¿Deberíamos usar productos naturales para el cuidado de la piel?

Aunque pueden tardar más en mostrar resultados, al utilizar productos naturales para el cuidado de la piel estaremos menos expuestos a posibles reacciones alérgicas y obtendremos mayores beneficios

Cuidar de la piel es algo necesario. Tal vez nos enfocamos en otras áreas del cuerpo y descuidamos una de las más importantes, aquella en la que el clima tiene una incidencia directa.

La cosmética natural ha ganado espacio en el mercado con el pasar de los años.

Y es que el uso de productos naturales suele tener repercusión positiva no solo en nuestro organismo, sino también para el medio ambiente.

El paso del tiempo hace estragos y, aunque no hay manera de detenerlo, es uno de los enemigos naturales de la piel.

Aunque las arrugas, entre otras situaciones, pasan a ser algo natural, se puede retrasar gracias su aparición con la aplicación de determinados tratamientos.

Elimina los químicos

Las grandes industrias y marcas se han encargado de presentar productos en pro de ayudar a la piel. Sin embargo, no todos logran su cometido.

Entre los muchos que podemos encontrar en el mercado, son varios los que crean un efecto contrario que afecta directamente las zonas en las que son aplicados.

Por su fabricación y tratamiento, algunos contienen químicos que resultan ser tóxicos para el organismo, y provocan algunos efectos secundarios.

Esto productos de higiene llegan a tener tal impacto que derivan en alergias y, en casos extremos, hasta son unas de las causas que crean el cáncer de piel.

La paciencia como gran aliada

Crema

El mundo de la cosmética se ha abierto paso poco a poco a una serie de nuevos elementos, con componentes naturales que van de la mano con tratamientos recomendados por dermatólogos.

Estas alternativas se presentan tan cómodas como las ya conocidas y probadas con anterioridad, pero con mejores resultados. Sus ventajas comienzan a verse en el mediano y largo plazo.

En ese caso, lo más recomendado es llevar la compra y tratamientos de estos con paciencia.

No podemos olvidar que lo que impulsa el rápido resultado de otros son justamente los químicos, que pueden crear efectos contraproducentes para el organismo.

Ver también: 6 señales de cortisol alto en tu organismo

Productos de ayuda que se encuentran en casa

Son varias las opciones que permiten dar punto final a la compra de elementos con ingredientes tóxicos, además de convertirse en un aliado positivo también para nuestro bolsillo.

Estos son alguno de ellos:

Bananas

Mascarilla de plátano y aceite de coco

No solo la cáscara es considerada positiva para el tratamiento de la piel. La fruta es ideal para regenerar las células, hidratar y combatir a las ojeras.

Té verde

Perfecto para pieles con acné. Su mezcla con jugo de limón ha pasado a ser uno de los principales remedios caseros contra estos inconvenientes. Al contener antioxidantes, impulsa la actividad celular.

Te recomendamos leer: 6 formas de emplear el té verde contra el acné

Aguacate

aguacate

Su fruto, normalmente usado como mascarilla, es de mucha ayuda para evitar la resequedad gracias a su valor nutritivo. Suele usarse con harina de avena.

Aceite de oliva

Logra exfoliar la piel, combatiendo también la resequedad. Su uso óptimo se da cuando es mezclado con azúcar además de agua fría. Se aplica masajeando el área.

Miel

miel

Si bien se recomienda usarla junto a otra serie de elementos, no es contraproducente si se aplica pura sobre la zona. En este caso la tarea posterior es retirarla del todo con abundante agua.

Fresas

Ideal contra las ojeras y la hinchazón alrededor de los ojos. Esta fruta tiene propiedades antiinflamatorias, además de ser exfoliante por su textura.

Tonifica el rostro y previene la aparición de arrugas. Además, blanquea y mantiene el brillo en la zona donde se aplique.

El agua como elemento principal

Este líquido vital siempre será de ayuda. A pesar de no tratarse de un producto, su simple uso también es beneficioso para la piel.

El cuerpo está compuesto en 30% por agua, por lo que es obligatorio mantener hidratada la piel para mantener su elasticidad.

Aplicar cada cierto tiempo agua al cuerpo, en especial fría, se convierte en un tratamiento positivo, pues ayuda a desinflamar y a producir un efecto calmante y de relajación.

Como punto principal está también la limpieza. Mantener una rutina diaria de higiene ayuda a suprimir la suciedad y eliminar las partículas que se acumulan en la superficie.

Un buen baño no solo logra eso, sino que también tiene un efecto antiinflamatorio.

También, por tratarse de algo delicado, su acción de refrescar evita que el calor haga mella en distintas zonas.