circule el aire, de modo que se haga posible la asistencia respiratoria. Asimismo, permite retirar las secreciones de los pulmones, manteniendo limpias las vías.

Es uno de los procedimientos más extendidos para el cuidado de pacientes en estado crítico. Frecuentemente se realiza en una situación de urgencia.

Se trata de una técnica muy antigua que incluso se menciona en papiros egipcios que datan de hace más de 3.000 años. Sin embargo, comenzó a emplearse de manera sistemática en 1933 y se modernizó en 1989.

Como curiosidad, un artículo de la UNAM afirma que desde la segunda Guerra Mundial esta cirugía se aplicó masivamente en soldados heridos. Wilson, en 1932, habría sugerido su realización para prevenir y tratar infecciones pulmonares. Así fue como comenzó a considerarse para el manejo de diversas enfermedades y no sólo en emergencias de vida o muerte.

Indicación y tipos de traqueotomía

Indicación y tipos de traqueotomía

Indicación:

Debería practicarse cuando hay obstrucción respiratoria, a nivel de la orofaringe, laringe o parte alta de la tráquea. También cuando se presenta una intubación muy prolongada del paciente, o cuando existe la necesidad de aspirar las secreciones pulmonares.

Por otro lado, es frecuente que se aplique a pacientes que tengan déficit permanente de deglución o que hayan pasado por cirugías complejas de cabeza o cuello.

Tipos de traqueotomías:

  • Traqueotomía de emergencia. Esta se realiza en un lapso de no más de tres minutos. Se hace una incisión vertical entre el 2º y 3º anillos de la tráquea y se introduce de inmediato la cánula. Luego se controla la hemorragia.
  • Traqueotomía de urgencia. En este caso el proceso dura entre 5 y 10 minutos. Generalmente se realiza con implementos quirúrgicos, pero también constituye una respuesta rápida frente a una situación de peligro. Suele hacerse cuando hay disnea severa.
  • Traqueotomía de elección o reglada. Es un procedimiento programado, que generalmente se realiza con pacientes intubados, o tras una cirugía que exija este tipo de medidas.

La traqueotomía puede ser temporal o permanente. La más frecuente es la transitoria, en donde generalmente se retira la cánula cuando el paciente deja de necesitar ventilación mecánica. Lo habitual es que la traqueotomía permanente se le practique a pacientes con laringuectomía.

Lee también: Tratamiento de la EPOC

Cómo realizar el procedimiento

Cómo se hace una traqueotomía

Aunque ya hay décadas completas de estudios y experiencia, todavía no existen protocolos únicos para realizar una traqueotomía. Esto hace que el procedimiento varíe, dependiendo de quién lo practique.

Lo usual es que se realice la llamada “Traqueotomía percutánea”. Se trata de un procedimiento mínimamente invasivo.

Lo que se hace, básicamente, es realizar una incisión de 1,5 cm aproximadamente. Esta se realiza en la piel del cuello, por delante de la tráquea. Después se hace una punción y una dilatación paulatina de la tráquea, hasta que es posible introducir el tubo o cánula.

Lo normal es que en la traqueotomía de emergencia no se utilice anestesia, debido a lo apremiante de la situación.

En la traqueotomía de urgencia es frecuente que se aplique un anestésico en la zona para que no haya dolor durante el procedimiento.

Por su parte, en la traqueotomía reglada lo usual es que se aplique anestesia general.

Visita este artículo: Neumonía o pulmonía

Post operatorio, complicaciones y pronóstico

Post operatorio, complicaciones y pronóstico

Los riesgos de  este proceso son similares a los de cualquier cirugía. Son pocos los casos en los que aparecen complicaciones adicionales como sangrado o infección.

Muchas personas experimentan gran temor después de practicarles una traqueotomía debido a la sensación de imposibilidad al respirar o hablar. Esta es una percepción que va disminuyendo con el tiempo.

Cuando se retira la cánula, en las traqueotomías temporales, es frecuente que haya alteración en las funciones de fonación y deglución. Sin embargo, se corrige con terapia. Lo usual es que haya una rápida cicatrización en el orificio o estoma.

En las traqueotomías permanentes el orificio se mantiene abierto. Algunos pacientes, en particular aquellos a los que se les practicó una laringuectomía total, no pueden hablar.

Sin embargo, con el entrenamiento necesario son capaces de emitir sonidos para comunicarse. Además, deben recibir la capacitación necesaria para cuidar de la traqueotomía, desde el punto de vista higiénico y mecánico.