¿Es conveniente usar el ajo para el tratamiento de hongos vaginales?

28 agosto, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Al ajo se le han atribuido un efecto antifúngico y antibiótico exagerado porque se ha malinterpretado la evidencia hallada en los estudios y se han obviado parte de las conclusiones aportadas por los investigadores.

Antes que nada, es necesario aclarar que ni el yogur, ni el aceite esencial de una planta o hierba, ni el ajo pueden tratar o curar los hongos vaginales. Aún cuando se haya podido afirmar lo contrario en el ámbito popular, los remedios caseros que se hayan propuesto con estos ingredientes no son seguros y, en lugar de contribuir con la mejora, solo exponen a la persona a sufrir complicaciones. 

Para tratar los hongos vaginales correctamente, lo mejor es acudir al médico y seguir sus indicaciones. De manera adicional, habrían de mejorarse ciertos hábitos relacionados con la higiene íntima, la hidratación y la alimentación. Pero de ninguna manera habría que recurrir al uso de remedios caseros, como el ajo. 

¡Colocarse ajo en la vagina NO es seguro!

El ajo no se debe introducir jamás en la vagina.

Ni en pasta, ni entero, ni en sacos, ni combinado con otros elementos. El ajo NO es una solución para los hongos vaginales. No existe evidencia científica de que dichos remedios funcionen y, por otra parte, solo existen casos de personas que han complicado su situación debido a su uso.

La ginecóloga norteamericana Jennifer Gunter decidió explicar en términos muy sencillos por qué definitivamente no se debe introducir nunca ajo en la vagina:

  • Aunque en el laboratorio pueda tener propiedades antifúngicas por su contenido de alicina, esto no quiere decir que el ajo funcione en ratones o en la vagina de una mujer.
  • El ajo puede tener bacterias patógenas del suelo que pueden perjudicar tu salud. Así que al introducir ajo en tu vagina, no estarás eliminando los hongos, sino promoviendo una infección mayor.
  • Y en definitiva, introducirlo entero, pelado o machado puede causar irritación y agravar el problema. 

Otros profesionales de la salud de distintas partes del mundo han alzado la voz acerca de este tema, instando a la población a olvidarse del uso de ajo para el tratamiento de hongos vaginales (y otras enfermedades) y, en lugar de ello, seguir las instrucciones de su médico tratante.

¿Cómo es el tratamiento de los hongos vaginales?

Generalmente, el tratamiento de los hongos vaginales consiste en tomar o aplicarse un medicamento antifúngico durante un periodo de tiempo corto (unos 7 días aproximadamente). Puede ser una tableta, una crema, un ungüento o un supositorio. Todo dependerá del caso.

Cabe destacar que algunos medicamentos requieren receta médica, por ello es imprescindible acudir a consulta para obtenerla.

En caso de que el problema sea grave, es posible que la duración del tratamiento sea mayor, así como las dosis del medicamento. Además, puede que el médico considere que sea necesario utilizar tanto medicamentos orales como tópicos. 

Los expertos de Mayo Clinic comentan que, en ciertos casos, el médico puede recetar dos o tres dosis de un medicamento antifúngico que debe tomarse por vía oral en lugar del tratamiento vaginal.

¿Cómo evitar infecciones?

A continuación te compartimos las medidas que pueden ayudarte a evitar los hongos vaginales y gozar de buena salud.

  • Mantén una buena higiene íntima:
    • Evita utilizar ropa ajustada. 
    • Evita las duchas vaginales, los baños de inmersión y afines (piscinas, por ejemplo).
    • Usa un jabón neutro (o especialmente indicado para la zona íntima).
    • Dúchate siempre después de haber realizado ejercicio.
    • Límpiate siempre de adelante para atrás después de ir al baño, para evitar pasar las bacterias del ano a la vagina (y, por consiguiente, las vías urinarias).
    • Utiliza ropa interior de algodón limpia todos los días y evita los tejidos sintéticos, para que la zona pueda transpirar correctamente y no se cree un ambiente cálido y húmedo que pueda dar pie a la proliferación de microorganismos.
    • Cuando utilices tampones y compresas, recuerda cambiártelos con frecuencia y lavarte la zona con agua, para evitar infecciones.
    • En caso de haber ido a bañarte a la playa o la piscina, evita dejarte el traje de baño húmedo puesto durante mucho rato, ya que la humedad puede promover la proliferación de hongos y bacterias.
    • No utilices perfumes, talcos, desodorantes o aerosoles en tu vagina, ya que pueden alterar el equilibrio del pH.
  • Cuida tu higiene antes y después del sexo.
  • Mantén una buena hidratación, una dieta equilibrada y, en general, un estilo de vida saludable.
  • Watson, C. J., Grando, D., Fairley, C. K., Chondros, P., Garland, S. M., Myers, S. P., & Pirotta, M. (2014). The effects of oral garlic on vaginal candida colony counts: A randomised placebo controlled double-blind trial. BJOG: An International Journal of Obstetrics and Gynaecology. https://doi.org/10.1111/1471-0528.12518