Varios cultivos fáciles para empezar un huerto en casa

3 agosto, 2018
Aprende a cultivar de manera fácil en el huerto de tu propia casa con estas ideas.

Antes de ponerse con cualquier cultivo, hay que saber que hay algunos más fáciles y otros más difíciles de mantener en tu huerto. Por ello, hay que iniciarse con los cultivos fáciles para empezar un huerto en casa.

Cosas a tener en cuenta en tu huerto

Son tres las cosas a tener en cuenta para elegir un cultivo u otro al principio:

  • Serán más fáciles de cuidar aquellos huertos con vegetales que no se contagien de hongos y moho.
  • Las plantas de huerto que se pueden cultivar durante todo el año darán más productividad.
  • Plantas que sean duras a las adversidades ambientales y fáciles de manejar.

Por todo esto, las plantas a cultivar en tu huerto deberían ser aquellas que crezcan rápido o que estén bien resguardadas (tubérculos).

Descubre: 10 beneficios de la piel de patata que demuestran que es mejor que el propio tubérculo

Algunos cultivos fáciles para los huertos

Un huerto en jardineras.

Las acelgas son unas de las hortalizas más fáciles de manejar. Estas son resistentes y no son nada propensas a sufrir plagas. Además, pueden cultivarse todo el año; quizás en invierno sea mejor no plantar por la posibilidad de helada.

El único problema es su envergadura, por lo que hay que dejar espacio entre unas y otras. Por último, son de crecimiento rápido y con una o dos acelgas puede comer una familia.

Las lechugas son tan utilizadas en nuestra dieta como fáciles de cultivar. Es uno de los cultivos más rápidos de cultivar. Su crecimiento no tarda más de 5 semanas desde la plantación de la semilla. Es esta la razón por la que casi no tiene parásitos: no da tiempo. Y, al igual que las acelgas, se pueden cultivar todo el año. Eso sí, en verano hay que retrasar la cosecha para que no dé sabor amargo.

Los rábanos superan a las lechugas: solo son necesarias 4 semanas. Es más, se recomienda cambiar el sustrato cada dos semanas. Con esto, se podrá cultivar todo el año.

El ajo no solo es fácil de cultivar, sino que es necesario tenerlo en los huertos. Los ajos tienen propiedades insecticidas que ayudará a parar las plagas de parásitos e insectos en el huerto. Además, es fácil de plantar. Solo es necesario poner un diente de ajo en la tierra. Solo tardarán unos meses en salir ajos tiernos y 5 meses en quedarse secos. No es necesario regarlos con regularidad.

Las cebollas, al igual que los ajos, sirven de insecticidas para el huerto. Al igual que el ajo, tardarán unos meses en salir. Y, por otro lado, se pueden cosechar tiernos o secos. No necesitan mucho sustrato ni una gran separación entre una y otra. Lo único es ponerlas en un lugar donde le dé la luz del día.

Quizá te interese: Puré de verduras, una comida sana y asequible para todo tipo de paladares

Otros cultivos

Ajos y cebollas.

Los cultivos más pequeños, como las hiervas aromáticas, son también fáciles de cultivar en el huerto de casa. Y no solo estas, también otros tubérculos. Por ello, no hay que dudar en plantar albahaca, puerro, remolacha, guisantes, hierba de los canónigos o nabo.

Es decir, podríamos llegar a hacer platos enteros solo con los cultivos del huerto de casa. También hay frutas y bayas fáciles de conseguir en un huerto casero. Podríamos cultivar desde moras hasta uvas, pasando por los limones o los melones.

¿Cómo cultivarlas?

A veces, es tan sencillo como poner una semilla de la planta en una maceta pequeña. Por ejemplo, las hiervas aromáticas no necesitan mucho espacio y las semillas son fáciles de encontrar. Pero, si estamos dispuestos a coger macetas más grandes, podemos plantar un minicampo de lechugas en el balcón de nuestra casa.

Y si cogemos macetas más profundas, las cebollas, remolachas y demás tubérculos serán muy fáciles de conseguir. En resumidas cuentas, podríamos no volver a pasar por la frutería para conseguir ciertas hortalizas o hiervas aromáticas.

Perejil, albahaca, romero, tomillo, lechugas, acelgas, lentejas, garbanzos, alubias… Hay un sin fin de plantas que se pueden plantar en un envase de yogur o un vaso; y un poco de algodón y agua. Por ello, si estás dispuesto, te recomendamos empezar esta aventura. Una vez que empieces verás lo fácil que es y pensarás en los paseos que te ahorraste hasta la frutería del barrio.

Haz una menestra de verduras con lo plantado en el huerto de casa: pimientos, calabacín, cebollas, ajos, tomates, puerros…

Te puede gustar