Cómo usar tu frustración para avanzar en tus metas - Mejor con Salud

Cómo usar tu frustración para avanzar en tus metas

Si deseas avanzar en tus metas debes ver la frustración como un motor que te empuja hacia adelante y te anima a seguir y no como un lastre

Cuando los resultados que obtenemos no son los que esperamos es común que la frustración llegue o aumente.

En este punto es muy difícil ver la situación real y, más aún, avanzar en tus metas.

Lo que solemos olvidar es que el camino para obtener lo que deseamos nunca es recto. Lo más normal es encontrarnos con situaciones de fracaso y retos que nos hacen crecer antes de llegar a nuestros objetivos.

Esto es igual, sin importar si se trata de metas laborales, de pareja o de cualquier otro tipo. En lugar de caer víctima de la desilusión, sigue estos consejos.

Verás que avanzar en tus metas a pesar de la frustración es posible.

Tal vez incluso te sorprendas al descubrir que la frustración puede convertirse en un elemento positivo y de gran impacto en el proceso.

Después de todo, cuando llega es porque algunas de las decisiones que estás tomando son incorrectas y necesitas un cambio.

Crea un plan que te permita avanzar en tus metas

pareja-enfadada

¿Qué tan claro tienes el objetivo al que quieres llegar? ¿Sabes cuáles son los pasos que debes seguir para llegar ahí? ¿Conoces las herramientas que necesitas? Cuando la frustración llega normalmente es porque falta un plan.

No importa si deseas bajar de peso, comer más sano, cambiar de trabajo o tener una mejor relación de pareja.

Para todo esto necesitas saber qué quieres y cómo. Una vez que tengas claro todo esto, podrás avanzar en tus metas con éxito.

Esto no significa que debas tener cada paso del día bien definido y que desde que te levantas hasta que te acuestas debas seguir un orden. Es probable que si haces esto, la frustración se acumule y entonces el resultado sea peor.

  • En lo que debes trabajar es en crear una serie de pequeñas metas que cumplir cada día.
  • Luego trabaja en ellas de forma consciente y constante, pero dándote la libertad para hacer actividades que te hagan más agradable el día.
  • En este punto deja que la frustración te recuerde cada día esa meta a cumplir.
  • Cuando alcances el objetivo del día, dedica tu tiempo al resto de cosas o personas que requieren tu atención.

No olvides leer: 7 signos de que estás destinado a ser exitoso

Crea objetivos razonables

frustracion

Si te dejas llevar por la frustración es posible que te encuentres creando objetivos muy ambiciosos y casi imposibles de cumplir. En este aspecto, trata de encontrar el punto medio.

Tu frustración te dirá que, para avanzar en tus metas, debes ir más rápido y actuar de forma más agresiva. Esa llamada de atención es buena pero no le hagas caso completamente.

En lugar de ello, analiza cada objetivo y determina hasta que punto es posible, sano y viable.

Luego, crea una escala de objetivos. Los más sencillos y fáciles ponlos en primer lugar y, conforme los vayas cumpliendo, ve añadiendo complejidad.

Este efecto de bola de nieve se verá beneficiado por la frustración si logras dominarla.

Evita tomarte las cosas en serio

Uno de los grandes problemas con la frustración es que, cuando vemos las cosas a través de ella, todo parece más grande y más grave. Así que aprende a ver las cosas de una forma más tranquila.

Es probable que la frustración te haga sentir que, si no dejas ese empleo pronto, te estás condenando a él para siempre.

Sí, lo sabemos, parece una visión demasiado dramática, pero así se suelen ver las cosas cuando caes víctima de la frustración.

Para avanzar en tus metas es importante aprender a ver la vida de una forma más relajada. La vida por sí misma ya es bastante complicada en todos los aspectos así que procura darle una vuelta a todo.

No veas tus metas u objetivos como algo serio y crucial, aunque lo sean. Mejor aprende a ver todo como un gran reto o juego.

Verás que, con este cambio de actitud, lograr lo que te propones se vuelve más fácil y tú estarás más tranquilo.

Aprende de tus errores

aprende de los errores

Gran parte de las personas que caen víctima de la frustración lo hacen porque le dan demasiada importancia a sus errores, pero no aprenden de ellos.

Con esto nos referimos a que se pasan la vida arrepintiéndose de lo que hicieron mal y ahí se estancan.

En lugar de esto, acepta que te equivocaste y evalúa ese error:

  • ¿Qué fue lo que hiciste?
  • ¿Por qué estuvo mal?
  • ¿A quién afectaste?
  • ¿Qué podrías haber hecho al respecto?
  • ¿Cómo podrías haber evitado el error?

Una vez que tengas la respuesta a estas preguntas, sigue adelante.

Si sientes que no puedes avanzar en tus metas pregúntate si es porque te estás concentrando solo en estas preguntas.

Ver que te equivocaste y hacerte estas preguntas es sano, pero de nada sirve si no eres capaz de seguir adelante.

¿Quieres conocer más? Lee: Los grandes errores de la personas dependientes

La frustración puede ser tu motor o tu ancla

avanzar

Definitivamente cada uno decide cómo vivir y cómo aprovechar lo que experimenta y vive.

Tan solo recuerda que tú tienes la capacidad de usar la frustración como un motor que te lleve adonde quieres estar, o como el ancla que te deja varado.

Nosotros creemos que, si eres capaz de continuar a pesar de todo, la frustración puede convertirse en una de tus grandes aliadas.