Tips para utilizar las lentes de contacto blandas

Francisco María García 22 febrero, 2018
Desde su aparición en el mercado en los tempranos años 70, las lentes de contacto blandas se convirtieron en la opción más popular, debido a su comodidad a la hora de usarse y las facilidades de uso a diario.

Por razones estéticas o de comodidad, las lentes de contacto son una opción muy solicitada por aquellas personas con deficiencias visuales. Especialmente para la miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia.

Por supuesto, estas lentes deben usarse de acuerdo a las instrucciones del oftalmólogo. Solo de esta manera, se garantizará su eficacia. Adicionalmente, deben seguirse las instrucciones de la caja en la que viene el producto. Su cumplimiento forma parte de las medidas de prevención ante las infecciones.

Recomendaciones sobre las lentes de contacto blandas

lentes de contacto blandas

Antes de tocar las lentes o los ojos, ya sea para colocárselas, ajustárselas o removerlas, se deben lavar las manos con abundante agua y jabón. Para secar, es necesario utilizar una toalla sin pelusas para no pasárselas a las lentes.

Asimismo, las manos deben estar completamente secas al entrar en contacto con las lentillas para lograr una mejor manipulación y evitar que se nos caigan.

Aprender su colocación es muy simple. Los médicos oftalmólogos deben ser los primeros en detallar todo el proceso de colocación y retiro de los ojos. Si todavía hay dudas, siempre se puede recurrir a algún amigo o familiar de confianza con mayor experiencia.

Como último recurso, existe una gran cantidad de tutoriales en línea que explican, paso a paso, cómo colocarse las lentes de contacto y otros trucos para su uso y mantenimiento. No obstante, hay que ser muy críticos, ya que muchos tutoriales no son realizados por especialistas en oftalmología.

Una vez colocadas, no se debe notar su presencia dentro de los ojos. Si esto llegase a ocurrir, es señal inequívoca de que están mal colocadas.

¿Quieres conocer más? Lee: 5 señales que dan tus ojos sobre tu salud

Cómo retirar las lentes de contacto

La manera más sencilla de retirar las lentes de contacto es inclinar la cabeza hacia abajo y mirar hacia arriba. De esta forma, se separarán los párpados y las lentes se deslizan suavemente hacia la esclerótica (zona blanca del ojo). Seguidamente, sujetar suavemente el plástico con los dedos, sin utilizar bajo ninguna circunstancia las uñas.

Al colocar o retirar, se recomienda comenzar siempre con el mismo ojo, para no confundir las lentillas. Cada ojo tiene su fórmula específica, por lo que es prácticamente imposible que las dos lentes funcionen en ambos ojos.

Otros consejos sobre las lentes de contacto

Otros consejos sobre las lentes de contacto

  • No rascarse los ojos bajo ninguna circunstancia. Muchas personas lo hacen de manera inconsciente y compulsiva y esto puede ocasionar principalmente dos cosas:
    1. Que los lentes se desplacen de lugar.
    2. Que las lentes se rayen.
  • Para limpiar y para almacenar, siempre deben utilizarse las soluciones estériles recetadas por los especialistas o recomendadas por los propios fabricantes. Nunca debe utilizarse agua corriente, tampoco saliva, gotas humectantes para los ojos o soluciones salinas.
  • Se recomienda frotar las lentillas con los dedos (limpios), incluso en los casos que las botellas de solución estéril digan “no frotar”. De esta manera las ablandaremos un poco para que resulten más cómodas.
  • Los estuches de las lentes también deben limpiarse con solución estéril y dejarlos secar al aire libre.
  • Se deben cambiar periódicamente (entre 1 y 3 meses, dependiendo de las especificaciones del fabricante). Además, hay que desecharlos en casos de rasgaduras o que no permanezcan completamente cerrados.
  • En los casos de resequedad ocular se deben utilizar gotas humectantes recomendadas por el especialista. Parpadear con regularidad también es una estrategia útil para mantener la superficie de los ojos húmedos.

Otras recomendaciones

  • Dejar las lentes almacenadas en un vaso con agua es tan inútil como peligroso. En el líquido pueden estar presentes bacterias que se adhieren a los dispositivos, lo cual expone a los ojos a infecciones y enfermedades.
  • Las personas que utilicen lentes de contacto deben hidratarse adecuadamente. Cuando se presentan episodios de ojo seco, puede deberse a que todo el cuerpo presenta niveles de deshidratación importantes.
  • Para las personas que utilizan los lentes de contacto solo de manera eventual, se recomienda el uso de lentes desechables.

El uso de las lentes de contacto blandas es seguro, siempre y cuando se cumplan los parámetros de higiene y limpieza.

Visita este artículo: ¿Por qué la luteína es importante para tus ojos y tu piel?

Límites en el tiempo

No hay que exceder su tiempo de uso más allá del tiempo definido tanto por el oftalmólogo como por el fabricante. También deben desecharse las lentillas con rasgaduras o rayas, ya que pueden generar irritación ocular.

Se debe suspender su uso y acudir al médico a la menor aparición de los siguientes síntomas:

  • Fotosensibilidad.
  • Enrojecimiento.
  • Visión borrosa.
  • Hinchazón.
  • Lagrimeo.
  • Dolor.

¿Se puede dormir con lentes de contacto blandas?

Se puede dormir con lentes de contacto blandas

La mayoría de las lentes de contacto blandas no están diseñados para dormir con ellas. Sin embargo, son frecuentes los casos en lo que los oftalmólogos aprueban que no deben removerse todas las noches al acotarse.

Su uso ininterrumpido aumenta los riesgos de infecciones. Por ello se recomienda quitarlas y limpiarlas al menos 1 vez por semana. Por otra parte, se debe minimizar el contacto con el agua. Al momento de nadar es preferible no utilizarlas.

Te puede gustar