¿Existe vacuna contra la neumonía?

30 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Leonardo Biolatto
La vacuna contra la neumonía tiene dos formas principales. La PPSV23 combate 23 tipos de bacterias generadoras de neumonía, mientras que la PCV13 combate otras 13.
 

No es fácil responder a la pregunta sobre si existe una vacuna contra la neumonía. La respuesta más franca sería decir que sí y no. Y es que hay diferentes tipos de neumonía, por lo que no existe una vacuna que las combata a todas ellas.

La neumonía es la primera causa de muerte por infección en todo el mundo. Se trata de una enfermedad grave, que en circunstancias específicas se torna mortal. Siempre provoca inflamación en los pulmones y daño en el tejido de esos órganos, por lo que en algunas ocasiones deteriora la calidad de vida a mediano y largo plazo.

Los médicos insisten en que una de las formas más eficaces de combatir la enfermedad es aplicándose la vacuna contra la neumonía y la gripe. Muchas personas no se vacunan porque desconocen los graves riesgos que suponen estas enfermedades.

Los riesgos de la neumonía

Todos los años, en el mundo se producen una gran cantidad de muertes por la neumonía neumocócica, una enfermedad que se cobra la vida de una de cada 20 personas que la contraen. Es la forma más común de neumonía y responde a una bacteria que ingresa a los alvéolos pulmonares.

Otra infección derivada de la neumonía es la bacteriemia neumocócica, que causa la muerte de una de cada cinco personas que la contraen. La meningitis neumocócica tiene las mismas proporciones, y una gravedad notoria. Todas esas infecciones son causadas por las bacterias Streptococcus pneumoniae, cuyo nombre vulgar es neumococos.

Estas bacterias ocasionan desde infecciones leves hasta otras de gran severidad. Tienen una forma de contagio que sucede a través del contacto, por cercanía con personas infectadas, a partir de las gotículas que se expanden con la tos y los estornudos.

 

Hay personas asintomáticas con el poder de transmitir la enfermedad, y no necesariamente un paciente con signos evidentes de neumonía la transmite. Por eso en toda época es fundamental cumplir con las medidas higiénicas de lavado de manos.

neumonía en un adulto
Los pulmones son el órgano blanco de la neumonía

Sigue leyendo: ¿Qué es una bacteriemia?

La vacuna contra la neumonía

La vacuna contra la neumonía ofrece protección contra todas las formas de infección neumocócica, excepto las que son provocadas por hongos. Constituyen, por lo tanto, una medida eficaz para cuidar la salud respiratoria.

La vacuna contra la neumonía que se dispone en la actualidad es la neumocócica polisacárida o PPSV23. Protege contra 23 tipos de bacterias que causan la enfermedad neumocócica. También está disponible la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente o PCV13.

La mayoría de las personas necesitan una dosis de PPSV23 cada cinco años para protegerse de la enfermedad. Solo en el caso de quienes sean pacientes de alto riesgo se recomienda una segunda dosis de esa vacuna antes o la aplicación de la PCV13 conjunta.

Debe transcurrir, como mínimo, un lapso de un año entre una y otra. El médico señalará cuál es la vacuna más indicada para cada paciente y cuántas dosis debe recibir, de acuerdo con su estado de salud específico.

 

Descubre más: Calendario de vacunaciones 2020

¿Quién debe vacunarse?

vacuna contra la neumonía
Es indicación la inmunización de los mayores de 65 años contra la neumonía

La neumonía puede atacar a personas de cualquier edad y condición. Sin embargo, en principio, quienes deben aplicarse la vacuna contra la neumonía son los adultos mayores de 65 años, que son la población de más alto riesgo.

Lo habitual es que las personas mayores reciban primero la PCV13, y luego la PPSV23 un año después. Cuando la PCV13 se aplicó a una edad más temprana, lo aconsejable es no aplicarse ninguna otra vacuna. En todo caso, el médico decidirá qué se debe hacer en cada caso.

También es indicación que se aplique la vacuna a los niños menores de 5 años y los adultos con enfermedades crónicas, bien sea respiratorias, cardíacas o hepáticas. Así mismo, es útil en personas que estén inmunocomprometidas, tengan implantes cocleares, fumen cigarrillos o padezcan de alcoholismo.

Es muy raro que se presenten reacciones adversas a la vacuna. Por lo general, solo en algunos casos provoca enrojecimiento o inflamación leve en el brazo. De todos modos, quienes hayan presentado reacciones alérgicas previas a alguno de los componentes, deben evitar aplicársela.

 

Siempre es mejor la prevención

La existencia de estas variantes de vacunas contra la neumonía son una invitación a prevenir la enfermedad. Su disponibilidad permite que las personas con alto riesgo de formas graves de la enfermedad la eviten. Los profesionales de la salud la indicarán llegado el caso, y si eres alguien de riesgo, puedes comentarlo con tu médico.

  • Benedicto, R. M., Ordóñez, M. A. G., González, J. L., & Castillo, J. C. (2003). Bacteriemia neumocócica en el adulto en un hospital de tercer nivel. In Anales de medicina interna (Vol. 20, No. 11, pp. 563-568). Arán ediciones.
  • Biagini, L., Pezzani, M., Rojas, R., & Fuentealba, F. (2018). Cost-Utility Study of PCV13 Versus PPSV23 in Adults in Chile. Value in health regional issues, 17, 194-201.
  • Jover Díaz, F., Andreu Giménez, L., Roig Rico, P., Cañizares Navarro, R., Ortiz de la Tabla, V., & Cuadrado Pastor, J. M. (2003, May). Factores pronósticos, mortalidad e indicaciones de vacunación en la neumonía neumocócica bacteriémica. In Anales de Medicina Interna (Vol. 20, No. 5, pp. 55-56). Arán Ediciones, SL.