Verdolaga: 10 propiedades de esta planta medicinal

23 abril, 2018
Para obtener los máximos beneficios de la verdolaga es importante que, a la hora de recolectarla, nos aseguremos de hacerlo en zonas libres de contaminación

Muchos la consideran incluso un superalimento, gracias a sus excelentes valores nutricionales.

Descubre en este artículo cuáles son las desconocidas propiedades medicinales de esta planta silvestre. En la Antigua Grecia o en la medicina china ya se consumía por sus virtudes diuréticas y laxantes, así como para depurar el organismo. 

La verdolaga, una supuesta mala hierba

Hasta hace pocos años, la verdolaga (Portulaca oleracea) se conocía a nivel popular como una mala hierba que creía en cualquier lugar. Un brote de verdolaga puede aparecer, incluso, en una brecha en el cemento del suelo. Ni siquiera los agricultores la aprecian entre sus cultivos, ya que puede perjudicar a sus cosechas.

No obstante, esta planta de flores amarillas o rosas destaca por su gran resistencia y sus excelentes valores nutricionales. Es, hoy en día, un superalimento económico y accesible que podemos comer como cualquier otra verdura y que nos puede ayudar a mejorar muchos trastornos de salud.

Verdolaga como tratamiento natural.

Componentes de la verdolaga

La verdolaga es rica en vitaminas A, del grupo B y C, y minerales como el potasio, el magnesio, el calcio, el hierro, el zinc o el selenio, entre muchos otros. Además, es una de las plantas más ricas en ácidos esenciales omega 3, en especial sus semillas.

Esta planta también contiene buenas cantidades de mucílagos (fibra), antioxidantes flavonoides, fitoestrógenos y ácidos orgánicos como el cítrico o el málico. Como particularidad, entre sus componentes destaca la melatonina, la hormona que regula el sueño y la vigilia. 

Ver también: 10 alimentos verdes que curan enfermedades

Beneficios para la salud

Beneficios de la verdolaga.

 

A continuación destacamos 10 propiedades muy beneficiosas de la verdolaga para la salud:

  • Antiinflamatoria: Tiene potentes propiedades antiinflamatorias gracias a los mucílagos, los ácidos omega 3 y su riqueza en minerales. De este modo podemos tratar diferentes tipos de dolores y molestias, en especial las que afectan al aparato urinario y digestivo.
  • Antioxidante: Pocas plantas son tan ricas en antioxidantes como la verdolaga. Las vitaminas C y E, los flavonoides, los alcaloides, los beta-carotenos o el glutatión nos ayudan a combatir los radicales libres y prevenir el envejecimiento.
  • Nutritiva: Su riqueza en nutrientes, así como su alto contenido en omega 3, la convierten en una planta que nos nutre en profundidad desde el interior. De este modo, mejora la salud de la piel, el cabello, las uñas, las articulaciones, etc.
  • Antiséptica: Tiene propiedades antimicrobianas muy efectivas.
  • Cardiovascular: Los ácidos esenciales omega 3 también tienen la virtud de mejorar la salud cardiovascular. Estos nutrientes mejoran la circulación, regular la tensión arterial, previenen las arritmias, etc.
  • Digestiva: Gracias a su contenido en mucílagos, la verdolaga produce un efecto emoliente en nuestro organismo. Es decir, calma y suaviza nuestro sistema digestivo y las vías urinarias para evitar las patologías más frecuentes. Además, combate el estreñimiento gracias a su alto contenido en fibra y previene los parásitos intestinales.
  • Diurética: Actúa como un excelente remedio natural para eliminar el exceso de líquidos que retenemos en nuestro cuerpo. De este modo, combatimos la hinchazón y el sobrepeso.
  • Antiulcerosa: Los mucílagos de la verdolaga también protegen las paredes de los órganos y previenen la gastritis y las úlceras que aparecen en el tracto digestivo.
  • Febrífuga: Reduce la fiebre de manera natural.
  • Hipoglucemiante: La verdolaga ayuda a reducir de manera natural los niveles de azúcar en sangre. De este modo podemos prevenir trastornos como la diabetes, la obesidad o la resistencia a la insulina.

Te recomendamos leer: ¿Se puede tratar la diabetes de manera natural?

¿Cómo la comemos?

Cómo comer verdolaga.

Aunque la verdolaga es un superalimento, hoy en día todavía no se clasifica como un remedio habitual para todos estos trastornos. En este sentido, aunque se están haciendo cada vez más investigaciones, es difícil encontrarla en diferentes formatos.

Recomendamos cultivarla o recogerla de lugares libres de contaminación para consumirla a modo de verdura. Del mismo modo que haríamos con los berros o las espinacas, podemos cocinarla en salteados, ensaladas, sopas, cremas o guisos.

Gracias a su contenido en mucílagos, los cuales tienen una textura gelatinosa, con la verdolaga podemos aportar cremosidad a nuestras cremas. De este modo evitaremos añadir otros ingredientes menos saludables como crema de leche o queso.

Te puede gustar