Ventajas del drenaje linfático facial - Mejor con Salud

Ventajas del drenaje linfático facial

El drenaje linfático facial es relajante y nos ayuda a tranquilizarnos, eliminar el estrés, los nervios y la ansiedad.

Seguro en algún momento has oído hablar de la técnica “drenaje linfático” pero, ¿sabías que también se puede aplicar en el rostro? Tiene múltiples beneficios. No dudes en conocer las ventajas del drenaje linfático facial en este artículo.

¿Qué es el drenaje linfático?

A grandes rasgos, debemos decir que el sistema linfático del cuerpo es el encargado de arrastrar las moléculas que se acumulan en los tejidos, con el fin de llevarlas al sistema venoso y luego a los órganos excretores. Gracias al drenaje linfático podemos eliminar muchas toxinas del cuerpo. Por este motivo se usa, por ejemplo, tras las cirugías.

Está recomendado también para aquellos que sufren de retención de líquidos. El masaje producido en ciertos puntos del cuerpo activa el sistema linfático, lo mantiene en buen estado y estimula los vasos y los ganglios linfáticos. Por esta razón, al terminar la sesión es más que probable que salgamos corriendo al baño para orinar.

Ahora bien, ¿qué es el drenaje linfático facial? Se trata de una técnica de masajes manual con movimientos muy suaves y lentos de “bombeo”. Las pequeñas presiones se dirigen en dirección a la linfa para eliminar las toxinas por vía natural. Desde el rostro baja hacia los ganglios profundos del cuello y luego drenan a la zona torácica.

Los masajes de drenaje linfático en general son muy buenos para la salud y, en particular, el facial permite mejorar el estado de la piel. Es un rejuvenecedor increíble, así como también adelgazante para la cara, porque elimina el exceso de líquidos y las toxinas que se acumulan en los tejidos. A su vez, favorece a la circulación sanguínea y fortalece los músculos.

Ejercicios-faciales

Si te sientes muy cansada, no estás durmiendo lo suficiente o no sueles tomarte el tiempo para algún tratamiento facial, el drenaje linfático es una excelente idea. El aspecto de cansancio, las líneas de expresión, las ojeras y otras marcas que denotan poca atención o cuidado, así como también paso del tiempo, pueden quedar en el pasado.

La piel empieza a mejorar desde la primera sesión y se la ve más fresca, renovada, joven, tersa y con un tono más uniforme. Como si todo esto fuera poco, el drenaje linfático facial es relajante para quien lo recibe, por lo que es una excelente técnica también para tranquilizarnos, eliminar el estrés, los nervios y la ansiedad.

En la mayoría de los centros donde se ofrecen masajes reina la paz y la armonía, se combinan con esencias, velas, música instrumental, etc. Por lo cual, es una terapia integral que viene de maravillas. Es importante destacar a su vez que solo un profesional cualificado puede realizar el drenaje linfático, sea el corporal o el facial, porque si está mal hecho, podría causar una mala movilización de las toxinas y obstruir los ganglios, lo que podría generar enfermedades o problemas de salud.

masaje facial

Ventajas del drenaje linfático facial

Algunos de los beneficios de esta técnica son:

  • Es desintoxicante.
  • Atenúa las bolsas de los ojos y reduce las ojeras.
  • Elimina los signos de cansancio.
  • Deshincha la cara, al favorecer el drenaje de líquidos.
  • Mejora la circulación de la sangre y de los nutrientes.
  • Repara las células y mejora el aspecto de la piel.
  • Aumenta el aporte de oxígeno.
  • Reduce las marcas de acné y los nuevos brotes.
  • Tiene efectos sedantes y relajantes, perfectos para los que padecen estrés, insomnio o ansiedad.
  • Trata cicatrices.
  • Mejora en caso de edemas.

El drenaje linfático no está recomendado en aquellas personas con presión arterial elevada, reuma, asma bronquial, lupus, cáncer, artritis, trombosis o problemas de tiroides.

¿Cómo hacer drenaje facial en casa?

A veces leemos sobre técnicas muy interesantes y beneficiosas para el cuerpo y la salud en general, pero no disponemos de los medios para llevarlas a cabo. Si bien es cierto que en el caso del drenaje linfático se recomienda ir a un centro especializado, podemos ayudar a mejorar el cuadro con masajes personales cuando tenemos unos minutos libres.

Masaje-facial

Prueba llevar a cabo esta rutina de masajes que solo te tomará 10 minutos. Recuerda lavarte bien las manos y el rostro antes de comenzar:

Empieza por la frente

En esta zona se acumula la oleosidad de la transpiración que proviene del cuero cabelludo. Coloca tus manos estiradas sobre la frente y, con movimientos suaves de presión y descompresión, llévalas hacia las sienes. Repite tres veces.

Continúa en las orejas

Presiona suavemente la zona que se encuentra detrás de los lóbulos para activar el sistema linfático con tan solo tres repeticiones.

Como reducir las arrugas faciales

Ahora bajo los ojos

En el mismo sitio donde se forman esas bolsas tan antiestéticas, presiona levemente. El punto exacto es el canto interno de la pálpebra interior. Usa el dedo índice y deslízate despacio hasta llegar a las sienes. Repite cinco veces.

Después, a los párpados

Con el dedo índice presiona la cavidad interna debajo de las cejas (donde te maquillas con sombras). Desliza hacia las sienes tres veces.

Pasa a la nariz y la boca

En los huecos que se forman entre la nariz y la boca presiona tres veces con los dedos y después desliza hasta la base de las orejas, también tres veces.

Siguiente movimiento: barbilla

Apoya tus dedos en el centro de la barbilla y con una ligera presión deslízalos formando el contorno de la mandíbula, hasta los lóbulos de las orejas. Repite en 3 ocasiones.

Por último, el cuello

arrugas cuello

La parte final de tu drenaje linfático casero empieza en la base del cuello (bajo la barbilla). Con la punta de los dedos presiona, con mucho cuidado, las cavidades que se forman hasta la base del cuello, es decir, en la clavícula. De esta manera eliminarás la obstrucción en los ganglios linfáticos.

Repite toda la serie 3 veces y, al terminar, limpia bien el rostro con agua templada y aplica una crema humectante o tónico para la piel. Espera dos o tres días para volver a hacer otra sesión.