Usos increíbles de algunas cáscaras de fruta: ¡Descúbrelos!

Valeria Sabater · 2 septiembre, 2015
¿Sabías que la patata tiene propiedades muy similares a las del pepino? Para desinflamar los párpados y hacer que desaparezcan las ojeras prueba a colocarte la cáscara del tubérculo sobre los ojos

Lo sabemos, las cáscaras de fruta son casi siempre esa parte desechable que acabamos dejando en la basura orgánica y a la que nunca les prestamos atención.

¿Qué hacer, por ejemplo, con la cáscara de la piña? Sabemos que la piel de manzana es más adecuada si nos la comemos, pero en lo que se refiere a esas cáscaras más duras, como las de naranja o las de los pomelos, rara vez las reutilizamos para algo en concreto.

Hoy en nuestro espacio te invitamos a que pongas en práctica estos sencillos y divertidos consejos que te van a servir de ayuda en el día a día. ¡Toma nota!

1. Cáscara de manzana, piña y canela para perder peso

Esta infusión a base de cáscara de manzana y piña es un remedio económico, sano y fácil que puedes prepararte de 2 a 4 veces por semana, y tomar siempre por las mañanas, nada más levantarte. Para ello sigue estos sencillos pasos.

¿Qué necesito?

  • La piel de una manzana
  • 100 g de la cáscara de una piña
  • 1 ramita de canela (3 g)
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

¿Cómo preparo mi infusión para perder peso?

  • Empieza lavando bien las cáscaras indicadas en esta receta adelgazante. A continuación, pon a hervir ese vaso de agua.
  • Una vez llegue a ebullición, añade las cáscaras de fruta junto con la ramita de canela. Para que te sea más fácil, si lo deseas, antes puedes cortar en trozos más pequeños las cáscaras de la piña y la manzana.
  • Permite que infusionen a lo largo de 25 o 30 minutos. Pasado ese tiempo, apaga el fuego y deja que reposen 10 minutos.
  • Cuela todo el contenido y quédate con el agua. Verás que huele muy bien. Ahora solo tienes que endulzar con esa chucarada de miel… ¡Y disfrutar! Te ayudará a depurar el organismo.

Descubre todos los beneficios de la cáscara de naranja

2. Exfoliante natural a base de piel de plátano y azúcar

platanoUna forma rápida de revitalizar tu piel, tonificarla y eliminar toxinas e impurezas del día a día es preparar este sencillo remedio a base de cáscara de plátano.

¿Sorprendida? ¡Se acabó tirar más cáscaras de fruta! Este sencillo truco va a ser parte de ritual de belleza cotidiano. Toma nota.

¿Qué necesito?

  • La cáscara de un plátano
  • 1 cucharada de azúcar (15 g)

¿Cómo lo preparo?

  • Es muy fácil.  Empezaremos preparando cada lámina de la cáscara del plátano. Divídela en tres partes y córtala en cuadrados amplios.
  • Ahora, sobre cada cuadrado de la piel de plátano, deja caer un poco de azúcar.
  • ¿Siguiente paso? Vamos a ir poco a poco. Coge la primera “almohadilla” hecha a base de piel de plátano y azúcar, y aplícala sobre tu rostro para hacer un masaje enérgico y circular.
  • Cuando acabes con uno sigue con el otro. Al terminar, enjuga tu cara con agua tibia y aplícate tu crema hidratante de siempre. ¡Verás qué buenos resultados te ofrece!

¿Quieres leer más? No tires nunca las cáscaras de plátano y naranja

3. Cáscaras de patata para las ojeras

Las cáscaras de patata o papa son también un recurso muy útil para nuestra belleza. ¿Adivinas para qué? Para nuestras ojeras.

Esta parte del tubérculo tiene propiedades suavizantes y desinflamantes. Así pues, no dudes en utilizarlas, siempre que las necesites, por la cara interna de la cáscara, es decir, la que forma parte de la pulpa de la patata.

¿Qué necesito?

¿Cómo hago mi tratamiento para reducir ojeras?

  • Es tan sencillo como efectivo. Para ello es importante que cortes de forma adecuada la piel de la patata. Procura hacerlo no en tiras finas, sino en cortes amplios que nos puedan servir de almohadilla para colocar debajo de los ojos.
  • Una vez tengas listas las cáscaras de las patatas, límpialas bien y aplícalas sobre tus ojeras durante 15 o 20 minutos. Pasado ese tiempo, lávate con agua fresca.

Verás como sientes tu mirada más abierta, desinflamada y reluciente.

4. Limpiar la grasa de la cocina con cáscaras de limón

Limpiar-el-horno

La cáscara de limón junto con el bicarbonato de sodio son dos elementos naturales, biodegradables y económicos que pueden alzarse como tu mejor ayuda en la limpieza cotidiana.

Recuerda que la cáscara de limón no será adecuada en superficies como el mármol, pero si, por ejemplo, tienes las pilas de la cocina de aluminio o toca ya limpieza en tu horno, no lo dudes: aunque ya lo hayas exprimido, el limón sigue siendo muy poderoso. ¡No lo tires a la basura!

Descubre cómo limpiar el horno con limón

5. Tintura para telas a base de cortezas de granada

Si hay una fruta atractiva por sus pigmentos y que, además, tiene la capacidad de dejar su color en algunos materiales es la granada.

  • Una forma sencilla de dar color a una pieza de ropa, o de conseguir, por ejemplo, un huevo de pascua de color rosado, es sumergir lo que deseemos tintar en medio litro de agua junto con la cáscara de dos granadas.
  • Llévalo al fuego y permite que se haga una cocción a lo largo de media hora o una hora. Si deseas que una pieza de ropa adquiera este color, lo mejor es que, después de la cocción, pase toda la noche a remojo con las cáscaras de granada.

Este truco ofrece siempre un resultado muy interesante.

Ahora ya lo sabes. Las cáscaras de fruta guardan siempre muchas más propiedades de las que pensamos.