Viajaré hasta esa estrella contigo o sin ti

Aunque nuestra relación sea perfecta no puedo depender de ti enteramente, porque, contigo o sin ti, yo tengo que poder seguir mi vida de la misma forma

Cuando hablamos de relaciones de pareja pensamos de manera inmediata en un pack de dos personas. Sin embargo, nos olvidamos de que esas dos personas son independientes. Porque puedo vivir igual ya sea contigo o sin ti.

Suena poco romántico, pero es que no es necesario apegarse a nadie para ser feliz. Yo puedo estar contigo o sin ti y mi grado de felicidad no tiene por qué cambiar.

Porque yo elijo estar contigo, no depender de ti. Porque yo no necesito de ti para ser feliz, puedo serlo sin ti. Pero, sobre todo, porque yo elijo no poseerte, sino darte alas para poder volar en busca de tu propia felicidad.

Juntos y revueltos

Hombre agobiado

Seguro que todos podemos hacernos una idea de todas esas parejas que, en cuanto inician su relación, lo hacen todo juntos. Conocen a los amigos de cada uno, lo comparten todo, incluso aficiones que antes eran individuales.

El único problema que hay en todo esto es que, con el tiempo, uno empieza a decir “me siento agobiado, “noto que no tengo espacio”, “no puedo hacer nada solo”.

Esta situación es natural, dado que todos nosotros necesitamos nuestro propio espacio en el que nuestra pareja no esté presente. Porque, por mucho que la amemos, no es necesario que nos convirtamos en un único ser humano.

Es más, las personas que conforman una relación tienen gustos y aficiones diferentes. Compartirlos para ver si le pueden gustar al otro no es una necesidad.

Descubre: La asertividad nos ayuda a ser más felices en pareja

Claro que es importante y necesario tener cosas en común. Pero hacerlo todo, absolutamente todo juntos, y desear tener las mismas aficiones y gustos en todo es una expectativa difícilmente alcanzable.

Por eso, es importante que en una pareja, aunque se vean como dos personas compartiendo un mismo camino, nunca se sientan una sola y mantengan su individualidad.

Sin ti no soy nada

pareja-separandose

Cuando dejo de lado mi individualidad y creo que mi pareja y yo somos uno, ya ni me planteo ese contigo o sin ti, ya que creo que sin ti yo no existo. Me muero.

Este tipo de pensamiento suelen tenerlo aquellas personas que sufren dependencia emocional. Aunque el amor de pareja en sí mismo y la manera en la que lo concebimos favorece una dependencia hacia la otra persona.

Tenemos que seguir persiguiendo nuestros sueños, tenemos que continuar haciendo cosas que nos gustan aunque nuestra pareja no las comparta.

Tenemos que seguir siendo individuales a pesar de que compartamos nuestra vida con otra persona. Porque somos diferentes, pero hemos elegido compartir nuestra vida. Para sumarnos, no para restarnos.

Lee: 4 razones para no conformarse en una relación de pareja

Si yo dependo de mi pareja, si creo que sin ella no soy nada, mi pareja no me está sumando. En vez de hacerme crecer me vuelve pequeña. Un ser que por sí solo parece no tener ningún valor.

Por eso, contigo o sin ti, tengo que hacer lo que yo quiero, lo que anhelo y lo que me permitirá desarrollarme y crecer como persona. Porque limitarnos por el hecho de tener pareja es una verdadera pena.

Contigo o sin ti yo seguiré creciendo

Mujer feliz manteniendo su individualidad

No pasa nada si un día una oferta laboral en otro país nos invita a separarnos. No importa si no quieres venir conmigo por los motivos que sea. Contigo o sin ti yo tengo que perseguir mi sueño y lo que me gusta.

Habrá muchas dificultades a lo largo de toda nuestra relación, pero ninguna de ellas hará que renuncie a mí misma. Porque si yo dejo de ser y tú te transformas en el sentido de mi vida, ¿qué pasará si un día lo nuestro se termina?

Estaré perdida, no sabré quién soy y recuperarme, entonces, será un arduo y laborioso trabajo. Un trabajo que no tendría por qué estar realizando.

Todo esto no quiere decir que no te tenga en cuenta o que la relación no me importe. Lo que quiero decir es que seguiré siendo yo, aunque esté contigo.

No dejaré de hacer lo que me gusta, no dejaré pasar oportunidades solo porque estoy contigo. Si me hago pequeña, no creceré, no seguiré adelante, me estancaré y moriré.

Antes de irte no te pierdas: 5 claves para aprender a amar sin apegos y no sufrir en el intento

Aunque nos hayan educado en un amor poco realista, lleno de dolor por depender del otro y donde parece que las parejas tienen que estar obligadas a convertirse en una sola persona, luchemos por nosotros, por mantener nuestra individualidad.

No podemos perdernos en la mirada de otra persona y olvidarnos de quiénes somos. Tenemos que estar siempre firmes para que, si todo se acaba, podamos seguir adelante.

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar