Vacuna contra el tétanos, ¿es necesaria?

Luis Rodolfo Rojas Gonzalez·
02 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto al
01 Octubre, 2020
El tétanos es una enfermedad muy peligrosa, no obstante, hoy en día es poco común, por lo que te preguntarás: ¿es necesaria su vacuna? Descúbrelo a continuación.

Desde hace varios años, organizaciones gubernamentales y sociales han promovido jornadas de vacunación alrededor del mundo. Esto lo hacen con la finalidad de proteger a las personas de enfermedades transmisibles, sobre todo a los niños. Entre tantas dosis existentes, quizás te preguntes: ¿es necesaria la vacuna contra el tétanos?.

Antes que nada, es importante aclarar que el objetivo de las vacunas es desencadenar una respuesta inmune ante una enfermedad específica. De esta manera, la persona estará protegida durante un tiempo contra esta patología, por lo que le será poco probable contraerla.

¿Qué es el tétanos?

Para poder comprender la importancia de la vacuna contra el tétanos debemos saber en qué consiste la enfermedad. Esta es causada por una bacteria llamada Clostridium tetani, la que afecta el sistema nervioso central causando parálisis muscular.

El tétanos puede afectar todos los músculos del cuerpo, incluidos los de la masticación, por ello dificulta la alimentación. Cualquier persona no inmunizada está expuesta a padecer la enfermedad. No obstante, la población en riesgo la constituyen, en mayor medida, los lactantes y las mujeres embarazadas.

A pesar de ser una enfermedad poco frecuente, representa un gran riesgo para los niños recién nacidos. De hecho, la misma causó la muerte de 34 000 niños menores de un mes en 2015, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Niña es inmunizada en su brazo.
Cada edad tiene una indicación precisa de inmunización frente al tétanos.

Características de la vacuna contra el tétanos

En la actualidad, existen 5 vacunas distintas contra esta patología. Además, algunas de ellas también otorgan inmunidad contra otras enfermedades. Las opciones que podemos encontrar son las siguientes:

  • TT: protege solo contra el tétanos.
  • DTaP: protege contra el tétanos, la difteria y la tos ferina.
  • DT: inmuniza frente al tétanos y difteria.
  • Tdap: protege contra el tétanos, la difteria y la tos ferina.
  • Td: inmuniza frente al tétanos y la difteria.

En términos generales, todas estas vacunas tienen la misma función, ya que utilizan el toxoide tetánico, una neurotoxina que se encargará de estimular la producción de anticuerpos. De esta manera, se logrará inmunidad sin necesidad de padecer la patología.

Todas estas vacunas ofrecen gran protección contra el tétanos, no obstante, variarán en la protección contra otras enfermedades. De esta forma, aquellas con una letra minúscula tendrán una dosis más baja y, por ende, desencadenarán una menor respuesta inmunológica.

Otra de las diferencias entre estas inmunizaciones recae en la edad a la que deben ser administradas las primeras dosis y los refuerzos. En este sentido, el tipo de vacuna y el calendario de vacunación variarán si se trata de un niño, un adulto o una mujer embarazada.

Quizás te pueda interesar: Tratamiento del tétanos

Vacunación contra el tétanos en niños

La vacuna contra el tétanos es necesaria en los niños, sobre todo en los lactantes. Se deberá aplicar una primera dosis de TDaP a las 6 semanas de vida. Luego, se administrarán 2 refuerzos, cada uno con intervalos de 4 semanas.

Cuando el niño se encuentre entre los 4 y 7 años será necesario aplicar otra dosis, sin embargo, la vacuna que se deberá utilizar en este caso será la Tdap. Más adelante, cuando alcance los 15 años, se colocará un refuerzo, al igual que otro durante los primeros años de la adultez.

A partir de este punto, tan solo será necesario un refuerzo con Td o TT cada 10 años o si una situación especial lo amerita. Esto sería un traumatismo, por ejemplo, con una herida abierta muy sangrante o el sometimiento a una cirugía de gran porte.

Descubre: Calendario de vacunaciones 2020

Vacunación en adultos no inmunizados y personal de salud

En el caso de los adultos, la vacuna solo se deberá administrar si no ha sido inmunizado previamente o si se trata del personal médico. Además, también será recomendado iniciar la inmunización ante heridas severas o una epidemia de la enfermedad. En este sentido, el calendario de vacunación será el siguiente:

  • Primera dosis: tan pronto como sea posible.
  • Segunda dosis: a las 4 semanas de la primera.
  • Tercera dosis: a las 6 semanas de la segunda.
  • Primer refuerzo: un año después de la tercera dosis.
  • Segundo refuerzo: un año después del primer refuerzo.

La vacuna que se deberá colocar en los adultos es la Td o TT. En caso de ser interrumpido el calendario, no será necesario reiniciar. Por lo que tan solo se deberán colocar las vacunas restantes de forma acumulativa, hasta alcanzar las 5 dosis en total.

