Cómo hay que usar un lubricante de forma correcta

El uso del lubricante favorece una experiencia sexual placentera, pero tener en cuenta sus indicaciones permite disfrutarla aún más. Conoce cómo aplicar este gel y hacer mágico tu encuentro.

Un lubricante favorece y puede aumentar el placer sexual. Como la mayoría de las parejas, quizá tú también quieras incorporarlo a tu vida íntima. Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre cómo usar un lubricante de forma correcta.

Los productos lubricantes ayudan ante la sequedad de la vagina; sirven para promover los juegos preliminares y para un mejor sexo anal.

Están a la venta en farmacias y tiendas especializadas en juguetes sexuales. Su uso es hoy tan común como la utilización de preservativos durante las relaciones sexuales.

Como su nombre indica, la función principal es lubricar, lo que permite disminuir el roce durante la actividad sexual. La fama, la importancia y las bondades de los lubricantes han crecido tanto que ya se encuentran con sabores, efectos de calor y estimulantes.

Cómo usar un lubricante de forma correcta

Lubricante

 

Probablemente ya sepas que, dependiendo de lo que vayas a hacer, los lubricantes pueden aplicarse tanto en la entrada de la vagina o el ano como sobre el condón o el pene. Pero aprende, paso a paso, cómo hay que usar un lubricante de forma correcta:

  1. Coloca una pequeña parte del gel en la mano o solamente en tus dedos.
  2. Espárcelo por toda la zona externa de la vagina permitiendo que se mezcle con tu propio lubricante natural.
  3. Puedes pedirle a tu pareja que te coloque el lubricante y comenzar a interactuar con los juegos preliminares.
  4. Hazte o permite que te hagan masajes en la zona genital con el lubricante. Esto generará una acción relajante y estimulante ideal para comenzar la relación sexual.
  5. Si vas a usarlo con juguetes sexuales, aplica un poco en el objeto y un poco en la zona donde lo disfrutarás.
  6. También puedes untar un poco de lubricante en el condón y hacer más placentero el contacto con tu pareja.
  7. Prepárate para gozar de la acción.

Ver también: Olor vaginal: por qué mi flujo huele mal

¿Para qué utilizar lubricantes?

Mujer con una flor entre las manos

 

El principal motivo por el cual se usan lubricantes es la sequedad vaginal, ya que sustituye al mecanismo de lubricación natural. Esto permite encontrar sensaciones agradables en el momento de la penetración.

Aunque la mujer lubrique naturalmente cuando está excitada, emplear un lubricante hace la penetración vaginal más placentera, al disminuir el roce y la fricción.

También se usa en los casos en los que el pene de la pareja es de gran tamaño o la vagina muy estrecha. Es una acertada herramienta para prevenir el dolor poscoital.

Asimismo, el gel resulta un aliado indispensable para la penetración por detrás. Aunque el ano se pueda excitar y dilatar, no tiene función lubricante. Esto se debe a que no es una zona anatómicamente preparada para introducir nada.

Su utilización está recomendada con los juguetes sexuales. El lubricante proporciona un contacto más suave y permite evitar la irritación causada por un uso prolongado.

En otros casos, es ideal aplicárselo al hombre para que, en ausencia de líquido preseminal, no se haga daño al rozarse con el cuerpo de la mujer.

Añadir un poco de este gel también permite realizar juegos pícaros mucho más agradables. A diferencia de la saliva, no se evapora ni deja la piel pegajosa, además de dar un olor mucho más erótico y ser hipoalergénico.

Te recomendamos leer: Cuatro razones por las que no lubrico bien

Consejos útiles para tener en cuenta

Mujer sobre la cama con sábana roja

 

Para un uso más optimizado de los lubricantes es importante tener en cuenta los siguientes datos clave:

  • Existen lubricantes que se enfrían o se calientan con la fricción. Son buenos para aumentar la diversión y «calentar motores».
  • Se debe guardar el lubricante en un lugar fresco, seguro y seco, así como revisar la fecha de caducidad antes de utilizarlo.
  • No olvides examinar los ingredientes de los lubricantes para prevenir la aparición de alergias o irritaciones.
  • Nunca utilices un lubricante que no sea compatible con el látex, si se usa un condón de ese material.
  • Los de mayor viscosidad son recomendables para sexo anal, juguetes sexuales y sexo bajo el agua.
  • Los de baja viscosidad son apropiados para penetración vaginal o sexo oral.
  • El recipiente siempre debe cerrarse bien después de usarlo y no exponerlo al sol o al calor excesivo; de lo contrario, se dañará.

Con el conocimiento de cómo usar lubricantes de forma correcta, puedes utilizarlos cómo y donde quieras. Añade más pasión y diversión en tus momentos íntimos. Estos harán que no quieras terminar nunca tus encuentros sexuales. ¿Te animas a probarlos?