Uñas negras de los pies: ¿cómo tratarlas?

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
Las uñas negras de los pies son conocidas entre los atletas corredores, pero hay otras causas que las originan. Si bien muchas veces se pueden resolver de forma casera, está indicado consultar con un profesional. Veamos en este artículo cómo se originan y cómo se tratan.
 

Las uñas negras de los pies no son raras. En algunos grupos de personas son más frecuentes que en otros y la situación hasta resulta familiar. Esto lleva también a aplicar soluciones caseras que no siempre son las indicadas.

Un grupo de personas que conocen de primera mano las uñas negras de los pies son los corredores. En la práctica deportiva del running es muy habitual que aparezca la coloración oscura en las uñas.

Dentro de los corredores los más afectados son los maratonistas y los deportistas del trail de montaña. Los primeros por las largas distancias que deben recorrer y los segundos por el desnivel del terreno en el que desarrollan su actividad.

Como veremos más adelante, hay un factor de riesgo entre los corredores. Tanto la repetición de los impactos como las irregularidades del terreno que alteran la pisada son causantes del hematoma subungueal.

Hematoma subungueal es el nombre técnico que reciben en medicina las uñas negras de los pies. Justamente, se trata de una colección de sangre que se localiza en el lecho ungueal.

 

No es una condición clínica de gravedad casi nunca. Ni siquiera representa riesgo vital urgente cuando la causa es un melanoma. Sin embargo, si se acompaña de dolor intenso puede resultar incapacitante para pisar.

Causas de uñas negras de los pies

Las uñas negras de los pies tienen su origen principal en los traumatismos pequeños repetitivos. Pero esta no es la única causa. Veamos a continuación las situaciones más frecuentes que las originan.

Trauma continuo

Esta es la causa principal. Si repetitivamente nuestros dedos del pie se traumatizan, con ritmo constante por un tiempo prolongado, entonces puede aparecer el hematoma subungueal. Esta es la razón de su prevalencia entre los corredores. El golpeteo de la punta del pie contra la parte interna del calzado es la explicación.

Se puede generar un hematoma leve, pequeño y sin dolor, o un hematoma grande con dolor incapacitante. En los casos graves, la sangre rebalsa el lecho ungueal y sale al exterior por debajo de la uña.

 

No siempre sucede, pero puede acompañarse de infección en la piel que circunda la uña. Los signos son la inflamación y la coloración roja que toman los alrededores ungueales.

Un hecho curioso y llamativo, que es causa de hematoma subungueal por trauma, son los dedos traslapados. En las personas que tienen dedos encimados de nacimiento, la fricción es capaz de llevar a la producción de la uña negra.

Pies con Onicomicosis
Las uñas negras pueden aparecer debido a traumatismos. Sin embargo, también pueden ser la señal de una infección por hongos.

Accidente

A diferencia del trauma continuo, el accidente es un hecho único y puntual. Por ejemplo, la caída de un objeto contundente sobre el pie. Si la caída golpea una uña puede romper los vasos sanguíneos de producir el hematoma.

Sigue leyendo: Qué es una equimosis

Hongos

La infección de hongos más frecuente en los pies es el conocido pie de atleta. Aunque su zona de presentación es clásicamente entre los dedos, puede extenderse a las uñas. Además de cambiar el color de la uña hacia tonalidades verdes y amarillas, los hongos a veces dan color negro. Esto puede ser por la fabricación de un hematoma o por un mero cambio de pigmentación.

 

Cáncer

La forma más grave y peligrosa de las uñas negras de los pies es el melanoma subungueal. Se trata de una variedad de cáncer de piel que crece en el lecho ungueal.

Del total de melanomas que padece el ser humano, la variedad subungueal es aproximadamente el 5 %. Más de la mitad de los que aparecen en la mano se ubican en el dedo pulgar, y casi nueve de cada diez de los que aparecen en el pie están en el primer dedo también.

Descubre más: Melanoma maligno

Cómo tratar las uñas negras de los pies

El tratamiento de las uñas negras de los pies oscila entre formas simples y variantes más complejas. Como ya adelantamos, entre los corredores es habitual que recurran a métodos de abordaje caseros para drenar la sangre bajo la uña.

Y es que cuando el hematoma subungueal claramente proviene de un trauma, la indicación es el drenaje. Si la sangre sobresale por fuera de los límites de la uña, lo que se hace es una punción para darle vía de escape a la sangre.

 
Cómo tratar las uñas negras de los pies
El tratamiento de las uñas negras en los pies varía en función de su causa. Puede ser necesario un drenaje o una cirugía.

Si no hay acceso por la piel, el drenaje debe ser a través de la uña. Habría que perforar la parte dura de la uña para generar la vía de escape. Ya no es tan posible que se haga de manera casera y hay que recurrir a médicos o podólogos.

En caso de no practicar un drenaje el hematoma seguirá su curso, despegará la uña por presión y la misma se perderá. En su lugar comenzará a crecer una uña nueva para reemplazarla. No es peligroso que eso suceda, sólo que demorará meses en completarse el proceso.

Para las infecciones por hongos se opta por antifúngicos. Las cremas para el pie de atleta no penetran la uña, por lo que se prefieren las presentaciones en laca. Si esa primera línea falla, la siguiente opción es el medicamento por vía oral.

 

Por último, ante un melanoma subungueal el tratamiento es la cirugía. Se debe retirar la uña completa y extirpar el tumor con los márgenes libres para asegurar la curación. Por supuesto, se trata de una práctica que sólo puede realizar un cirujano y de ninguna manera practicarse caseramente.

 
  • Abellaneda, Cristina, et al. "Pigmentaciones ungueales: diagnóstico dermatoscópico." Med Cutan Iber Lat Am 39.6 (2011): 247-254.
  • Chang, Patricia, et al. "Hematoma friccional subungueal." Dermatología Cosmética, Médica y Quirúrgica 10.1 (2012): 48-50.
  • Grazzini, Marta, et al. "Subungueal pigmented lesions: warning for dermoscopic melanoma diagnosis." European Journal of Dermatology 21.2 (2011): 286-287.