Vacunación en mujeres embarazadas

La idea de vacunar a las mujeres durante el embarazo es transmitir los anticuerpos al bebé a través de la placenta y así reducir el riesgo de contraer tétanos neonatal. De esta manera, el feto tendrá cierto grado de inmunidad antes de poder administrarle su primera dosis propia.

La vacuna contra el tétanos recomendada en este caso será la TT o la Td, la que deberá seguir el mismo calendario de vacunación que los adultos. No obstante, cuando ya se han recibido 3 dosis con antelación, tan solo se administran dos vacunas con cuatro semanas de diferencia.

Contraindicaciones y efectos secundarios

Todas las vacunas deben ser consideradas como un medicamento, por lo que pueden tener efectos adversos. En el caso de la vacuna contra el tétanos, las reacciones secundarias son leves y no interfieren con el desenvolvimiento de la vida diaria.

La gran mayoría de las personas vacunadas suelen presentar los siguiente síntomas:

  • Dolor en la zona de la vacuna.
  • Enrojecimiento e inflamación del área.
  • Dificultad leve para mover el brazo que desaparece a las 24 horas.
  • Dolor de cabeza y cansancio.
  • Nauseas y vómitos, sobre todo en adolescentes.

Otro efecto secundario que se puede presentar es la fiebre. Es un síntoma inusual en adultos y mujeres embarazadas. No obstante, es frecuente que los niños manifiesten temperaturas que rondan los 38 °C. Esto se debe, en gran parte, a que algunas dosis coinciden con otras vacunas y suelen administrarse el mismo día.

Por su parte, la Asociación Española de Pediatría establece que cada vez son menos las contraindicaciones, ya que en la actualidad se utilizan antígenos más purificados. Sin embargo, la vacuna contra el tétanos no se deberá administrar en los siguientes casos:

  • Si el paciente tuvo alguna reacción alérgica severa después de una dosis previa de la vacuna, a la que no se le logró atribuir alguna causa.
  • Si estuvo es un estado de coma o presentó convulsiones largas 7 días después de una dosis durante la infancia.
Dosis de vacuna antitetánica.
Las contraindicaciones son mínimas para esta vacuna y el riesgo es ínfimo.

Sin dudas, la vacuna contra el tétanos es necesaria

Después de todo lo expuesto, podemos decir con total seguridad que la vacuna contra el tétanos es muy necesaria. Esta es la única manera de prevenir la forma neonatal de la patología y todas las complicaciones que pueda traer.

Además, dependiendo de la dosis, otorgará inmunidad contra otras enfermedades peligrosas para los niños. Los calendarios planteados por los gobiernos están diseñados para cubrir los riesgos más notorios de cada grupo etario.

Ante la duda, lo ideal es consultarlo con un médico general, un pediatra o un obstetra. Los profesionales sabrán recomendar la inmunización adecuada para cada caso, así como alertar si existiese alguna contraindicación para demorar o no concretar las dosis.

  • Díez Rodríguez M, González Maldonado C, González Fernández G, Alonso Pelluz C, Escribano Romo G. El tétanos. SEMERGEN - Medicina de Familia. 2005;31(6):259-264.
  • Organización Mundial de la Salud. Vacuna antitetánica [Internet]. Ginebra; 2006. Available from: https://www.who.int/immunization/Tetanus_vaccine_SP.pdf?ua=1.
  • Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades. Proteja a su familia con las vacunas contra el tétanos | CDC [Internet]. Cdc.gov. 2019. Available from: https://www.cdc.gov/tetanus/vaccination-sp.html.
  • Serrano Peláez Laura. Análisis de la cobertura vacunal frente a tétanos en adolescentes: evolución y situación actual en Extremadura (España). Revista Pediátrica de Atención Primaria. 2019;21(84):e193-e200.
  • Walter E, Klein N, Wodi P et al. Fever after influenza, diphtheria-tetanus-acellular pertussis, and pneumococcal vaccinations. Pediatrics 2020,145:e20191909.
  • Batalla J, Urbiztondo L. La vacunación antitetánica. Revista de Alergología e Inmunología Clínica. 1999;14(2):43-47.
  • Arzolay, Mitzie D., María E. Díaz, and Pilar Hernández. "Diseño de un programa de análisis de peligros y puntos críticos control (HACCP) para la producción de toxoide tetánico." Rev. Inst. Nac. Hig (2018): 16-23.
  • Lamya, Patricia, et al. "Inmunización materna¿ Por qué vacunar a las embarazadas?."
  • Solis Reyes, Rosa Michelle, and Teresa Lissett Martinez Ramos. Factores que influyen en el cumplimiento de las vacunas en niños menores de 2 años de edad. BS thesis. 2019.
  • Figueroa, Liliana. "Estrategias para la prevención y control de las infecciones asociadas a la atención sanitaria." Revista del Hospital" Dr. Emilio Ferreyra" 1.2 (2020): e35-e44.
  • Espinoza Mora, María del Rosario, Gustavo Lazo-Páez, and Christian Schauer. "Vacunación en adultos." Acta Médica Costarricense 59.2 (2017): 50-59.