Valores en casa: la clave de una generación de éxito

Los valores son creencias fundamentales con base a las cuales tomamos decisiones y elegimos. Suelen condicionar nuestro actuar y nuestra actitud frente a la vida, por tanto, influyen en el éxito que podemos llegar a alcanzar.

¡Existe una crisis de valores! Se escucha mucho. Y es que desde hace varias generaciones, aquello que antes era símbolo de orgullo familiar ha pasado al olvido. El hogar es el lugar idóneo para transmitir valores fundamentales que permitan la construcción de una sociedad más armoniosa.

Debemos enseñar a nuestros hijos, desde muy pequeños, valores familiares y sociales, así como su aplicación en la vida diaria. Estos valores van a definir la actitud que asuman en su vida adulta y perfilarán su personalidad.

¿Qué son los valores?

Algunos los definen como creencias fundamentales sobre las que se estructura la personalidad de un individuo, que guían la toma de decisiones y las acciones a emprender. Otros los conciben como cualidades que orientan al momento de elegir, de asumir ciertas actitudes en lugar de otras y de apreciar determinados aspectos de la vida.

Los valores nos hacen comportarnos de cierta manera ante situaciones que retan la moral y las buenas costumbres. Cuando actuamos desde los principios y los valores que nos enseñaron en casa, experimentamos una particular sensación de plenitud y satisfacción.

Podríamos decir que los valores condicionan la forma de comportarnos ante las circunstancias que la vida nos coloca. Cada conducta que asumimos es un ejemplo para nuestros hijos. Por ello, como padres, debemos ser su primer y más importante modelo en valores. Tan simple, como que se educa con el ejemplo.

De allí la importancia de cuidar al máximo la forma en que respondemos frente a cada circunstancia. Ello es esencial para trasmitir principios y valores a nuestros hijos. Es nuestra responsabilidad transmitírselos desde muy pequeños, aunque creamos que no nos entienden. Pues la mayoría de las veces, lo entienden todo.

Te recomendamos leer: Ayuda a tus hijos a controlar las emociones desde pequeños

¿Cuáles valores debemos inculcar a nuestros hijos?

mujer-e-hijo

Cada familia es un mundo particular que define sus propias reglas y normas de comportamiento. Generalmente, los valores se trasmiten de generación en generación. Es decir, tú inculcarás a tus hijos los que tus padres te enseñaron, y también tendrás tus preferencias particulares al respecto.

Es importante hacer mención que, en determinado momento, los valores de una persona pueden verse influenciados por el entorno, la cultura, las amistades, las experiencias, entre otros factores.

No obstante, a continuación te listamos algunos de los valores más importantes que debemos inculcar a nuestros hijos para que se desarrollen plenamente y sean capaces de alcanzar todo el éxito que merecen.

Agradecimiento

La gratitud es un valor asociado al reconocimiento de un bien recibido. También, se trata de sentir y expresar admiración por quienes nos han honrado con sus dones o servicios. Enseñar a nuestros hijos a ser agradecidos los encamina a sembrar el bien.

El agradecimiento se puede expresar en formas muy variadas. Una sonrisa, un abrazo, un simple “Gracias” o un apretón de manos expresan y significan agradecimiento.

Respeto

Madre-sujetando-a-su-hijo

Este valor constituye la base sobre la cual se debe edificar las relaciones humanas. El respeto permite el reconocimiento de las virtudes y la autonomía de las personas. Cuando se tiene respeto, se acepta complacido el derecho que tienen los demás a ser y actuar diferente. El respeto hace armoniosa la convivencia.

Honestidad

Otra de las virtudes fundamentales a inculcar en nuestro hogar es la honestidad. Es un valor fundamental que nos ayuda a vivir y convivir en la verdad. Ser honesto promueve la confianza de los demás. 

De la honestidad se desprenden otros valores como la integridad, la justicia y la verdad. Procura anteponer la honestidad en tus acciones para educar con coherencia.

Responsabilidad

Transmitirle a nuestros hijos el valor de la responsabilidad constituye una tarea que requiere dedicación. Y es que la responsabilidad está íntimamente relacionada con el compromiso.

Cuando cumplimos con nuestras obligaciones familiares, laborales y ciudadanas, promovemos en nuestros hijos este importante valor. La responsabilidad también se relaciona con asumir las consecuencias de las acciones que se emprende, entre otros aspectos.

Generosidad

Madre-cogiendo-a-su-hijo-en-brazos-mientras-ven-una-flor

Ser generoso es una de las virtudes más hermosas que puede tener un ser humano. La generosidad se relaciona con la empatía, con estar atentos a las necesidades de los otros y estar dispuestos a brindar nuestra ayuda, cuando así lo requieran. Las personas generosas disfrutan y les llena compartir.

Es normal que los niños, sobre todo los más pequeños, piensen que todo es suyo. Esto no indica que sean egoístas, es una reacción natural; pero es cuando nos toca intervenir corrgiéndolos para que aprendan a ser generosos.

Lee también: Cómo usar un lenguaje positivo para ser feliz

Humildad

Como padres, debemos ser humildes de corazón para que nuestros hijos nos modelen y no adopten la conducta de sentirse superiores a los demás. Enseñarles a tener una actitud humilde los ayudará a conocerse mejor, ya que no tendrán reparo en aceptar sus fallas y errores.

La humildad facilita la superación de las debilidades, así como la asunción de las fortalezas. Quien obra con humildad, no se envanece por sus acciones. Este valor lo describió de manera impoluta la madre Teresa de Calcuta con la siguiente frase: “La humildad consiste en callar nuestras virtudes y dejar que los demás las descubran”.

Reflexión

Esta lista resultaría incompleta si dejamos de mencionar: la paz, el amor, la justicia, la libertad, la tolerancia, la solidaridad, la amistad y la bondad, valores tan universales como fundamentales para la convivencia humana.

Cada individuo suele priorizar unos valores sobre otros, dependiendo de variados factores. Sin embargo, lo importante es orientar la educación de nuestros hijos hacia la mayor cantidad de valores fundamentales. Solo así estaremos contribuyendo a formar una generación de éxito con la ética necesaria para aportar significativamente a la sociedad.

Te puede gustar