Usa lo que tienes en casa para contrarrestar las várices

Recuerda aplicar los remedios siempre en dirección ascendente para favorecer la circulación. Puedes aprovechar también durante la ducha para dirigir un chorro de agua fría para contraer los vasos sanguíneos

En las tiendas existen muchos productos que afirman combatir las temidas várices, sin embargo puedes contrarrestarlas con productos que encontrarás en casa. Esto no solo te ayudará a mejorar tu imagen, sino que además cuidará tu bolsillo.

Los ingredientes caseros más útiles en el tratamiento de esta afección son: sábila o aloe vera, zanahorias, ajo, limón, aceite y vinagre de manzana.

Recetas caseras para las várices y arañitas en las piernas

A continuación, compartimos contigo algunas fórmulas para elaborar remedios caseros para contrarrestar las várices:

1- La primera y más fácil de todas las preparaciones anti várices es aquella que utiliza la hierba conocida como cola de caballo. Solo tienes que hervir cien gramos de esta planta en un litro de agua durante quince minutos y aplicarlo sobre las zonas afectadas. Déjalo en tu piel unos 20 minutos y luego retíralo sin enjuagarlo con un trapo seco. Haciéndolo cada tres días verás la diferencia en dos semanas.

2- En caso de no conseguir esta hierba también puedes usar una zanahoria y sábila (o aloe vera) mezcladas con vinagre de manzana. Solo tienes que picar la zanahoria y mezclarla con la sábila en igual cantidad. La sábila la extraes de la planta cortando sus hojas de forma transversal y extrayendo el contenido. Pon los dos ingredientes en la licuadora y procésalos con un chorro generoso de vinagre de manzana. Sabrás que es suficiente cuando veas que la preparación toma la forma de una crema fácil de untar. Cuando esté listo, coloca la pasta sobre las zonas afectadas y mantén las piernas en alto durante media hora. Transcurrido este tiempo, retira con agua fría.

3- Otro remedio casero utilizado para aliviar las várices se basa en una crema preparada con ajo y limón, la cual debes frotar en forma circular sobre la piel. Para prepararla necesitas 6 dientes de ajo, el jugo de un limón y 2 cucharadas de aceite (de cualquier tipo, pero de buena calidad). Corta los ajos en forma de láminas, añade el jugo de limón y el aceite; vierte en un recipiente con tapa y deja macerar durante 12 horas. Una vez transcurrido este tiempo, unta la mezcla en tu piel y masajea. Puedes retirar los excesos con agua tibia.

4- Si no tienes tiempo o no deseas invertirlo en la preparación de las recetas mencionadas, también puedes optar por algo tan simple como frotar sábila en tus piernas y mantenerlas levantadas durante 10 minutos. Siguiendo esta rutina a diario, no solo eliminarás las várices, sino que además conseguirás una piel suave y humectada.

Un héroe en la lucha contra las várices: el castaño de indias

Actualmente, este es el compuesto anti várices por excelencia, ya que su aceite tiene propiedades anti inflamatorias y provoca que los vasos sanguíneos se contraigan. Debido a este efecto, se lo utiliza también en tratamientos contra la celulitis y las hemorroides. En la mayoría de las tiendas naturistas lo encontrarás en forma de aceite para frotar, aunque también existen gotas y cápsulas con este compuesto para que puedas incorporarlo por vía oral.

Nota: Los artículos presentes en esta web tienen fin únicamente informativo y bajo ningún concepto sustituyen un diagnóstico médico.

 Imagen cortesía de Rachel Sian

Te puede gustar