Vacaciones en pareja: ¿qué hacer para no discutir?

Las vacaciones en pareja son un plan que genera ansiedad y puede traer algunas discusiones. ¿Qué hacer para no discutir en las vacaciones?

Las vacaciones en pareja son, generalmente, uno de los planes más esperados de todo el año. Esos días que pueden compartirse sin que otros compromisos interfieran. Pasar un tiempo juntos, pero con otra perspectiva de lo que será la rutina, ya que no existen horarios estrictos, responsabilidades laborales ni tensiones externas.

Es verdad también que los problemas no desaparecen por arte de magia cuando llegan las vacaciones. De hecho, existen algunas personas a las que se les hace más difícil relajarse para descansar armónicamente. Incluso, estar las 24 horas unidos también puede convertirse en un conflicto.

Tips para evitar discusiones en tus vacaciones en pareja

La planificación de la aventura debe ser completa y abarcar hasta los mínimos detalles para que no haya ningún motivo por le cual discutir.

1. Elegir el destino juntos, divide elogios y responsabilidades

Decidir qué lugar visitar en las próximas vacaciones en pareja es tema de los dos, más allá que uno se resista. No hay que permitir que uno solo sea el responsable de planificar este punto tan importante. Si algo sale mal podría ser un gran motivo de discusión.

Muchos cumplen en la relación un rol más relajado y prefiere que su compañero sea quien se ocupe de las vacaciones. Pues, hay que insistir para que tomen una posición más participativa. En definitiva, la idea es que ambos puedan disfrutar de esos días de relax soñados.

2. Atención: ¿Sumar familiares o viajar solos?

Las vacaciones en pareja están pensadas para encontrar un tiempo unidos, fuera de la rutina cotidiana. Un espacio para intimar desde otra postura, dejando atrás todos los obstáculos de la vida. Lo esencial es que puedan ser felices y encontrarse nuevamente como pareja, volver a elegirse cada mañana al despertar.

Invitar a familiares y sumar gente en este plan puede desviar el foco de atención. Entonces, se convierten en vacaciones de familia en las cuales el romanticismo y la pasión quedan un poco descuidados.

Te puede interesar leer: 8 razones por las que es importante viajar con tu pareja antes de casarte

Vacaciones en casa.

3. Repartir las tareas de manera diversa a las habituales

Ambos deben divertirse y descansar por igual en las vacaciones de pareja. Por lo tanto, todas las tareas relacionadas a su planificación y los quehaceres durante esos días, se comparten.

Estar involucrados por igual otorga complicidad y permite que los dos estén siempre de buen humor. Incluso, pueden realizar cambio de roles y de seguro logran entender mejor al estado del compañero cada día al volver a casa.

4. Sexo creativo y entrega absoluta

Hacer el amor en las vacaciones de pareja es uno de los principales objetivos y además, ayuda a aliviar todo tipo de tensiones. Hay que tomar esos días para volver a entregarse como en los primeros días del noviazgo.

Una luna de miel que se repite, con nuevas posturas sexuales o lugares en los que nunca tuvieron intimidad. Una de las consignas al llegar a destino es hacer un recorrido y visualizar esos rincones donde amarse pasionalmente.

5. Dejar horas para dormir

Ciertos lugares turísticos son tan bellos que surge la ansiedad por conocer cada zona. Es necesario ser precavidos con ese tema y organizar algunas excursiones. Pero, no es bueno dedicar todas las horas diarias para no perderse ninguna actividad.

Las vacaciones en pareja también incluyen el descanso. Relajarse y hacer solo lo que más les llama la atención o les genera interés, sin estar pendientes de horarios. De lo contrario el agotamiento ocasiona mal humor y llegan las discusiones.

Conoce cuáles son: Los motivos más frecuentes por los que las parejas discuten

Desayuno.

Consejo íntimo

Si previamente hay conflictos sin resolver, es posible que unas vacaciones de pareja no los solucionen. Es muy sano hablar primero sobre estos inconvenientes y acordar ciertas reglas para el viaje. No se trata de un paseo mágico que borra todo lo anterior y los problemas los seguirán por donde vayan.

El diálogo es la única forma de salir de las crisis, luego llegan los viajes que sí pueden reparar el cansancio que produjo esa situación. Así que, tomar las riendas de esa vida en común y seguir adelante con la verdad y las ganas de ser felices.

Otro aspecto muy importante es no idealizar esas vacaciones en pareja como un futuro perfecto. En realidad, los imprevistos pueden aparecer y estropear ciertos planes. Hay que estar preparados para ello.

Simplemente, hay que salir con la única idea de estar tranquilos y esperar a vivir lo que suceda con la mejor energía. La actitud positiva de ambos, la ausencia de reproches y una buena sonrisa aseguran una gran experiencia.