¿Qué vino es más saludable, el caro o el económico?

Hay opiniones encontradas al respecto de si un vino joven es mejor que uno de más años, si bien su precio dependerá de la variedad de uva, así como del tiempo de añejamiento

¿El precio del vino tiene relación con los beneficios para nuestra salud? Los estudios demuestran que la ingesta moderada de vino es beneficiosa para el organismo gracias a sus propiedades.

Ahora bien, a la hora de elegir con cuál quedarse, es bueno saber que el costo puede relacionarse con sus bondades. Antes de comprar, veamos qué vino es más saludable.

El vino es una bebida antiquísima y valorada en muchas culturas por sus propiedades. Previene enfermedades cardiovasculares, mejora la flora intestinal y la digestión, ayuda a metabolizar las grasas, tiene antioxidantes activos, y mucho más.

En los mercados encontramos vinos más costosos que otros, de diversas denominaciones según su origen y tiempo de elaboración.

Son muchos los que se preguntan si el costo influye en lo saludable que resulte.

Tipo de vino y salud

tomar-vino

No es el precio en sí mismo el que influye en las propiedades, claro está, pero sí los componentes de la uva y el tiempo de elaboración.

El hecho de que un vino sea más o menos joven se relaciona con los meses que ha estado en proceso de envejecimiento en barrica.

Es este grado de añejamiento el que incide en el costo, y también en la salud.

Lee también: 8 motivos para tomar vino tinto moderadamente

Lo bueno no siempre es caro

La palabra clave es polifenoles. Estos son compuestos bioactivos que provienen de las plantas y que, si bien el organismo puede vivir sin ellos, son altamente beneficiosos.

  • Se encuentran en la piel de frutas y verduras y sirven para proteger a los vegetales de agresiones externas.
  • En el caso del ser humano, aportan antioxidantes y antiinflamatorios.
  • El vino que más polifenoles contiene es el tinto.

Y aquí, una pista para evaluar qué vino es más saludable. A la hora de valorar la relación salud-precio, es importante saber que existen diversas opiniones al respecto.

Por una parte, se considera que los vinos tintos jóvenes son los más saludables porque conservan mayor cantidad de polifenoles.

Recordemos que los jóvenes son aquellos que no han sido añejados en barricas, sino embotellados luego de su vinificación. Y en su mayoría son elaborados con los granos intactos.

Ello hace que las sustancias que lo forman mantengan propiedades que pueden perderse con el tiempo. De allí que algunos los consideren vinos más saludables.

Los taninos

vino-blanco

Hay quien afirma que los vinos más añejos son mejores para la salud. Esta idea se fundamenta principalmente en el grado de concentración.

Si las propiedades antioxidantes y enzimas beneficiosas están en la piel de la uva, más tiempo de maceración redunda en una concentración mayor de estos componentes.

  • Aquí intervienen también los taninos. Estos son una subdivisión de los polifenoles a los que se le atribuyen las mismas propiedades saludables.
  • Los taninos se encuentran en las semillas y hollejos de la fruta, además de estar presentes en la madera.
  • Esta sustancia se disuelve en el vino a partir del contacto. Aquellos vinos que mayor tiempo permanecen almacenados en barricas de roble, logran una mayor concentración de taninos.

Ver también: 10 razones por las que el vino tinto es bueno para tu salud

Los vinos y la relación con el precio de compra

Los vinos que han sido añejados más tiempo son las variedades Crianza, Reserva, Gran Reserva, Premium.

Cada uno de ellos permaneció diversa cantidad de meses en barricas de roble y esta variable influye en lo que pagamos por él.

Mayor tiempo de añejamiento equivale a un producto más costoso para nuestro bolsillo. Y más complejidad en su sabor.

Entonces, ¿qué vino es más saludable?

vino tinto

Podemos decir, pues, que la relación costo  beneficio para la salud no es una cuestión resuelta.

Como vemos, hay miradas científicas que consideran que ciertas sustancias pierden sus propiedades con el tiempo. Ello hace que se definan por los vinos más jóvenes y, en consecuencia, más económicos.

Por otra parte, están los que afirman que son más saludables aquellos vinos cuyos componentes han permanecido más tiempo en contacto unos con otros y con la madera.

En este caso, son los más añejos y más caros.

Hemos visto algunas de las características que inciden en el precio del vino y se relacionan con su elaboración y propiedades. No obstante, no pueden esperarse respuestas unánimes.

La decisión frente al gran abanico de opciones es muy personal, y vendrá determinada por las variables que decidamos priorizar.

Eso sí, lo que goza de consenso es el hecho de que una copa de vino, especialmente tinto, es estimulante, placentera y, además, saludable.

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar