Cómo tener unos abdominales perfectos en dos semanas

Para lucir un vientre plano en poco tiempo es necesario cuidar mucho la dieta y hacer una rutina de ejercicios. Ser constante es esencial.

¿En 15 días te vas de vacaciones? ¿Has caído en la cuenta de que en junio se casa tu mejor amiga? ¿Quieres verte bien para lucir tops en el verano? Echa un vistazo a este plan de emergencia para tener unos abdominales perfectos en dos semanas. ¿Te animas a probarlo?

Vientre de fisicoculturista en 15 días: ¿mito o realidad?

Mujer con abdominales perfectos

Si crees que es imposible tener unos abdominales perfectos de aquí a dos semanas, será mejor que empieces ahora mismo a entrenar. Tu vientre puede verse casi como si te hubieras pasado los últimos meses en el gimnasio con tan solo dos semanas de entrenamiento duro.

Tienes que estar bien decidida y comprometida a cumplir con la meta en el tiempo estipulado. También debes seguir al pie de la letra la rutina que te proponemos en este artículo. En muy pocos días, los resultados serán más que notorios.

Dieta+ejercicios+postura = abdominales perfectos

Esta sería la fórmula casi mágica que necesitas para tener en dos semanas los mismos abdominales que aquellos que se “matan” en el gimnasio. Empieza hoy mismo y verás los resultados.

Paso 1: La dieta

Dieta para unos abdominales perfectos

Empecemos por la alimentación, importante no solo para tener un vientre plano, sino para sentirte bien y no enfermar. Ya que la cintura y el abdomen son dos zonas donde se suele acumular mucha grasa por lo que comemos, es bueno que prestes atención a tu dieta.

  • En ayunas toma un vaso de zumo de arándanos, o bien una taza de té verde tibio, el zumo de un limón o un zumo de bayas de goji.
  • Deja pasar media hora hasta el desayuno. Puedes elegir entre un plato de papaya con una taza de avena o bien un plato de piña con una barrita de cereal (sin chocolate).
  • A media mañana puedes comer un plátano, una naranja o una manzana. Si tienes algo de tiempo, prepárate un licuado con una zanahoria y una rama de apio.
  • En el almuerzo está permitido un plato caliente (puede ser sopa desgrasada o un guisado sin carnes, por ejemplo) acompañado con una ensalada de vegetales crudos. Luego, al terminar, una taza de té verde, rojo o de marrubio.
  • Para merendar bebe un zumo de frutas natural. Si tienes mucho apetito, opta por una barrita de cereal o una manzana sin pelar.
  • En la cena come un plato de sopa o caldo, media patata al horno con un poco de aceite de oliva y una taza de avena con leche de almendras o alpiste.
  • Antes de dormir come dos manzanas, que te ayudarán a depurar tu organismo y a no tener hambre durante la noche.

Lee: Increíble dieta depurativa para limpiar el colon

Paso 2: el ejercicio

Mujer haciendo ejercicios abdominales.

Llegó la hora de mover el esqueleto (y el vientre, sobre todo). Una rutina debe comenzar con estiramientos, de 5 o 10 minutos, una caminata o trote de 15 minutos, luego la serie de abdominales y, por último, 5 minutos de elongación. Empieza de a poco los dos o tres primeros días.

Serie 1 de abdominales

Acuéstate en el suelo boca arriba, flexiona las piernas, toca con la planta de los pies el piso y lleva las manos a la nuca. Levanta el torso y trata de llegar a las rodillas y vuelve a la posición inicial.

Esto es una repetición. Realiza 10 hasta el quinto día, 20 hasta el décimo y 30 hasta el decimoquinto.

Serie 2 de abdominales

Estira las piernas y coloca las manos en los glúteos. Sube las piernas, como si quisieras tocar el techo con la punta de los pies, sin doblar, hasta formar un ángulo de 90° con el resto del cuerpo.

Hazlo lo más lento posible. Vuelve a la posición inicial. También empieza con 10, continúa con 20 y termina con 30.

Serie 3 de abdominales

Ponte de lateral en la colchoneta. Puedes doblar un poco las piernas. Con la mano que quedó contra el piso te tomas la cintura contraria (cruzas el brazo por delante del torso) y con la mano libre te tomas la cabeza. Sube el tronco lo más que puedas y vuelve a la postura inicial. Realiza diez repeticiones y cambia de lado.

Serie 4 de abdominales

Empieza como en la serie 2. Levanta las piernas suavemente, pero no tanto como antes. Cuando queden a unos 10 centímetros del suelo, mantén la posición, haciendo fuerza con los abdominales. Sube unos cinco centímetros más y vuelve a repetir la fuerza.

Así, irás subiendo cada unos 10 centímetros, y deteniéndote cada vez, hasta alcanzar un ángulo de 90° con el torso. Baja despacio las piernas.

¿Quieres saber más? Visita este artículo: Con estas 6 prácticas lograrás fortalecer los abdominales y mejorar la flexibilidad

Paso 3: Postura

Mujer con buena postura

Cómo te sientas es clave no solo para verte mejor, sino para trabajar tus abdominales. Ten tu espalda siempre derecha, con el vientre apretado.

Si te olvidas de mantener la postura cuando estás trabajando, déjate un mensaje en la pantalla del ordenador o coloca una alarma en el teléfono. Corrige la espalda y, de tanto cambiar la posición, terminarás acostumbrándote.

Y, siempre, recuerda beber mucha agua. Si no te gusta el agua sola puedes beber té o infusiones naturales (con edulcorante), zumos exprimidos por ti (no los artificiales) y comer alimentos como el tomate, la manzana o la naranja.