Usa aceites esenciales para los músculos y las articulaciones - Mejor con Salud

Usa aceites esenciales para los músculos y las articulaciones

Los aceites esenciales son inofensivos para tu organismo y ayudan a aliviar el dolor muscular y articular. Recuerda diluirlos en otros vegetales para evitar que se te irrite la piel

Las dolencias muscoesqueléticas son cada día más habituales.

Los detonantes son muy variados: desde lesiones tras hacer ejercicio o una higiene postural deficiente hasta el deterioro propio del paso del tiempo.

Sin embargo, a pesar de constituir un problema que nos dificulta la vida, no existen tratamientos farmacológicos eficientes a largo plazo.

Por ello, te recomendamos que utilices los aceites esenciales para aliviar los dolores de los músculos y articulaciones.

Es cierto que las terapias vía oral son más cómodas. Las puedes llevar contigo donde quieras, para tomarlas cuando lo necesites.

Sin embargo, en el caso de los músculos y las extremidades, las soluciones tópicas resultan mucho más eficaces.

Los poros de la piel permiten que la loción penetre directamente hasta llegar a la zona dañada en muy poco tiempo.

Masaje con aceites esenciales

Todo ello, sin perjudicar ningún órgano de nuestro aparato digestivo y sin el peligro de afectar la tensión arterial.

Con todo, en ocasiones, nos encontramos deseando recurrir a ellos, pero nos sentimos abrumados por la gran cantidad de productos existentes.

Esto ocurre porque hay unos aceites esenciales que se adecuan mejor a unas situaciones que a otras, pero ¿cuáles son los más idóneos para lo que me ocurre a mí?

Si tú también te haces esta pregunta, sigue con nosotros y encontrarás tu respuesta y, con ella, mejorarás tu calidad de vida de manera radical.

Cuáles son los mejores aceites esenciales para los músculos

1. Romero quimiotipo alcanfor

aceites-esenciales-para-músculos

Este es el más demandado, ya que es un excelente analgésico y relajante muscular. Justo lo que necesitamos cuando padecemos contracturas musculares y dolores similares.

Como sabes, las contracturas se han colocado a la cabeza de las dolencias propias de la vida actual.

El uso del ordenador y del móvil, junto con la escasez de tiempo para realizar ejercicio, han provocado que este tipo de dolor nos atormente durante casi todo el tiempo.

Por ello, antes de recurrir a los medicamentos, lo ideal es aplicar aceite esencial de romero quimiotipo alcanfor.

Está contraindicado para las embarazadas, los lactantes y los menores de 6 años.

Ver también: Cómo desarrollar masa muscular en los brazos

2. Gaulteria

¿Tienes tendinitis o epicondilitis? Ya sabemos que son muy inhabilitantes, pero encontrarás un analgésico muy potente en la gaulteria.

  • Este aceite esencial para los músculos y articulaciones son conocidos como “la aspirina natural”. De hecho, quienes son alérgicos al ácido acetilsalicílico no pueden usarlo.
  • Al igual que en el caso anterior, no se recomienda para las mujeres que están encinta o dando el pecho. Tampoco es apto para los niños menores de 6 años.

También puedes incluir en tu tratamiento el calor localizado, practicar yoga y consumir alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3, ya que los mismos son grandes antiinflamatorios.

3. Eucalipto azul

Si te preguntabas qué hacer si entrabas dentro de alguno de los grupos que no pueden usar los aceites esenciales de gaulteria o romero, no te preocupes.

  • El eucalipto azul ofrece los mismos beneficios, con la ventaja de que es apto para casi todas las personas.
  • Su capacidad analgésica es muy potente, al tiempo que te ayuda a relajarte.

Te recomendamos leer: Cómo dar masajes relajantes

Cómo aplicamos los aceites esenciales

aceites-esenciales-para-músculos

Estos productos se usan por vía tópica, por lo que son menos invasivos que los remedios farmacológicos tradicionales.

En este sentido, es preferible diluirlos en otras sustancias, como aceite vegetal de almendras o de árnica. La razón por la que se procede así es que los citados arriba pueden irritar la piel.

De esto modo, al mezclarse con estos líquidos, el efecto buscado se mantiene, pero sin poner en peligro nuestra dermis.

  • Los expertos en naturopatía explican que lo más adecuado es realizar previamente un suave masaje con el aceite de almendra o de árnica.
  • Al tratarse de elementos antiinflamatorios, actúan contra el dolor y preparan la epidermis para los esenciales.
  • Una vez que la primera friega se ha acabado, es el momento de aplicar unas gotas de los aceites esenciales elegidos en la zona afectada.

Los efectos no tardarán en aparecer. En apenas unos minutos, notarás cómo el dolor disminuye.

Puedes repetir la misma operación hasta 4 veces al día.

Increíble, ¿verdad? Por fin tenemos alternativas para paliar el dolor y hacer todas esas actividades que tanto nos gustan, con la seguridad de que contamos con una solución que nos ayudará a vivir mejor.