Verdades acerca de los alimentos para la memoria

Elena Martínez Blasco · 21 noviembre, 2019
Además de llevar una dieta variada y equilibrada, determinados alimentos, como las nueces o los cítricos, nos pueden aportar una ayuda extra.

Según la organización BrightFocus Foundation, los olvidos leves y los retrasos de memoria son a menudo parte del proceso de envejecimiento normal. Las personas de mayor edad simplemente necesitan más tiempo para aprender un nuevo asunto o de recordar uno viejo.

Los problemas de la memoria pueden variar entre pequeños olvidos u olvidos graves.  También pueden suceder a menudo, esporádicamente o en épocas de estrés y tensión emocional.

Por consiguiente, es importante diferenciar entre dos tipos de olvido o pérdida de memoria, como pueden ser:

  • Olvidos puntuales: causados por situaciones de cansancio, distracción o estrés, en los que olvidamos un nombre, una fecha o algún detalle similar.
  • Olvidos recurrentes: como su nombre indica, cada vez son más frecuentes. En estos podemos no recordar acontecimientos o cosas que hayamos hecho.

A continuación, te contaremos un poco más sobre el deterioro de la memoria y te mencionaremos algunos alimentos que te ayudarán a potenciarla.

¿Cómo podemos sobrellevar la pérdida de la memoria?

Te puede interesar: 5 ejercicios para mejorar nuestra memoria

Con el paso del tiempo, se van perdiendo algunas capacidades debido al deterioro cognitivo. Sin embargo, debemos esforzarnos por autoobservarnos e incluso realizar ejercicios para ir valorándolo esta condición.

A menudo, a las personas les cuesta reconocer este problema y, si no se sobrelleva correctamente puede causar también:

  • Estados de desánimo.
  • Depresión.
  • Ansiedad.

En caso de duda o preocupación deberíamos consultarlo con un médico especialista, ya que hay algunas enfermedades que presentan la pérdida de memoria como uno de sus síntomas.

Según un estudio publicado por la revista The New England Journal of Medicine, cualquier proceso que altere los lóbulos frontales o sus conexiones con las regiones corticales posteriores y las estructuras subcorticales, pueden ocasionar el deterioro de la memoria funcional.

Además, también puede ser causa de enfermedades degenerativas, tales como:

  • Parkinson.
  • Huntington.
  • Demencia de cuerpos de Lewy.
  • Parálisis supranuclear progresiva.

Es fundamental diagnosticar y tratar lo antes posible esta afección para evitar un deterioro rápido.

Paralelamente podemos ayudar mucho alimentándonos de manera equilibrada para nutrir a nuestro cerebro.

En general, una dieta variada, que incluya alimentos frescos, frutas, verduras y legumbres, nos aportará los nutrientes esenciales para proteger y tonificar nuestro sistema nervioso central. Aunque, por supuesto, ello no impide la aparición de un posible deterioro cognitivo.

Así, hay algunos alimentos que recomiendan especialmente por sus beneficiosas propiedades para la memoria:

Nueces

nuez xtinabot

Las nueces son una fuente importante de flavonoides. Los estudios han demostrado que los flavonoides absorbidos penetran y se acumulan en las regiones cerebrales del hipocampo involucradas en el aprendizaje y la memoria. Los correlatos neurobiológicos de los flavonoides son una expresión de proteínas neuroprotectoras y neuromoduladoras que promueven la neurogénesis, la mejora del flujo sanguíneo y la angiogénesis que favorecen el bienestar del cerebro.

Sin embargo, los correlatos de las actividades neuroeléctricas que están asociadas con los efectos flavonoides de la nuez en la neurocognición, la sincronización neuronal, la memoria, el recuerdo, el estado de ánimo y el comportamiento no son bien conocidos.

Maca

La investigación ha tratado de determinar los posibles efectos de la raíz de maca para la función cognitva. En un estudio publicado en 2016 por investigadores de China, se determinó una función protectora de esta raíz en la cognición.

En el estudio, la raíz de maca mejoró la función cognitiva, la coordinación motora y la capacidad de resistencia en ratones de mediana edad, acompañada de un aumento de la función respiratoria mitocondrial y un aumento de las proteínas relacionadas con la autofagia en la corteza.

Estos hallazgos sugieren que la maca es una planta nutricional recientemente definida que puede mejorar la función mitocondrial y aumentar las proteínas relacionadas con la autofagia y puede ser un alimento funcional eficaz para frenar el deterioro cognitivo relacionado con la edad.

Ginkgo biloba

Son varios los estudios realizados en ratas sobre la función del extracto de hojas de Ginkgo biloba. Investigadores polacos en 2009 determinaron que la administración a largo plazo del extracto de Ginkgo biloba puede mejorar la memoria espacial y la motivación con cambios significativos en el contenido y el metabolismo de las monoaminas en varias regiones del cerebro.

Con respecto a su efecto en la cognición humana, la revista Journal of Neuro-Oncology publicó en 2012 la segunda fase de un estudio en el que se trató de determinar el efecto de Ginkgo biloba sobre la memoria de trabajo en pacientes con demencia. Así, se determinó que el ginkgo biloba mejora el rendimiento conductual en la tarea de memoria de trabajo.

Cítricos

citricos veronicasheppard

Estudios como el publicado en 2014 por la revista Pakistan Journal of Pharmacy determinan que cítricos como el limón y la granada poseen fitoquímicos y nutrientes esenciales que aumentan la memoria, particularmente la memoria a corto plazo. Por lo tanto, se puede concluir que los flavonoides en estos cítricos pueden ser responsables de los efectos de mejora de la memoria.

  • Las podemos comer o bien tomar en jugo, pero éste debe ser natural, preparado por nosotros en ese momento.
  • Lo podemos endulzar con un poco de miel.

Leer también: 6 factores que pueden estar afectando tu memoria

  • Tirapu-Ustárroz, J., & Muñoz-Céspedes, J. M. (2005). Memoria y funciones ejecutivas. Revista de Neurologia. https://doi.org/10.1021/ct400678g
  • Halbwachs, M. (1990). Espacio Y Memoria Colectiva. Estudios Sobre Las Culturas Contemporáneas. https://doi.org/10.2307/40183784
  • Todorov, T. (2000). Los Abusos de la Memoria. Ediciones Paidós Ibérica S.A. https://doi.org/10.3109/15412555.2010.496819
  • Loubon, C. O., & Franco, J. C. (2010). Neurofisiología del aprendizaje y la memoria. Plasticidad neuronal. Archivos de Medicina. https://doi.org/10.3823/048