Cada vez son más los casos de pérdida auditiva

Ante los primeros síntomas de pérdida auditiva debemos acudir al especialista para que nos haga un reconocimiento y nos pueda dar las pautas necesarias para que el problema no se agrave

La pérdida auditiva o hipoacusia que se asocia a la edad es la disminución gradual de capacidad para oír adecuadamente. Esta se produce en la mayoría de las personas según van envejeciendo.

Así, es una de las afecciones más extendidas entre las personas mayores y ancianos.

Cada vez es mayor el número de casos de pérdida auditiva, a consecuencia de la edad y el trabajo.

La pérdida auditiva con la edad

La pérdida auditiva con la edad

El motivo de que se pierda audición con el paso del tiempo es que las diminutas células ciliadas del oído interno se dañan o mueren.

De forma distinta a lo que sucede con otras muchas células del cuerpo, las células ciliadas del oído interno no se regeneran.

Hoy en día la esperanza de vida es cada vez más alta y, por ello, el número de personas en todo el mundo que tienen problemas relacionados con la pérdida de audición también es mayor.

Suele suceder que muchas personas no saben que tienen una pérdida de audición relacionada con la edad, que se va generando de forma gradual a lo largo del tiempo.

Sin embargo, hay indicios y síntomas de la pérdida de audición relacionada con la edad que se pueden observar.

Quienes sufren de pérdida auditiva al hacerse mayores suelen padecerla tanto por el envejecimiento como inducida por el ruido.

Cuando envejecemos hemos estado expuestos a ruido durante más años, y este, combinado con la edad, también irá dañando las células diminutas del oído interno.

Lee también: ¿Cómo limpiar correctamente nuestros oídos?

Datos

Datos

Como ya hemos indicado, la pérdida de audición es uno de los problemas de salud más comunes en los adultos mayores y ancianos.

Está demostrado que una de cada tres personas de 65 a 74 años la padecen en algún nivel. Así, casi la mitad de las personas mayores de 75 años tienen dificultad para oír.

Al tener problemas de audición, es muy posible que:

  • La persona no entienda bien los consejos médicos, no pueda seguirlos.
  • Se presente dificultad de responder a timbres de teléfonos y puertas, alarmas, etc.
  • Resulte difícil disfrutar de conversaciones con amigos y familiares.

Para la persona que la sufre, la pérdida auditiva puede llegar a ser frustrante, vergonzosa, e incluso conllevar riesgos importantes para la salud.

Visita este artículo: 4 cosas que nunca debes hacerle a tus oídos

Las señales de la pérdida auditiva

mujer con problemas de audición

La pérdida auditiva es diferente de la pérdida de vista, tiene señales propias. Entre los síntomas más comunes, están:

  • Al perder audición, será más difícil cada vez oír algunas sílabas y sonidos.

Entre ellas, las consonantes fricativas, como la “f” y la “s”, u oclusivas como la “t” quedan fácilmente escondidas por vocales como la “a”, la “o” o la “u”.

 A consecuencia de esto, las personas con pérdida auditiva pueden quejarse de que oyen que los demás hablar, pero no consiguen entender bien lo que dicen.

  • El paciente de pérdida auditiva tiene la impresión de que el resto de personas están hablando entre dientes.
  • Se tienen problemas para oír bien la televisión. La persona suele tener el aparato de televisión con un volumen demasiado alto, que molesta a los demás.
  • Muchas dificultades para oír a otras personas que les llaman por detrás o desde otra zona de la habitación.
  • Dificultad de la persona que padece pérdida auditiva para comunicarse con otras personas, por ejemplo, en reuniones.
  • Muchos problemas para la comunicación en ambientes ruidosos, medios de transporte públicos, fiestas, reuniones, etc.
  • Siempre se está pidiendo a las demás personas que les repitan el mensaje.
  • No se oye el tictac del reloj, el agua que corre o los pájaros cantando.
  • La persona con pérdida auditiva tiene que concentrarse en leer los labios de quienes le hablan.

El tratamiento

La consecuencia de los problemas de audición es el aislamiento progresivo y un cambio en los hábitos. Por ello, la prevención es imprescindible.

Ante las primeras señales de problemas de audición, hay que acudir cuanto antes a un especialista.

Hay que tener en cuenta que la pérdida auditiva asociada a la edad puede ser hereditaria.

Por ello, se debe ir a revisiones periódicas para prevenir la aparición de este trastorno o, en caso de que ya se haya originado, evitar que el problema sea cada vez mayor.

Los audífonos digitales forman parte del tratamiento habitual.

Categorías: Curiosidades Etiquetas: